MALEZAS, ENFERMEDADES, PLAGAS Y BAJA FERTILIDAD, MENSAJES DE LA NATURALEZA DE QUE FALTA VIDA EN ELSUELO 3era Parte

Para el manejo de las enfermedades y los insectos plaga, tenemos que asegurarnos de que toda la superficie de la planta esté completamente cubierta por organismos benéficos. Toda la parte aérea de cualquier planta (corona, tallo, ramas, hojas, flores, frutos y semillas) debe estar cubierta con una buena capa de bacterias, hongos, protozoos y nematodos que estarán protegiendo esos sitios.

Es importante tener presente que una hoja no es solo la parte superior, también debemos llegar a su lado inferior. Y ¿cómo cerciorarse de que toda la biología previamente mencionada se adhiera al envés de la hoja?; para ello es necesario tener bacterias que instantáneamente se fijarán a la parte inferior de la hoja al momento de aplicar nuestro extracto ó té de composta. De esta forma, estamos protegiendo toda su superficie con diversos y muy buenos grupos de microorganismos.

Todas las partes de la planta producen exudados que se deben utilizar como recursos alimenticios para los microorganismos protectores que crecen de lado a lado de la hoja y la cubren en su totalidad a fin de protegerla. Asi, cuando la espora de un hongo patógeno, ingresa al campo de cultivo y llega a la superficie de la planta, ésta ya va a estar protegida y el patógeno que llegó en estado latente (espora), no puede acceder al interior de la hoja porque no hay alimento que le permita germinar y comenzar a crecer. Si no hay comida, si no hay espacio, si no puede llegar al interior de la planta, no hay forma de que la enfermedad se vaya a manifestar.

En lo que respecta a los insectos plaga, el planteamiento es similar, queremos asegurarnos de que ni siquiera sepan que nuestro cultivo existe. En otras palabras, se trata de hacer que sigan su vuelo hacia el campo del vecino, en donde el agricultor que utiliza químicos tóxicos puede lidiar con el problema.

Es importante saber que existe cura para los problemas de fitosanidad que tenemos.

Hablemos del sistema radical. En el suelo, todo el sistema de raíces (todos los pelos radicales), deben estar cubiertos por esa capa protectora de bacterias, hongos, protozoos y nematodos que mencionamos anteriormente, de ahí que, no importa lo que esté sucediendo, ninguna de las enfermedades subterráneas podrá causarnos un problema.

Otro aspecto que debemos considerar en lo que se refiere a los insectos plaga y los organismos causantes de enfermedades es: en dónde están pasando el invierno. Debemos averiguar dónde están los reservorios de esos organismos patógenos en los campos agrícolas o en las granjas y ahí debemos establecer a los microorganismos beneficos que inhibirán, consumiran y competirán con esos patógenos sin importar el lugar en que se encuentren.

Tenemos que asegurarnos de llevar una muy buena biología a los sitios donde están hibernando las esporas de los organismos causantes de enfermedades y los huevecillos de los insectos plaga, para eliminar todas esas poblaciónes en más del 90% durante el período de invierno. En la primavera, cuando esos huevecillos eclosionan y las esporas germinan y comienzan a crecer, debemos asegurarnos de aplicar los organismos beneficos en los lugares donde los patógenos están cobrando vida, y asi vamos a tener competencia, consumo e inhibición que reducirán otro 90% de ese 10% de población restante.  Posteriormente, cuando los huevecillos que quedan eclosionen y se conviertan en insectos adultos que nos van a estar causando problemas, o bien cuando las esporas de los patógenos estén listas para ser transportadas por el viento y esparcidas sobre los cultivos, debemos tener a los organismos beneficos en las superficies de nuestras plantas, para que se hagan cargo de ese ultimo 1%.  Por lo que, en ningún momento hay forma de tener una población alta de alguno de los insectos plaga o de los hongos o bacterias patógenos presentes en nuestros campos de cultivo.

No queremos acabar con los microorganismos benéficos, porque si hacemos algo para destruir ésta biología, estamos haciendo lo incorrecto. Por el contrario, hay que asegurarnos de tenerla siempre en la superficie del follaje, y en el otoño, cerciorarse de tenerla en la superficie del suelo, presente en los residuos de cultivo para que aumente su tasa de descomposición. De este modo, estamos eliminando a los “malos” y promoviendo la presencia de los benéficos durante todo el invierno.

Cuando llegue la primavera podemos aplicar un té de composta foliar para que todos estos organismos beneficos se adhieran instantáneamente a la superficie de las plantas. Podemos hacerlo en la etapa de primera hoja verdadera, y así asegurarnos de que estamos estableciendo ésta biología. Podemos repetir esta aplicación aproximadamente un mes después, solo para asegurarnos de tener una buena cobertura.

Y ¿cómo saber que se tiene estos organismos beneficos en el suelo? ¿Cómo saber que están presentes en la superficie de las hojas para brindar protección? Un microscopio, nos permite analizar una muestra y detectar si hay o no biología benéfica en ella, por lo que es importante tenerlo y aprender autilizarlo.

Fuente: “Messages from Nature that Life is Lacking in the Soil” Dr. Elaine ingham

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s