Cómo se Benefician los Cultivos de las Poblaciones Activas de Microorganismos del Suelo Parte 1

La forma más rápida de restablecer la sanidad del suelo es cultivando plantas sanas. Cuando las plantas son fotosintéticamente eficientes, comienzan a transferir una gran cantidad de azúcares a las raíces y esa producción adicional, favorece el desarrollo de una población bacteriana activa que se encarga de extraer nutrientes de la matriz mineral del suelo y ponerlos a disposición del cultivo.

Cuando prestamos atención a este sistema suelo-planta surgen algunas preguntas: ¿Cómo podemos intervenir en un sistema tan bien integrado?, ¿En que punto del sistema se puede incidir para obtener la mayor ventaja posible?, ¿Como podemos lograr la mayor diferencia con la menor cantidad de insumo?

Hay 2 áreas de oportunidad en las que, realizando aplicaciones con poca cantidad de producto(s) podemos producir respuestas extraordinarias en el suelo y en el cultivo:

1.Aplicaciones continuas de Productos Biológicos (inoculantes) y Bioestimulantes microbianos.

Los productores que realizan aplicaciones de micorrizas o de inoculantes microbianos al momento de la siembra como tratamiento a la semilla, o bien una aplicación otoñal, obtienen una gran respuesta del cultivo. Probablemente esta es la aplicación única con mayor retorno de inversión (ROI).

2.Aplicaciones foliares bien diseñadas y realizadas en el momento correcto.

Con una aplicación foliar se activa el proceso fotosintético y se introduce una gran cantidad de energía nueva en el sistema suelo-planta. En este caso también vemos respuestas económicas favorables realmente marcadas.

 

Uso de Inoculantes microbianos y bioestimulantes

En trabajos realizados en diversos ranchos y en distintos entornos, hemos visto que nuestro punto de vista acerca de las aplicaciones de inoculantes microbianos y bioestimulantes, es un tanto diferente a la forma en que otros piensan.

El rastrojo de maíz, soya o frijol, así como los residuos de cultivo, en el caso de árboles frutales y de hortalizas, pueden ser un vector de organismos patógenos de un ciclo de producción al siguiente, por lo que es muy importante digerirlos en forma rápida. Desafortunadamente, la herramienta que se tenía disponible para ayudar a acelerar la digestión de los residuos de cultivo, antes de la aparición de los inoculantes microbianos y bioestimulantes, era la típica aplicación de Nitrógeno, que aún cuando funciona en forma efectiva, presenta un problema de oxidación; de manera que el productor pierde gran parte de sus residuos de cosecha y de su materia orgánica al ser liberados a la atmósfera en forma de dióxido de carbono (CO2), cuando el objetivo es descomponer rápidamente los residuos de cultivo pero al mismo tiempo formar materia orgánica. En este sentido, hemos tenido respuestas muy interesantes aumentando la actividad y la digestión bacteriana, asi como la digestión fúngica; hay algunos efectos en la estructura del suelo, como son mayor floculación, mejor infiltración, mayor capacidad de retención de humedad asi como mayor facilidad de laboreo. También hemos aprendido como las comunidades bacterianas y fúngicas liberan nutrientes para el crecimiento de los cultivos y cómo podemos aprovechar esto en nuestro beneficio.

Un aspecto que consideramos se subestima, es que los cultivos que se producen en un suelo con óptima biología, van a producir rendimientos considerablemente más altos. Este es el caso de la aplicación de micorrizas como tratamiento a la semilla, misma que además de diferencias en el cultivo, nos permite ver una notable respuesta en el rendimiento y es muy económica. Las micorrizas son microorganismos bien estudiados y los efectos benéficos que podemos observar con este tipo de aplicaciones también se pueden obtener con aplicaciones de inoculantes bacterianos y bioestimulantes en otoño y también al poner micorrizas en las semillas de los cultivos de cobertura.

Otro aspecto que al parecer no se entiende bien, es que la biología del suelo (particularmente poblaciones bacterianas activas), se requiere para llevar a cabo el proceso de mineralización y extraer los nutrientes de su matriz mineral haciéndolos disponibles para las plantas.  Una planta verdaderamente sana que está fotosintetizando adecuadamente, produce un excedente de carbohidratos (más de lo que necesita para reproducirse exitosamente) y este excedente es expulsado por las raíces en forma de exudados. La producción de exudados de la raíz y la presencia de azúcares en el perfil del suelo, provoca una digestión bacteriana muy rápida; sin embargo, las bacterias necesitan minerales para formar sus propias células y los azúcares solamente están compuestos de Carbono, Hidrógeno, y Oxígeno; no contienen minerales (Calcio, Magnesio, Zinc, Manganeso, Cobre o Azufre), es decir, no hay los minerales + azúcar que las bacterias necesitan para formar sus propias células. De esta forma, a medida que las poblaciones bacterianas se alimentan de los azúcares provenientes de los exudados de las raíces, extraen minerales de la matriz mineral del suelo y los incorporan a sus células. Luego, una vez que esa población bacteriana cumple su ciclo y es consumida por los protozoos y los nematodos, los minerales contenidos en sus cuerpos ahora se encuentran formando quelatos de ácidos orgánicos, es decir enlazados con ácido cítrico, ácido carbónico, ácido acético, etc. y también con aminoácidos como la glicina, por lo que, como resultado de un proceso biológico natural bien diseñado tenemos quelatos de aminoácidos y quelatos de ácidos orgánicos en el perfil de suelo. Estos quelatos de minerales traza están facilmente disponibles para las plantas y son extaordinariamente absorbibles y energéticamente muy eficientes.

Ahora bien, haciendo referencia a la Pirámide de sanidad vegetal y a los diferentes niveles que la conforman; si queremos alcanzar los niveles más altos de sanidad de las plantas, en donde logremos adquirir resistencia a todas las enfermedades bacterianas y fúngicas transmitidas por el aire, como son Peca bacteriana, Mancha bacteriana, Mildiú velloso; Mildiu polvoriento, Tizón de fuego, Tizón tardío, etc. , necesitamos tener plantas que estén produciendo altas concentraciones de lípidos, y la formación de altos niveles de aceites, depende de que las plantas estén absorbiendo estos metabolitos microbianos (quelatos de aminoácidos y de ácidos orgánicos).

Muchos suelos tienen abundancia de Fósforo y Potasio en los primeros 15 cm. del perfil, que necesitan liberarse y quedar disponibles para las plantas, para lo cual es necesario contar con poblaciones bacterianas abundantes y activas.

En la investigación realizada en los años 60, 70 y 80, frecuentemente se describía la capacidad de regenerar rápidamente los suelos haciendo algunas aplicaciones de minerales (calizas y fosfatos de roca), lo que permitia producir una excelente respuesta en la planta usando simples enmiendas de suelo. Hoy en día ya no vemos que esto suceda, y quizá la razón sea porque algo ha cambiado sustancialmente de ese tiempo a la fecha. Actualmente, tenemos una historia de uso y acumulación de herbicidas, fungicidas e insecticidas en el perfil del suelo (muy bien documentada), que han destruido su comunidad biológica, por lo que ya no observamos los efectos de las enmiendas que se obtenían anteriormente.  La manera de regenerar la capacidad de respuesta de los suelos es reponiendo las poblaciones bacterianas que han desaparecido y/o permanecido inactivas como resultado de la exposición crónica a pesticidas durante las últimas décadas.

