¿Por que los insectos no atacan a las plantas sanas? 7ma Parte

(Dr. Thomas Dykstra)

El primer nivel en el gráfico se ubica entre 1 y 2 grados Brix. Cuando tenemos una lectura en este rango, es necesario proporcionar nutrición. En este caso las plantas no están nada sanas, por lo que si queremos seguir manteniéndolas con vida hay que proporcionarles nutrición; de lo contrario morirán rápidamente, ya sea de manera natural, o bien los insectos y las enfermedades las eliminarán muy rápidamente.

Quienes han jugado golf, probablemente hayan caminado sobre un césped con un valor de Brix entre uno y dos grados, ó quizá un valor más alto. Lo importante es saber que si ese césped no se alimenta con regularidad (usualmente todos los días), estará sufriendo. Aunque se trata de una situación desafortunada, debemos saber que hay formas de mantener vivas a las plantas que tienen estos valores de Brix.

El segundo nivel del gráfico se refiere a plantas que están entre 3 y 7 grados Brix. En este caso, podemos decir que las plantas tienen una oportunidad de luchar y que la alimentación forzada no es tan necesaria, sín embargo, si se necesita nutrirlas, porque no son muy buenas para cuidar de sí mismas.

El hecho de mencionar que tienen una oportunidad de luchar, significa que no necesariamente colapsarán, es decir, pueden ser capaces de crecer, desarrollar follaje, e incluso generar estructuras reproductivas (ya sean flores ó frutos), pero no lo hacen muy bien, por lo que debemos ayudarlas a estar mejor.

En la mayoría de las plantas que he evaluado en campo, digamos que en el 75 % de los casos, he encontrado que los resultados de las mediciones de grados Brix están entre 3 y 7. Esto prácticamente significa que la mayoría de nuestros cultivos se están desempeñando en ese rango. Por supuesto que es mejor tener una lectura de 7 Brix que de 3, aunque lo relevante es saber que estas plantas están luchando para continuar y que generalmente necesitan un poco de ayuda. Probablemente las estemos nutriendo una o dos veces por semana para mantenerlas relativamente sanas, y esto es parte de la razón del por la que las cosas empiezan a mejorar y por la que las plantas pueden aumentar considerablemente sus metabolitos secundarios al acercarse a los 6 grados Brix.

Los metabolitos secundarios son moléculas que le dan el color, el sabor y el olor a las plantas y a sus estructuras. Cada vez que olemos, saboreamos o contemplamos los colores de una planta, es gracias a la presencia de los metabolitos secundarios que contiene, y que se ponen de manifiesto a partir de los 6 grados Brix. Por debajo de ese valor, la planta no tiene una cantidad apreciable de este tipo de compuestos, en consecuencia, cualquier cosa que se encuentre por debajo de 6 grados Brix, no tiene sabor.  

La mayor lectura de Brix que he encontrado en un tomate comprado en una tienda ha sido de 5.2 y hay que tener en cuenta que se trata de una estructura reproductiva. No me refiero a tomates tipo cherry, sino a los tomates más grandes, ya sea que hayan madurado en la planta o de otra forma. De ahí que muchos de los tomates que compro en la tienda son relativamente insípidos.

Solo para darnos idea de los cambios que ocurren, podemos decir que una vez que se alcanzan los 6 grados Brix, es posible percibir el olor a tomate. A partir de ese momento los metabolitos secundarios comienzan a hacerse presentes, y van en aumento a medida que se llega a los 7, 8 ó mas grados Brix, en tanto que, por debajo de ese nivel, la planta no es capaz de producir suficiente cantidad de ellos para marcar una gran diferencia.

El tercer nivel del gráfico, cuando se alcanzan valores entre 8 y 12 Brix, lo llamamos de “espada y escudo”. Esto significa que, por primera vez, las plantas son capaces de defenderse.

En este punto, la capacidad de retención de agua realmente puede aumentar. El consumo de agua se reducirá considerablemente porque las plantas tienen mucha azúcar, estan extrayendo mucha agua y son capaces de mantenerla. Tu consumo de azúcares podría bajar entre un 25 y un 50 % o más.

Tambien es muy importante saber que cuando estamos en este rango (8 a 12 Brix), comienza la verdadera resistencia a los insectos, y cuando alcanzamos 12 o más Brix, la planta está especialmente sana. No importa cómo se evalue, encontraremos que hay componentes sanos por todas partes. A esto se refiere el numero 12 que encontramos cuando revisamos el tema de Brix en Internet.

Debido a que hay fluctuaciones en los valores de Brix de la planta, es preferible que estos se ubiquen en 14 o más, pues es un poco mas seguro el hecho de tener una condicion de sanidad en la planta. No tendremos presencia de insectos ni de enfermedades.

Otro aspecto relevante es que éste es un nivel ideal para que las plantas y/o sus estructuras comestibles se consideren un alimento apropiado para el consumo humano, que contribuirá a su vitalidad. En otras palabras, es salud a largo plazo.

Desafortunadamente este tipo de plantas son relativamente raras en la mayoría de nuestros campos de cultivo actualmente.

Fuente: “Why insects do not (and cannot) attack healthy plants” Dr. Thomas Dykstra

                                                                                                                               Webinar hosted by Regenerative Ag. John Kempf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s