PRIORIDADES DE MANEJO CULTURAL Y NUTRICIONAL 7ma Parte

3.- Realizar aplicaciones foliares de nutrientes es el tercer aspecto a considerar para este tipo de ecosistemas y condiciones de manejo, por las razones que se señalaron cuando mencionamos el hecho de poder alcanzar la máxima respuesta económica y al mismo tiempo tener un efecto regenerativo a largo plazo.

El mayor efecto en la regeneración del suelo a largo plazo proviene de las aplicaciones foliares de nutrientes, lo que activa la fotosíntesis, provocando un fuerte incremento en el proceso. Esto resulta en un mayor secuestro de Carbono y un rápido aumento de los depósitos de este elemento en el perfil de suelo.

4.- Aplicación de enmiendas de suelo de cualquier nutriente o nutrientes que específicamente falten en el perfil. La realidad es qué de origen, algunos suelos simplemente no tienen las cantidades adecuadas de ciertos minerales que son necesarios. Por ejemplo, sabemos que muchos suelos son deficientes en Molibdeno, o en Boro, por lo que adicionar las enmiendas requeridas para subsanar esas deficiencias también puede darnos una respuesta del cultivo muy sustancial.

Si observamos la secuencia de prioridades, nuevamente vemos que las enmiendas de suelo se ubican al final de la lista. En mi opinión, la realización de aplicaciones foliares de nutrientes y la aplicación de enmiendas al suelo se ha acentuado, especialmente en el ámbito de la agricultura biológica y orgánica, en gran parte porque esos han sido los recursos con los que históricamente hemos podido trabajar, sin embargo, no son las herramientas que nos dan la mayor respuesta económica y tampoco nos conducen de la manera más eficiente y efectiva hacia ecosistemas regenerativos a largo plazo.

Ahora bien, en base a nuestra experiencia en la implementación de estos sistemas de manejo en diversas granjas o fincas, las mejores respuestas de los cultivos las obtenemos cuando usamos lo que he llamado paquetes sinérgicos.

Un paquete sinérgico incluye diferentes tipos de productos en una misma aplicación, o bien en la misma ventana aplicación. Por ejemplo, cuando aplicamos un inoculante bacteriano a la rizósfera que contiene tal vez 20 cepas diferentes de bacterias y que tiene el efecto de aumentar la inmunidad, aumentar la disponibilidad de agua y nutrientes, desencadenar un efecto Resistencia Sistémica Adquirida (SAR), fijar Nitrógeno, absorber y mineralizar Fósforo en el perfil de suelo, etc. Si ese inoculante bacteriano se combina con un inoculante fúngico, digamos que hongos micorrízicos, generalmente obtendremos una respuesta mucho mayor del cultivo, comparativamente a cuando se aplica cualquiera de los dos inoculantes en forma individual.

También se puede agregar a la mezcla un bioestimulante microbiano, ya sea alguna sustancia húmica o algas marinas, que intensificará el impacto de los inoculantes biológicos.

Asimismo, se puede añadir algún nutriente a fin de reforzar la condición metabólica de las plantas, por ejemplo, Magnesio, Fierro ó Manganeso.  Si adicionamos esos nutrientes vamos a favorecer el proceso de fotosíntesis, lo que nos permitirá tener una mayor cantidad de azúcares que serán enviadas a las raíces y emitidas por ellas en forma de exudados para alimentar a la biología del suelo. De esta forma nuevamente obtenemos una mayor respuesta biológica.  

Igualmente podemos incluir un bioestimulante vegetal en lugar de un bioestimulante microbiano, por ejemplo, algas marinas, hormonas vegetales como las citoquininas, ácidos grasos esenciales o algunos aminoácidos.

Es decir, se podría agregar un bioestimulante vegetal, un nutriente, un bioestimulante microbiano e inoculantes bacterianos y fúngicos. Todo eso sería lo que llamamos un paquete sinérgico.

Es importante mencionar que cuando preparamos un paquete sinérgico como éste, en el que se seleccionan y se combinan productos de categorías completamente diferentes, el resultado es que uno más uno no es igual a dos. Frecuentemente, cuando combinamos estos diferentes materiales en los sistemas biológicos, podemos decir que uno más uno es igual a once, ya que, al integrarlos, obtenemos un efecto favorable muy pronunciado, mucho mayor de lo que se esperaría si se aplicara cualquiera de ellos en forma aislada.  

Fuente: “Cultural and Nutritional Management Priorities”

                   Webinar hosted by AEA, Featuring John Kempf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s