Ahora bien, muchos microbiólogos mencionan la necesidad de tener una proporción adecuada de biomasa fúngica con respecto a biomasa bacteriana (relación hongos/bacterias). Hoy en día muchos de los suelos tienen una biomasa bacteriana considerablemente mayor que la biomasa fúngica y la solución que comúnmente se prescribe a esta situación, es suministrar más alimentos para hongos, esto es, pescado líquido con alto contenido de aceite, sustancias húmicas, etc.

Hay una diversidad de sustratos que pueden estimular el desarrollo de las poblaciones de hongos, sin embargo, en la práctica hemos descubierto que obtenemos el mayor nivel de desarrollo de hongos cuando alimentamos a las bacterias. Aunque esto puede parecer algo contradictorio, lo que sucede es que cuando solo observamos la biomasa bacteriana y la biomasa fúngica, encontramos proporciones fuertemente sesgadas a favor de la primera, es decir, tenemos mucho más bacterias en relación con la cantidad de hongos, sin embargo, el problema de solo observar esta proporción, es que con frecuencia tanto las poblaciones bacterianas como fúngicas están severamente abatidas, por lo que no importa si tenemos una relación bacterias/hongos de 100/1,  si el número de ambos es demasiado bajo.

En campo se ha visto que cuando comenzamos a alimentar a las bacterias y a mantener sus poblaciones, hay un gran incremento hasta llegar a un pico que viene seguido de un aumento en la población de hongos. Parece haber un efecto en el cual la presencia de una comunidad bacteriana activa, crea un ambiente que permite que los hongos prosperen (ya sea creando fuentes de alimentos disponibles o estimulando el desarrollo de las plantas y de la biomasa vegetal); por ello, aunque puede parecer extraño, si se pretende desarrollar grandes poblaciones de hongos hay que enfocarse en alimentar a las bacterias.

hifas de hongoscolonias de bacterias

Fuente: “How crops benefit from robust soil microbial populations”
Webinar hosted by AEA. Featuring John Kempf

 

Los Microorganismos Benéficos, una Fuerza Invisible en Nuestros Suelos. Protozoarios Parte 2

Como condicionan los microorganismos el desarrollo de la raíz

Los hongos micorrícicos proveen una vasta red de filamentos fúngicos que pueden incrementar el área de absorción original de la raíz. Sin embargo, los protozoos tienen un impacto diferente. Son los principales arquitectos de la estructura y el desarrollo de las raíces, creando mucho más ramificaciones y área de superficie, particularmente en gramíneas (pastos cereales y caña de azúcar).

La planta libera constantemente exudados a base de glucosa para estimular la vida del suelo, y gracias a esto, hay muchos más microorganismos en la zona de la raíz (rizósfera) que en el suelo circundante. Los microbívoros, como los protozoos, que se alimentan de estos microorganismos también prosperan en gran cantidad. Hay 30 veces más protozoos en la zona circundante a la raíz, que los que se encuentran en el suelo donde no hay raíces a solo unos centímetros de distancia.

bacteria ingerida por amiba

De los tres miembros principales de la familia de los protozoos, los flagelados son los más pequeños y se impulsan agitando sus colas en forma de látigo llamadas flagelos, para moverse en la solución del suelo. Las amibas les siguen en tamaño y se mueven vertiendo su cuerpo en estructuras en forma de patas llamadas seudópodos. Los ciliados son los más grandes del grupo y se desplazan en la solución del suelo a través del movimiento de múltiples filamentos cortos llamados cilios que se encuentran en la superficie de sus membranas, esto les permite perseguir a sus presas, o huir de sus depredadores.

flageladoamebasciliado

Hay técnicas de señalización utilizadas tanto por los microorganismos benéficos como por los patógenos, por ejemplo, los nematodos formadores de agallas, estimulan a las plantas a formar en las raíces este tipo de estructuras en las cuales se albergan; mientras que las bacterias fijadoras de nitrógeno las inducen a formar los nódulos en los que habitan.

Los protozoos también utilizan estas estrategias de comunicación, estimulando a las raíces de tres formas:

  1. Pueden liberar auxinas, que son hormonas reconocidas por su capacidad de impulsar a las raíces y las hojas. Específicamente la ameba promueve una respuesta de mejora en las raíces.
  1.  Mediante el consumo constante de bacterias (“pastoreo”), los protozoos las incitan a producir y liberar auxinas como respuesta. En consecuencia, las raíces más grandes producen una mayor cantidad de exudados, lo que beneficia tanto a las bacterias como a los protozoos (que son sus depredadores), y el cultivo prospera.
  2. Finalmente, el “pastoreo” que realizan los protozoos también induce a las bacterias nitrificantes a producir los nitratos necesarios para ayudar a alcanzar la deseable relación de resistencia Amonio/Nitrato de 3:1; a su vez, los nitratos actúan como una señal para el alargamiento lateral de la raíz. Por otra parte, estos importantes organismos reciclan el Nitrógeno amoniacal contenido en las bacterias que consumen, asimismo, estimulan a los organismos fijadores de Nitrógeno a proveer un suministro adicional de este tipo de Nitrógeno a partir de la atmosfera.

protozoario ciliado

Diez puntos clave acerca de los Protozoos

  1. Los flagelados dominan los suelos más secos y menos perturbados, mientras que los ciliados se multiplican en suelos cultivados, de regadío y con alto contenido de bacterias.
  2. Los suelos pueden tener un gran número de protozoos o nematodos consumidores de bacterias, pero no ambos, ya que compiten por la misma fuente de alimento.
  3. Los protozoos pueden acelerar la descomposición de la materia orgánica al promover la actividad bacteriana.
  4. La preparación de un té de protozoos* se puede mejorar si se alimentan con bacterias, esto es, agregar un té bacteriano al té de alfalfa (rico en protozoos), el primer día del proceso de preparación. Los protozoos se duplican cada dos horas cuando se les proporcionan bacterias.
  5. Los protozoos se alimentan selectivamente de bacterias y de esta manera, tienen un gran impacto en la composición de la biomasa bacteriana. Este impacto parece ser muy deseable, por lo que puede haber un gran beneficio al restaurar las poblaciones de protozoos.
  6. Un suelo que contiene cantidades inusualmente altas de ciliados a menudo es compacto y anaeróbico. En este caso, el uso de yeso y ácido húmico, puede mejorar tanto la estructura del suelo como el equilibrio de los protozoos.
  7. Si un suelo alberga grandes cantidades de algas visibles en la superficie, esto puede ser un indicador de una falta de protozoos.
  8. Los protozoos pueden consumir organismos fitopatógenos (bacterias y hongos). Son un componente protector, frecuentemente no reconocido, de un ecosistema del suelo que funciona adecuadamente.
  9. Los protozoos son el alimento favorito de las lombrices de tierra. Cuando se repuebla el suelo con un té de protozoos, éstas incrementan su población. Las lombrices descomponen la materia orgánica en forma cuatro veces más eficiente que el compostaje estándar. Sus excretas son un fertilizante natural incomparable. Aportan Calcio al suelo, por medio de glándulas que producen Carbonato de Calcio. Asimismo, airean el suelo, favorecen la formación de agregados, lo remineralizan, e incuban una gama única de bacterias benéficas en su intestino a las que no se puede tener acceso en ninguna otra parte.
  10. Los protozoos también son una fuente importante de alimento para nematodos y microartrópodos benéficos. Este tipo de nematodos son importantes para el reciclaje de minerales, mientras que los artrópodos microscópicos trituran la materia orgánica a un tamaño de partícula más manejable para que las bacterias y los hongos la descompongan. La red alimentaria del suelo funciona para proveer nutrientes y suprimir enfermedades sólo cuando todos los integrantes de la cadena alimentaria están presentes
*la elaboración de un té de protozoos. es una estrategia simple y altamente efectiva que podría beneficiarnos considerablemente y el equipo requerido es básico y económico. La alfalfa orgánica seca es el inoculo inicial y está saturado de las tres formas de protozoos porque tiene un componente de nitrógeno muy alto. El compost perfecto tiene una relación Carbono/Nitrógeno de 30:1. La alfalfa seca también tiene una relación C: N de 30:

En Conclusión:

En general, la biología del suelo ha sido ignorada durante décadas de realizar una agricultura de extracción basada en la química. Es primordial reconocer la gran complejidad y productividad de los ecosistemas microbianos en el suelo; no podemos seguir ignorando el mundo que existe bajo nuestros pies, porque esto afecta directamente nuestra capacidad de producción, nuestra rentabilidad, nuestra salud y la viabilidad de nuestro planeta.

Los protozoos son parte importante de esta biología y, si podemos garantizar su proliferación, optimizamos el ciclo de nutrientes, el manejo del Nitrógeno, la sanidad de las raíces, la actividad de las lombrices de tierra y el control de las enfermedades en nuestros cultivos.

microorganismos beneficios protozoarios

 

 

Los Microorganismos Benéficos, una Fuerza Invisible en Nuestros Suelos. Protozoarios Parte 1

 Un suelo sano alberga un millón de protozoos por cucharadita; pero este número disminuye a menos de mil en suelos perturbados por aplicaciones excesivas de fertilizantes inorgánicos y agroquímicos.

Estos organismos unicelulares son relativamente grandes, y su respectiva distribución es un indicador del tipo de suelo, la humedad del mismo y la salud global de su red alimentaria. Los tres tipos principales de protozoos que dominan los suelos agrícolas son ciliados, amibas y flagelados.

imágenes: elsueloysubiología.wordpress.com

Hay dos tipos de amibas que son las testadas y las desnudas. Las amibas testadas están encerradas en un caparazón rígido a base de quitina llamado “testa”, mientras que las amibas desnudas carecen de este caparazón. Estas últimas son esencialmente polimórficas y tienen una movilidad mejorada en forma de fluido, que les permite explorar una mayor gama de espacios porosos, lo que a su vez aumenta su capacidad de reciclaje de nutrientes.

Los protozoos se encuentran en todos los ecosistemas, incluido el océano. En el suelo, son el alimento favorito de la lombriz de tierra.

Los protozoos se encuentran principalmente en los primeros 15 centímetros de suelo, debido a que esta zona tiene una gran actividad de bacterias que constituyen su alimento principal. Al igual que las bacterias, se desarrollan en torno a las raíces de las plantas y buscan la humedad del suelo que les permite la máxima movilidad en su solución. Durante los períodos de sequía, pueden formar quistes muy resistentes que les permiten sobrevivir en estado latente hasta que llegan las lluvias.

Los protozoos se alimentan de bacterias, algas y hongos. Son de gran importancia en la regulación de las poblaciones de bacterias y algas, lo que permite mantener el equilibrio ecológico.

En ausencia de protozoos, el número de bacterias se incrementa de forma exponencial y esto puede causar problemas en lo que respecta al ciclo del Nitrógeno. Por ejemplo, en un cultivo de jengibre se aplicaron grandes cantidades de Nitrógeno en el riego, sin embargo, los análisis foliares no reportaron exceso de este elemento en la planta. Por otra parte, los análisis microbiológicos del suelo revelaron conteos masivos de bacterias, pero no de protozoos. El productor había usado regularmente bromuro de metilo para controlar a los nematodos formadores de agallas y debido a que este gas mata mucho más que nematodos, había diezmado las poblaciones de protozoos de su suelo mientras que las bacterias habían aumentado excesivamente en ausencia de su principal depredador.

Ahora bien, dado que las bacterias son altamente demandantes de Nitrógeno y debido a su velocidad de reproducción, son de los primeros organismos que lo consumen. Este Nitrógeno permanece almacenado en su biomasa hasta que mueren. De aquí que la solución ante el “robo” de Nitrógeno y la ineficiencia de la aplicación asociada al mismo fue preparar inóculos de protozoos y aplicarlos mediante fertigación. De esta forma, en unas cuantas semanas la necesidad de aplicar Nitrógeno se redujo en un 60%. Se consiguió recuperar el reciclaje de este elemento gracias a la presencia de los protozoos.

 El Nitrógeno y los Protozoos

El Nitrógeno es el mineral más abundante en la atmósfera y el nutriente más requerido por las plantas. Las principales fuentes de Nitrógeno de nuestros suelos son la atmósfera (vía fijación de Nitrógeno) y el reciclaje de los residuos de cultivos (mediante la descomposición y reciclado de la materia orgánica). Sin embargo, hay una tercera fuente de este elemento que se origina de las bacterias, la forma de vida más concentrada en Nitrógeno de todas.

Las bacterias tienen una relación Carbono/Nitrógeno de 5:1, lo que significa que aproximadamente el 17% de sus células consisten de Nitrógeno puro. Ese Nitrógeno permanece en sus biomasas hasta que mueren, por lo que puede haber un beneficio considerable si aceleramos el proceso de reciclaje para tenerlo nuevamente disponible. Los microorganismos que finalizan dicho proceso son los protozoos. Un protozoo consume 10,000 bacterias por día y solo requiere un pequeño porcentaje del Nitrógeno que se encuentra en la bacteria, de manera que excreta el resto, el cual pasa a formar parte de la solución del suelo quedando a disposición de las plantas.

Al consumo constante de bacterias por los protozoos se le llama “pastoreo”. Las investigaciones han mostrado que el “pastoreo” estimula la formación de nuevas colonias de bacterias fijadoras de Nitrógeno, de la misma forma en que la poda estimula los árboles frutales. Debido a que estos organismos prosperan en presencia de protozoos, hay una mayor cantidad de Nitrógeno fijado en el suelo.  Este nitrógeno en forma de amonio ayuda a crear la proporción Amonio

(N-NH4) / Nitrato (N- NO3) de 3:1 deseable en el cultivo. Esta proporción es importante porque aumenta la resistencia de la planta, reduce la necesidad de aplicación de agroquímicos y mejora la productividad.

Las bacterias son algo más que un pequeño contenedor de Nitrógeno ya que contienen un espectro completo de minerales, que se vuelven más disponibles para las plantas cuando los protozoos los reciclan. Este ciclo se denomina “el ciclo microbiano” y durante mucho tiempo ha sido considerado como el principal beneficio de la presencia de protozoos en el suelo.

La planta alimenta a simbiontes (como los hongos micorrícicos y una variedad de organismos benéficos de vida libre), con exudados ricos en azúcares y nutrientes. A cambio, la vida del suelo le ofrece múltiples recompensas para su nutrición. Se trata de una relación ganar-ganar (“tú me cuidas – yo te cuido”).

Esta relación es mucho más complicada de lo que se reconoció originalmente pues resulta que las raíces de las plantas se comunican entre sí para definir la naturaleza de sus exudados y que continuamente los microorganismos también se envían mensajes entre sí, además de comunicarse con las raíces de las plantas. No se trata de un simple intercambio recíproco, como se pensaba anteriormente.

Existen diversos impactos de esta compleja mensajería; por ejemplo, este laberinto de mensajes determina directamente la cantidad y composición de los exudados radiculares. La arquitectura de la zona raíz también se ve afectada por esta interacción, y los protozoos son clave en este desarrollo radicular.

En este sentido la biología del suelo parece ser más importante que la química y cuando se tiene este conocimiento es difícil comprender la ciencia que existe detrás de comprometer constantemente estas complejas interrelaciones con aplicaciones de nutrientes, ácidos, sales y productos químicos tóxicos.

referencia

 

 

Los microorganismos benéficos, una fuerza invisible en nuestros suelos. Trichoderma Parte 2

Las diez principales funciones de Trichoderma (continuación)

  1. Mejora la absorción de nutrientes en la planta: Hay un marcado incremento en la absorción de nutrientes que también se asocia con los exudados ácidos de estos hongos benéficos. El pH de la zona de la raíz afecta en forma importante la disponibilidad de nutrientes para la planta. Los minerales están más disponibles a un pH de 6.4 y la presencia de Trichoderma promueve esta acidez. La investigación ha revelado que a pH ácido ocurre una mayor absorción de Cobre, Fierro y Manganeso, junto con Calcio y Fósforo. También se absorbe mejor el nitrógeno. Esta es la razón por la cual el Departamento de Agricultura de Filipinas recientemente comenzó a promover la inclusión de Trichoderma en la fertilización de fondo de NPK.
  2. Facilita la señalización: Este es un campo de investigación dinámico y fascinante que nos permite damos cuenta de que ocurre una comunicación química entre microorganismos y plantas. El intercambio y la percepción de señales químicas impulsa una comunicación dinámica y continua entre las raíces de las plantas y los microorganismos. Muchos procesos vegetales, incluidas las respuestas inmunitarias, se ven afectados por esta señalización. Hay evidencia de que algunos de los metabolitos secundarios producidos por Trichoderma pueden servir como moléculas de señalización.
diagrama
Diagrama General de Microparasitismo realizado por Trichoderma
  1. Producción de metabolitos secundarios: Trichoderma es un prolífico productor de estas sustancias. De hecho, a la fecha se han identificado más de 300. Los metabolitos secundarios liberados por Trichoderma en esta relación simbiótica incluyen péptidos, terpenoides, pironas y compuestos derivados del indol. Estos metabolitos estimulan múltiples procesos de la planta, incluidos la inmunidad y el vigor.
  2. Producción de antibióticos: Trichoderma tiene un impacto triple contra los patógenos. Este organismo puede cambiar su producción de enzimas y otras proteínas dependiendo de los nutrientes disponibles, así, puede producir celulasa si hay abundancia de materia orgánica fibrosa.

Cuando hay patógenos presentes, sus exudados enzimáticos contienen altos niveles de quitinasa, que se utiliza para descomponer las hifas de dichos organismos. Trichoderma es un hongo de rápido crecimiento que compite con los patógenos y desencadena una respuesta inmune en la planta, lo que también dificulta el desarrollo de estos organismos. Asimismo, puede producir antibióticos para eliminarlos.

Características de Trichoderma

En los últimos años, los inóculos de Trichoderma se han convertido en insumos cada vez más populares en todos los tipos de agricultura. Las esporas tienen una larga vida útil y cuando se activan, crecen rápidamente y forman colonias, incluso en suelos con fuerte actividad biológica. Son compatibles con muchos otros inóculos benéficos, incluidos Bacillus subtilis, Pseudomonas fluorescens y mezclas de bacterias anaerobias benéficas.

Parte de su atractivo en la agricultura convencional se relaciona con su resistencia a muchas de las toxinas encontradas en donde se utilizan agroquímicos. Se ha demostrado que sobreviven a los fungicidas, metales pesados ​​y a los antibióticos producidos por otros organismos.

Trichoderma se puede aplicar al suelo en fertigación, en aspersión foliar e incluso puede ser empleado en hidroponia. Se establece bien en sustratos y pueden usarse como tratamiento de plántulas para asegurar una colonización temprana de la raíz. Al parecer colonizan la turba de coco más rápido que la lana de roca, por lo que es una buena estrategia empapar todo el sustrato con una solución diluida de Trichoderma y ácido húmico. Este ácido es una fuente de alimento eficaz para ayudar a iniciar la colonización en el sustrato o en el suelo.

Trichoderma se puede utilizar como tratamiento en postcosecha para prevenir enfermedades como Antracnosis. Estos hongos benéficos han demostrado ser particularmente efectivos para reducir problemas de pudriciones posteriores a la cosecha, en plátanos, mangos, aguacates, fresas, tomates y manzanas.

También se usan en la biorremediación de suelos químicamente contaminados ya que poseen la capacidad de degradar una amplia gama de insecticidas, organoclorados, organofosforados y carbamatos. Se pueden combinar con dosis altas de ácidos fúlvicos (por ejemplo 3 kg por hectárea) para acelerar el proceso de remediación. Cuando estos organismos se combinan con ácidos fúlvicos, la desintoxicación del suelo puede ser impresionante.

Asimismo, producen proteínas que permiten a las plantas soportar el estrés por salinidad y por sequía, lo que es una característica particularmente importante ya que ambos factores de estrés son frecuentes en los cultivos particularmente debido al cambio climático

Las especies comerciales más importantes de Trichoderma incluyen T. harzianum, T. virens, T. asperellum y T. viride y hay diversos productos disponibles que incluyen una combinación de estos organismos. Todas estas especies pueden promover el crecimiento de las plantas y la formación de humus, pero su actividad contra los fitopatógenos es diferente. Se ha demostrado que algunas especies controlan enfermedades del follaje con una aplicación al suelo, lo que sugiere una respuesta protectora sistémica.

Trichoderma controla mejor las enfermedades causadas por hongos que las bacterianas, por lo que una buena estrategia es aplicar inóculos de este organismo en combinación con inóculos especiales para control bacteriano (como por ejemplo Pseudomonas fluorescens), a fin de tener un manejo más integral.

trichoderma harzianum

Multiplicación de Trichoderma, esquejes y respaldo de semillas

Trichoderma puede aplicarse a las pilas de composta en sus últimas etapas, cuando ya no se requiere voltearlas. Esta inclusión llega a ser notablemente productiva, ya que, al crecer en toda la pila de composta, permite obtener un producto que suprime las enfermedades y promueve el crecimiento de raíces. Debido a que Trichoderma es un organismo amante del oxígeno, ésta estrategia no es aplicable al compostaje anaeróbico. También es importante aplicar al suelo un inoculo fúngico de amplio espectro para mantener la diversidad microbiana.

Trichoderma puede usarse en la propagación de esquejes. Al enraizar esquejes en agua, la adición de esporas de este organismo promueve la formación de nuevas raíces, incluso posiblemente más grandes que las que se observan cuando se usan enraizadores a base de hormonas. Asimismo, puede aplicarse a las semillas. Hay evidencia de que mejora su germinación, pero lo más importante es que la nueva plántula estará protegida contra damping off.

referencia parte 2

 

 

Los microorganismos benéficos, una fuerza invisible en nuestros suelos. Trichoderma Parte 1

Las bacterias y hongos benéficos que habitan el suelo, realizan diferentes funciones que en gran medida apoyan a nuestros cultivos. Entre estos microorganismos se encuentra Trichoderma, un hongo que proporciona muchos beneficios. Se trata de un organismo versátil que puede mejorar múltiples procesos en los cultivos. De hecho, tiene un potencial tan poderoso en la producción de alimentos, que las universidades se han unido para investigar tales beneficios y los agricultores han disfrutado de los impresionantes resultados de campo.

estructura del micello con esporas

Las diez principales funciones de Trichoderma

Hay muchas especies y cepas de estos hongos filamentoso que frecuentemente se encuentran en el suelo y aunque puede haber diferencias entre los miembros de la familia, todos proporcionan beneficios similares al suelo, a nuestros cultivos y a otros miembros de la comunidad de microorganismos. Entre las principales funciones de Trichoderma se incluyen las siguientes:

  1. Formación de humus: Trichoderma es un hongo que digiere la celulosa, lo que significa que puede convertir eficientemente la materia orgánica fibrosa (como los residuos de cultivos) en humus estable. Esta es la forma de materia orgánica que puede permanecer en el suelo (y mantener el carbono fuera de la atmósfera), por más de 35 años. La mayoría de los suelos carecen de hongos que digieren celulosa, por lo que Trichoderma es de gran importancia.

Cuando entendemos que la formación de humus significa el secuestro de Carbono de nuestra atmósfera, la perspectiva cambia. Si podemos construir humus, en lugar de quemar materia orgánica, entonces podemos apoyar en revertir el calentamiento global en forma efectiva. Esta es la esencia de la iniciativa francesa “4 en 1000”. Sus científicos han demostrado que si incentivamos a los agricultores a esforzarse por construir 0.4% de materia orgánica (4 en 1000) cada año, literalmente estarán mejorando nuestro planeta. En este sentido, todas las cepas de Trichoderma son valiosas.

  1. Parasita organismos fitopatógenos: Trichoderma ataca y se alimenta de una amplia gama de organismos patógenos, entre los que se incluyen, Rhizoctonia, Phytophthora, Pythium, Xanthomonas, Fusarium, Verticillium, Botrytis, Alternaria, Sclerotinia y Pseudomonas syringae.

Trichoderma puede usar teledetección para localizar el patógeno, luego enrolla su micelio alrededor de este y libera quitinasa (enzima que degrada la quitina) para facilitar la penetración de sus hifas, antes de consumirlo.

parasita

  1. Competencia contra fitopatógenos: Trichoderma ha demostrado ser uno de los organismos más exitosos en la rizósfera; puede haber hasta 10.000 propágulos cultivables de Trichoderma en un solo gramo de suelo tropical saludable. Las razones del éxito de esta especie están relacionadas con su alta capacidad reproductiva, su capacidad de recuperación en condiciones desfavorables, su capacidad para modificar su entorno, su eficiencia en la utilización de nutrientes y su antagonismo contra hongos patógenos. Parte de su ventaja competitiva se relaciona con su capacidad para quelar y utilizar el fierro disponible en la zona de la raíz. Los hongos patógenos también tienen un alto requerimiento de fierro, pero son mucho menos efectivos para absorber este mineral, por lo que mueren cuando Trichoderma consume las limitadas reservas de fierro en el suelo. Hay varios documentos que corroboran el control de Pythium de esta manera.
  1. Estimula el crecimiento de raíces y brotes: Trichoderma libera inicialmente celulasa y enzimas proteolíticas para descomponer las células externas de la raíz, lo que le permite su colonización. Una vez que se desarrolla en ella, tiene fácil acceso al flujo de azúcares (glucosa) que exudan de las raíces. En compensación, Trichoderma libera un conjunto de metabolitos secundarios para apoyar a la planta huésped. Estos incluyen fitohormonas similares a las auxinas que promueven el crecimiento de las raíces y los brotes. Algunos productores de viveros se han dado cuenta de que la adición de Trichoderma a la mezcla para macetas aumentará tanto el crecimiento como la resistencia en sus plantas.

Colonizacion de Trichoderma en raices

  1. Promueve la inmunidad de la planta: Ante la colonización inicial de la raíz por Trichoderma, la planta responde cerrando el sitio percibido como sitio de ataque, que es por donde éste entró. Dicha respuesta limita al hongo benéfico a las pocas capas externas de células de la raíz, pero también desencadena un aumento apreciable en las fitoalexinas dentro de la planta. Las fitoalexinas en las plantas son equivalentes a los anticuerpos en el sistema inmunológico humano. Cuanto mayor sea su número, mayor será la capacidad de la planta para protegerse. La buena noticia es que todo lo que aumenta la inmunidad también aumenta el rendimiento, por lo que los inóculos de Trichoderma son reconocidos generadores de rendimiento.
  2. Solubiliza los fosfatos: Los exudados ácidos de estos hongos benéficos promueven el rompimiento del enlace entre el Calcio y el Fosfato inmovilizados, por lo que ambos nutrientes quedan disponibles para la planta. Las hifas fúngicas también proporcionan más superficie para acceder al Fósforo, el más inmóvil de todos los minerales. Esta liberación biológica del Fósforo explica en parte el incremento en rendimiento después del uso de un inóculo de Trichoderma para degradar rastrojo.

referencia

 

Producción de Jitomate Saladette con el uso de la “Tecnología Q” Invernadero La Compañía, Guanajuato

En Quimcasa enfatizamos la importancia de manejar los cultivos agrícolas de la forma más eficiente posible, para lo cual proponemos una serie de estrategias que permiten al productor ganar inmunidad en su cultivo y lo más relevante, lograr “el menor costo por kilo de fruta producido”. La base es integrar el uso de diversos productos de nuestra línea, ya sea solos o en mezcla con los fertilizantes comúnmente utilizados por el agricultor, en un programa continuo de aplicaciones foliares y de fertigación. Este es el caso del trabajo realizado con el productor Fortino Rodríguez, en Valle de Santiago, Guanajuato, quién estableció un cultivo de Jitomate tipo Saladette bajo condiciones de invernadero no tecnificado, manejado con la “Tecnología Q”.

Nuestra propuesta de producción, comienza con la realización de un análisis de Fertilidad de suelo, del terreno que se va a usar. Con esta información y bajo ciertos criterios aplicados por Quimcasa, sugerimos diversos insumos en las cantidades necesarias en función de la condición del suelo, con los que se conforma una mezcla a la que se le denomina “enmienda”. Dicha mezcla se aplica al suelo, previo al establecimiento del cultivo, para tratar los desequilibrios físico-químico-biológicos encontrados.

la compania

resultados de analisis de fertilidad del suelo
Resultados del analisis de fertilidad del suelo

Los valores arrojados en el análisis del suelo, deben estar en ciertos rangos y proporciones para mantener sus propiedades físicas, químicas y biológicas en equilibrio. En caso de no ser así, se plantea una enmienda con el propósito de alcanzar este equilibrio:

recomendaciones de balanceo de suelo

Usualmente las cantidades recomendadas para la Enmienda son parciales, es decir, hay cantidades necesarias para equilibrar un parámetro pero no se pueden aplicar en un solo evento, por ejemplo, si un suelo demanda 20 toneladas por hectárea de Sulfato de Calcio, la necesidad total de aplicación se proyecta en varios eventos de alrededor de 2.5 a 3.0 toneladas por hectárea cada vez, hasta lograr el equilibrio necesario. Muy probablemente no sea necesario dotar toda la cantidad inicial porque dado que el enfoque de la enmienda es integral, el suelo va mejorando su condición en cada ciclo.

Al momento de la preparación de las camas, se aplica la enmienda sobre el ancho de la “mesa” de la surcada (en banda total). En el toque final de conformación se cubrie la enmienda para incorporarla con unos 5 a 10 cm de suelo. Posteriormente se instala el sistema de riego (cintilla) y de preferencia se moja para disolver los componentes y  promover su integración al terreno. En la medida de lo posible se debe mojar la cama unas 2-3 semanas antes de plantar, o bien al  menos 1 semana antes del trasplante.

El programa que se manejó con la “Tecnología Q” en este invernadero, comprendió tres aplicaciones semanales tanto al suelo como  al follaje, diseñado con el propósito de manejar el cultivo libre de pesticidas.

En el caso de las aplicaciones foliares se manejó un bajo volumen de agua, cuidando el pH de la mezcla.

ejemplo de programa de cultivo
Ejemplo del programa utilizado para un manejo de cultivo

 

Si la planta avanza en su desarrollo expresándose vigorosa, se aprecia la probabilidad de obtener buena fruta

348567

El desarrollo de follaje grande, sano y vigoroso que promovemos con el uso de la “Tecnología Q” es básico para que la planta manifieste su fortaleza. A mayor área foliar, mayor captación de luz y mayor capacidad de fotosíntesis.

La floración es muy satisfactoria, las flores son grandes y de buen color, atractivas a los polinizadores (abejorros)

La formación de racimos y el desarrollo de la fruta se manifestaron muy bien

Después de realizar el deshoje, se puede ver la fruta que estaba cubierta por el follaje

Había unas áreas mejor que otras dentro de la nave, pero con en el mismo comportamiento

Debido al peso de la fruta algunos racimos no resistieron el peso y se desprendieron, en otros solo se dobló el raquis

Esta experiencia fue muy satisfactoria para el productor, ya que era la primera vez que hacia este tipo de cultivo por lo que no tenían ninguna experiencia al respecto. Si bien es cierto que se tuvo algunos tropiezos, el resultado final fue bueno

Nuestra propuesta es manejar el cultivo bajo un programa de aplicaciones de productos de la Línea Quimcasa al suelo y al follaje. Dicho programa se plantea con un esquema preventivo de Sanidad, de apoyo nutricional a la planta en todas sus etapas de crecimiento y de Activación fisiológica para impulsar su desarrollo y la expresión de la genética de la variedad cultivada.

 

Consulte a nuestros asesores

Tel: 55-5251-8388 / 55-5251-0340

 

 

La importancia de la lombriz de tierra en nuestros campos

Las lombrices de tierra son gusanos segmentados y forman parte de la fauna del suelo. Tienen una amplia distribución en el mundo y existen más de 7,000 especies; todas se alimentan de materia orgánica descompuesta en la superficie, y también utilizan otras sustancias orgánicas.

La lombriz de tierra es una pequeña fábrica de nutrientes para la planta ya que realiza una transformación digestiva y metabólica de la materia orgánica que consume. Así, el humus de lombriz contiene niveles significativamente más altos de nutrientes disponibles, incluyendo diez veces más Potasio, siete veces más Fósforo, cinco veces más Nitrógeno, tres veces más Magnesio y 150 por ciento más Calcio que el suelo circundante. También contiene millones de microbios (únicos del suelo), que se incuban en el intestino de las lombrices y que solo están disponibles a partir de esta fuente; de aquí que, si no hay lombrices, el suelo no contará con estos microorganismos tan importantes. Asimismo, las lombrices poseen una glándula que inyecta Carbonato de Calcio en todo lo que consumen, por lo cual proporcionan un aporte de Calcio al suelo.

La lombriz de tierra se encuentra entre los organismos más importantes cuando se considera la relación entre el suelo y el cambio climático. En este contexto, es trágico que hayamos diezmado sus poblaciones debido a un mal manejo agrícola. La lombriz descompone la materia orgánica creando humus cuatro veces más rápido que el compostaje convencional, y cada tonelada de humus que crea, contiene Carbono que ha sido removido de la atmósfera. Sus túneles ofrecen vías de aireación para permitir la entrada al suelo de aire rico en oxígeno; este es el elemento más importante para el crecimiento saludable de las plantas y el desarrollo de la vida del suelo. Los suelos oxigenados siempre formarán más humus que los suelos compactos que tienen problemas de aireación.

Las lombrices de tierra también transportan minerales desde las profundidades del suelo hacia la zona de las raíces, además, estimulan la vida del suelo mediante los alimentos especializados que dejan en los túneles que crean y promueven el desarrollo de micorrizas y otros hongos benéficos.

En suelos agrícolas bien manejados, fértiles y sanos es común encontrar 25 lombrices de tierra o más, en cada palada que se extrae de los primeros 30 cm. Esta cantidad de lombrices de tierra puede producir de manera gratuita, hasta 300 toneladas de humus por hectárea por año. En este caso, se tendrán suelos ricos en minerales y habrá poca necesidad de adicionar fertilizantes. Un aspecto muy valioso del humus es que mejora tanto la capacidad de intercambio catiónico como la estructura del suelo ya que promueve la formación de agregados y así incrementa su espacio poroso. Esto es especialmente importante en suelos arcillosos.

Algunas prácticas que promueven el incremento de las poblaciones de lombrices son:

  1. Reducir las aplicaciones de agroquímicos al suelo (insecticidas, fungicidas, herbicidas)
  2. Administrar correctamente la aplicación de fertilizantes nitrogenados al cultivo
  3. Mantener un adecuado equilibrio mineral en el suelo
  4. Implementar la rotación de cultivos
  5. Usar Coberturas vegetales

referencia lombriz

 

humus de lombriz

 

 

Siete razones por las cuales los Agricultores necesitan Humatos

El ácido húmico es uno de los insumos más eficaces y benéficos para la agricultura, sin embargo, todavía hay muchos productores alrededor del mundo que no han descubierto esta maravilla biológica. Sigue siendo un misterio por qué una sustancia tan ampliamente investigada y probada, aún permanece poco entendida y utilizada. El galardonado libro del profesor William Jackson, “Organic Soil Conditioning”, describe parte de estas investigaciones.

A continuación, se describen 7 razones por las cuales la aplicación de humatos, que se forman cuando un ácido húmico se combina con un mineral, debe incluirse en un programa de producción agrícola.

  1. El ácido húmico no es producto sintético. De hecho, es el principal ácido natural que se encuentra en el humus del suelo o en la composta. Ofrece todos los beneficios del humus, pero en una forma más concentrada, por ejemplo, el humus casi puede retener su propio peso en agua, pero el ácido húmico tiene siete veces esta capacidad de retención, lo que lo convierte en una herramienta muy importante en el manejo de la sequía.
  2. El ácido húmico es el estimulante más poderoso de hongos benéficos en el suelo. Esto incluye a los hongos que forman el humus estable y a los que ayudan a controlar las enfermedades y promueven un suelo resistente.

Los hongos benéficos son los organismos más negativamente afectados por las estrategias agrícolas modernas, por lo que una herramienta para regenerar sus poblaciones es muy importante.

  1. El ácido húmico mejora la eficiencia de las aportaciones de fertilizantes, haciendo que esta inversión sea considerablemente más rentable. Esta mejora implica un fenómeno llamado sensibilización celular, en el cual la membrana de la célula se vuelve más permeable, permitiendo que ingrese aproximadamente un tercio más de nutrientes. De esta forma los aportes nutricionales que se realicen al cultivo pueden ser un 30% más productivos, ó se puede aumentar la absorción de cualquier otra cosa que se combine con los humatos.
  2. El ácido húmico estabiliza los fertilizantes que de otro modo se lixiviarían o se bloquearían. La urea altamente lixiviable se convierte en un humato de urea estable. Los fertilizantes DAP y MAP aplicados en seco, que generalmente proveen menos de un tercio de su fosfato soluble antes de bloquearse en el suelo, se convierten en humatos de fosfato estables que aumentan la disponibilidad del fosfato al cultivo. El microelemento más lixiviable, el Boro, se convierte en un compuesto estable: el humato de boro; esto con la simple adición de ácidos húmicos.
  3. El ácido húmico mejora la estructura del suelo, de hecho, no hay un aporte que tenga más impacto en ésta. El ácido húmico modifica la permeabilidad, la porosidad, la capacidad de retención de humedad, las características de absorción, el área superficial y la capacidad de intercambio catiónico del suelo. Todas estas características están relacionadas con la mejora de la fertilidad, el rendimiento y la rentabilidad.
  4. El ácido húmico aumenta la resistencia de los cultivos. Puede desactivar enzimas producidas por patógenos, qué de lo contrario, comprometerían el sistema inmunitario de la planta. Los organismos patógenos producen enzimas para desactivar la respuesta inmune de las plantas y facilitarles el proceso infeccioso. Los humatos se unen a estas enzimas para evitar su entrada en la planta. Esta es la razón por la que los suelos con alto contenido de humus, que en forma natural contienen mayores niveles de ácido húmico, sufren menos problemas de enfermedades que los suelos que carecen de humus.
  5. El ácido húmico es un poderoso bioestimulante. Aumenta el crecimiento de las raíces y mejora la respuesta fotosintética, al tiempo que aumenta la floración y el llenado de frutos y granos. También es un poderoso estimulante de hongos micorrícicos, que ofrecen una amplia gama de beneficios para la sanidad de las plantas.

En conclusión, si desea tener una temporada más productivo y rentable, los humatos pueden ser sus mejores aliados.

referencia 3

principales beneficios del uso de humatos

 

 

La Belleza de los °Brix – Diez cosas que necesitas saber Parte 2

  1. ¿Qué tan importante es este componente llamado humus? El humus no solo impacta positivamente en la estructura del suelo, su intercambio gaseoso, su capacidad de retención de humedad, el suministro de minerales y la resistencia de las plantas; también determina la rapidez con la que la falta de radiación solar afectará una buena temporada.

Pongamos por ejemplo que su suelo contiene un 2% de materia orgánica, mientras que el suelo de su vecino contiene un 4% de materia orgánica y ambos se vieron afectados por un largo periodo de nublados; esto es lo que sucederá: Después de 2 días nublados, sus niveles de °Brix empezarán a bajar y la presión de plagas comenzará a aumentar. En contraste, el cultivo de su vecino no declinará y puede transcurrir hasta una semana antes de que comience a sufrir por una reducción en la fotosíntesis. Este fenómeno está parcialmente relacionado con el hecho de que el humus contiene ácido fúlvico, una sustancia natural que parece sustituir la falta de radiación solar. De hecho, con frecuencia el ácido fúlvico es llamado “el segundo sol”, en relación a este hecho.

  1. Frecuentemente los altos niveles de °Brix pueden conferir al cultivo una mejor protección contra las heladas. El Kelp frecuentemente se usa para este propósito, debido a que es una herramienta importante en la formación de °Brix. Estudios realizados hace algunos años en Tasmania, revelaron que las aplicaciones de kelp antes de eventos de heladas podían proporcionar hasta 3°C de protección contra ellas.

Por supuesto, la estrategia de protección más sustancial implica eliminar la raíz del problema. Los cristales de hielo son producidos por un grupo de organismos llamados bacterias de nucleación de hielo, si éstas se pueden eliminar de la superficie de la hoja; se puede minimizar el daño por heladas. Cuando se aplica al follaje una buena cantidad del microorganismo Pseudomonas fluorescens, que habita en las hojas, la población de bacterias que no generan núcleos de hielo mejorará y en consecuencia disminuirá la probabilidad de daño por heladas. Estos microorganismos pueden continuar brindando este importante servicio durante 4 semanas aproximadamente.

 

alga kelp
Alga Kelp
  1. Una formulación foliar adecuada aumentará rápidamente los niveles de °Brix en su cultivo y esto puede ayudarnos a definir cuál es la preparación foliar más conveniente en determinado momento.

Supongamos que tiene un de campo de trigo y que está consciente que podría estar en mejores condiciones; es decir, sabe que falta algo en su cultivo, pero no está seguro de qué es. En este caso, sus conjeturas pueden ser mucho más precisas si delimita un área de muestreo de un metro cuadrado de diámetro para probar sus hipótesis en el campo.

Un metro cuadrado es 0.0001 de una hectárea; suponiendo que tenía la intención de usar 5.0 litros por hectárea de un fertilizante líquido; esto equivale a 5000 mililitros por hectárea, o bien a 0.5 mililitros por m2. En este caso, simplemente agregaría esa cantidad de fertilizante a un poco de agua en un atomizador de 500 ml, y la aplicaría en el área previamente delimitada.

Puede llevar a cabo el mismo proceso en el área de prueba para evaluar y definir la dosis de aplicación más adecuada para otros posibles fertilizantes foliares, por ejemplo, podría probar cuatro tratamientos de esta manera: Mida los niveles de Brix en las plantas, realice la aplicación foliar y después de 60 minutos vuelva a medir los niveles de °Brix en cada tratamiento. La formulación que logre el mayor aumento en los niveles de °Brix una vez transcurridos los 60 minutos, es la que producirá la mejor respuesta en su cultivo.

En sus pruebas de campo puede haber formulaciones que disminuyan los niveles de °Brix en ese intervalo; de esta forma estará agradecido de no haber seleccionado esos insumos para la nutrición de su cultivo. Esta técnica ofrece una retroalimentación muy rápida para determinar el aporte más productivo en cierto momento y puede ser una valiosa estrategia para aumentar el rendimiento.

Medición de Brix en campo

9. Los niveles de °Brix también pueden ofrecernos una advertencia de la posible presencia de tormentas.

Mediante la fotosíntesis, la planta normalmente incrementa sus niveles de °Brix durante el transcurso del día. Alrededor de las 5 pm, este proceso se detiene, y poco después, la planta empieza a mandar azúcares hacia las raíces y a los organismos benéficos que habitan en la rizosfera. Por esta razón, los niveles de °Brix siempre serán más altos al final de la tarde que en la mañana. Si nota una caída repentina en los niveles de °Brix fuera de este periodo, puede ser una advertencia de una inminente tormenta, ya que las plantas tienen una capacidad similar a un barómetro que les permite pronosticar un cambio repentino en las condiciones climáticas.

Si el nivel de °Brix se desploma al mediodía, puede optar por buscar alternativas porque se están gestando problemas. Los niveles de °Brix nunca deberían caer durante el día y, si lo hacen, esto puede estar relacionado con una estrategia de supervivencia de la planta. La planta “sabe” que una tormenta de granizo puede despojarla de todas sus hojas, por lo que manda la mayor cantidad de azúcar posible a las raíces como una reserva de energía para poder llevar a cabo un proceso de reconstrucción. Desafortunadamente, esta comprensión es de poco consuelo para el productor que está a punto de perder la inversión de una temporada, pues generalmente no hay mucho que podamos hacer contra una tormenta de granizo.

  1. Finalmente, el refractómetro también puede proporcionarnos una noción de los niveles de Boro en el cultivo. Si los niveles de °Brix no disminuyen en el periodo que va de la noche a la mañana siguiente, es posible que haya una grave deficiencia de boro.

Al iniciar la tarde, se abre una “compuerta” que permite la transferencia de azúcares de las hojas hacia las raíces. Alrededor del 60% de estos azúcares es exudado por las raíces para alimentar a la gran cantidad de microorganismos benéficos presentes en la rizosfera, y el Boro es el que rige la apertura de esa importante “compuerta”. La ausencia de este elemento significa que los azúcares quedan atrapados en las hojas y las bacterias en la rizosfera están sin energía, por lo que se empieza a generar una serie de problemas. El monitoreo regular con un refractómetro puede prevenir esta situación y así mejorar la resistencia del cultivo y la condición del suelo.

La ley Universal de “Dar y Recibir” se hace patente en la fotosíntesis, que es el proceso más importante del planeta. El monitoreo de °Brix nos permite identificar cuándo y por qué ha cesado la “donación” de exudados, y facultarnos para dar una pronta respuesta, la cual puede ser una aplicación foliar de Solubor mezclado con ácidos húmicos

Por otra parte, los niveles de °Brix pueden ofrecer una noción de la probable presión de malezas.  Los °Brix de las malezas siempre debe ser sustancialmente menores que los °Brix del cultivo, de lo contrario se crean condiciones para que éstas se desarrollen favorablemente.

Los cultivos con altos niveles de °Brix a menudo se producen en suelos con menos presión de malezas. Esto se debe a que los principales minerales para la formación de °Brix son el calcio y el fosfato y muchas malezas, (particularmente las de hoja ancha) crecen mejor en suelos carentes de ambos elementos.

referencia

 

 

¿Cómo emplea Quimcasa este conocimiento?

En Quimcasa estamos convencidos del excelente aporte de información para la toma de decisiones que brinda la medición de °Brix, por lo que es fundamental en nuestros análisis de extracto de hoja.

También usamos esta herramienta para evaluar y mejorar la efectividad de las aplicaciones foliares con nuestros insumos en campo.

En Quimcasa tenemos el compromiso de generar soluciones hechas a medida para nuestros agricultores, acérquese con nuestros distribuidores o contáctenos de manera directa. Nos dará mucho gusto poderle apoyar.

 

 

 

La Belleza de los °Brix – Diez cosas que necesitas saber Parte 1

El refractómetro es una herramienta resistente, económica y fácil de usar que nos permite predecir la presión de plagas en un cultivo, su potencial de rendimiento, calidad y vida de anaquel, el estatus del Calcio y los posibles problemas con malezas. Asimismo, puede ayudarnos a detectar deficiencias de boro, la idoneidad de realizar una aspersión foliar y la probabilidad de daños por heladas.

Es importante monitorear la condición del cultivo para hacer los ajustes necesarios en tiempo y forma con el propósito de realizar un manejo verdaderamente sustentable.

Diez observaciones sobre los °Brix

  1. El refractómetro mide la luz que refracta a través de los sólidos disueltos contenidos en la savia que se coloca en la pantalla de este pequeño dispositivo. Literalmente se está midiendo la densidad de nutrientes y específicamente, las habilidades del productor como “administrador” de clorofila. De hecho, se están monitoreando sus habilidades para promover el crecimiento del cultivo. En este sentido ha habido muchos productores que se desalientan cuando en una hoja de un cultivo de vid, de color verde oscuro, obtienen una lectura de 2°Brix, en lugar de los 12 °Brix requeridos.

imagen 1

  1. El uso del refractómetro es comparable a cuando estamos viendo un indicador de combustible. Una baja lectura de °Brix” es equivalente a una planta sin combustible.

La línea que divide los dos hemisferios visibles en el refractómetro también nos puede dar una pauta acerca de los niveles de Calcio en la planta. Si la línea es clara y bien definida, nos indica una deficiencia de Calcio. En realidad, puede ser un signo de deficiencia mineral generalizada, pero como el calcio es el “transportador” todos los minerales, se considera que es el que determina esta condición. El objetivo de todos los buenos productores es difuminar esa línea nítida. Una línea divisoria difusa es señal de una alta densidad mineral y de niveles deseables de Calcio en la planta.

Imágenes: http://www.theconsciousfarmer.com
  1. Los niveles bajos de °Brix a menudo están relacionados con niveles altos de nitrato en la planta. Es imposible alcanzar buena densidad nutricional cuando se tienen niveles excesivos de nitrato. Esta forma de Nitrógeno solo se absorbe con grandes cantidades de agua, por lo que cuanto mayor sea el nivel de nitrato, mayor será el factor de dilución. Una planta con alto contenido de agua y deficiente en minerales es una invitación para la llegada de plagas y enfermedades; de aquí que cuanto más altos sean los niveles de °Brix, mayores ventajas en el cultivo y mayor tranquilidad para el productor.
  2. Las plantas con más °Brix tendrán una mayor gravedad específica, es decir que pesaran más; ésta es una buena noticia si el pago de la cosecha es en base a peso. Un caso en el que ésta puede no ser una ventaja es por ejemplo cuando el heno se vende por pacas, ya que se obtendrá el mismo dinero por fardos mucho más pesados, sin embargo, el lado positivo de esto es que los clientes volverán por más de ese forraje de alta calidad y rico en nutrientes.
  1. La vida de anaquel y los °Brix están directamente relacionados. Cuanto más altos sean los °Brix en los productos frescos, durarán más en los estantes y las pérdidas por desperdicio de alimentos pueden reducirse significativamente. Si los supermercados exigieran productos con °Brix más altos e incluso pagaran un sobreprecio por esta calidad, estarían llenos de compradores que buscan productos agrícolas con mejor sabor (sabores olvidados) y mejor calidad nutricional en sus alimentos. El éxito de la iniciativa “Farming for the Future” de Woolworths en Sudáfrica es una gran evidencia de este potencial que no se ha aprovechado.

imagen 5

Referencia: “The Beauty of Brix-Ten things you need to know”
Graeme Sait (blog.nutri-tech.com.au)