Blog

CONVIERTA SU PASTO EN UNA PRADERA

El césped se ha ocupado como un recurso importante en el diseño de jardines. Lamentablemente, se desperdicia una enorme cantidad de recursos cada año manteniendo estas áreas de pasto.  Hay un enorme impacto debido al césped en los jardines de México, ya que estos pastos requieren una enorme cantidad de agua de riego y absorben una cantidad muy alta de combustibles fósiles en forma de fertilizantes y productos químicos. Se estima que el riego de jardines representa casi un tercio de todo el uso de agua residencial, con un total de casi nueve mil millones de galones por día o casi 13 500 piscinas olímpicas de agua (Wormser, 2020).

Para ser exactos, el césped tiene como propósito ofrecer lugares para jugar y convivir. Además, tiene otros usos más allá de los deportes. En el diseño de jardines es común emplear franjas de césped como caminos o bien para enmarcar una pradera perenne. Sin embargo, la gran mayoría de los céspedes podados no ofrecen ninguna de estas ventajas, en cambio, son una amenaza para el planeta y para muchos seres vivos.

Una pradera es ideal ya que le brinda a la Tierra la oportunidad de curarse y regenerarse. Cuando los prados se establecen correctamente, se llenan fácilmente y crecen casi por sí solos. Con cada año en el suelo, las plantas de los prados mantienen más vida y construyen un suelo más saludable. Esto los hace bastante eficientes en la fijación de Carbono en el suelo, justo lo opuesto a un césped que consume muchos recursos. El césped es una de las formas en que dañamos a la naturaleza. Los prados son mucho más generosos y devuelven al suelo mucho más de lo que reciben.

Plantas que ayudan a convertir un pasto en un prado

Pastos:

Pasto azul (Poa pratensis)                                                                            

Pasto espiga morada (Nassella pulchra)

Pasto varilla (Panicum virgatum)

Pasto copetudo (Deschampsia cespitosa)

Plantas dicotiledóneas

Hisopo (Agastache foeniculum)

Rudbeckia (Rudbeckia hirta)

Asclepias (Asclepias tuberosa)

Girasol falso (Heliopsis helianthoides)

Cobea (Penstemon cobaea)

Flor de cardenal (Lobelia siphilitica)

Verbena (Verbena stricta)

Lupino (Lupinus sp.)

Coreopsis (Coreopsis lanceolata)

Hoja plateada (Pycnanthemum incanum)

Equinacea (Echinacea purpurea)

Asteracea (Symphyotrichum laeve)

Bergamota (Monarda fistulosa)

Referencias:

Wormser, O. (27 de Octubre de 2020). 21 PLANTS TO TRANSFORM YOUR LAWN INTO A MEADOW. Obtenido de The Rodale Institute Blog: https://rodaleinstitute.org/blog/21-plants-transform-your-lawn-into-a-meadow/

Panicum Virgatum
Parthenium Integrifolium

¿QUE SON LOS SERVICIOS AMBIENTALES?

(Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, 2019)

Los procesos ecológicos de los ecosistemas naturales suministran a la humanidad una gran e importante gama de servicios gratuitos de los que dependemos. Estos incluyen: mantenimiento de la calidad de la atmósfera (lo cual ayuda a regular el clima), mejoramiento de la calidad del agua, control de los ciclos hidrológicos (incluyendo la reducción de la probabilidad de serias inundaciones y sequías), protección de las zonas costeras por la generación y conservación de los sistemas de arrecifes de coral y dunas de arena,  generación y conservación de suelos fértiles, control de plagas de cultivos y de vectores de enfermedades, polinización de diversos cultivos, disposición directa de alimentos provenientes de medios ambientes acuáticos y terrestres, así como el mantenimiento de una vasta “reserva genética” de la cual el hombre ha extraído las bases de la civilización en  forma de cosechas, animales domesticados, medicinas  y productos industriales.

Hoy, no solo la comunidad científica, sino cada vez más, el hombre común aprecia la generosidad de esos servicios ecosistémicos.

Paulatinamente, el ser humano habrá de tomar conciencia de que mediante los arrecifes de coral y las dunas se protegen las zonas costeras y que la naturaleza colabora en la generación y conservación de los suelos, el control de las plagas de cultivos y vectores de enfermedades, y en la polinización de muchos cultivos, entre muchos otros beneficios.

La calidad y cantidad de los servicios ecosistémicos de México se relacionan con su privilegiada posición geográfica, entre los dos grandes océanos, y sus formidables cadenas montañosas. Esto favorece la variedad de sus climas y permite que el 70.2% de la extensión total del territorio presente casi todos los tipos de vegetación natural terrestre, la cual está conformada de ecosistemas forestales arbolados (bosques y selvas) en un 33%, de matorrales xerófilos en un 29% y de otras áreas forestales en un 8.2% (pastizales naturales, pastizales halófilos, pastizales gipsófilos, popales y tulares, principalmente). Todos estos espacios son hábitat de una fauna extraordinaria que cuenta con una gran diversidad de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios, además de insectos, lo que en conjunto aporta belleza paisajística, sentimiento de apego y experiencia espiritual.

Otra parte del capital natural de México formada por costas, mares y territorio insular, es también escenario de magnífica belleza, con su variedad de flora y fauna única en el mundo, así como recursos minerales.

Es claro que la veta de servicios ambientales medibles y tangibles –de provisión, de regulación y de soporte, se complementa con la veta cultural, la sutil, que relaciona profundamente al ser humano con la naturaleza.

Aunque imperceptibles para muchos, las personas obtienen de estos últimos inspiración estética, identidad cultural, sentimiento de apego al terruño y experiencia espiritual.

En la veta cultural se encuentran sitios, organismos o entidades de importancia espiritual clave: árboles sagrados, animales o paisajes a los que muchas culturas en todo el mundo les conceden el más alto rango, no solo en su vida personal y comunitaria, sino también en su cosmogonía y en su sentido de pertenencia y de trascendencia.

No es extraño entonces que los pueblos originarios procuren mantener viva la fuente cultural de los servicios ecosistémicos, a diferencia de las culturas modernas que se enfrentan a la pérdida de la relación hombre-naturaleza que ha generado el síndrome del déficit de naturaleza, un tema para la reflexión global. 

Referencias:

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. (17 de Enero de 2019). Obtenido de ¿Qué son los servicios ambientales?: https://www.gob.mx/semarnat/articulos/que-son-los-servicios-ambientales-186397?idiom=es

LA CRISIS DE LOS FERTILIZANTES Y LAS FUENTES ALTERNAS

Los precios de los fertilizantes siguen subiendo a niveles sin precedentes, lo que sigue afectando los costos de producción de los agricultores en todo el mundo. A medida que aumentan los precios de los fertilizantes y otros insumos, se anticipa que 2.5 millones de acres que se cultivan con maíz en Estados Unidos se cambiarán para producir soya, que requiere menos fertilizantes. Este fenómeno también se puede ver reflejado en qué, a pesar de las mejores expectativas de cosecha para el maíz durante los últimos 3 meses en Estados Unidos, los precios a Diciembre se han incrementado. Esto no ha pasado al mismo tiempo en las últimas 3 décadas.

Los precios de la urea, un fertilizante nitrogenado, subieron drásticamente, ya que los principales productores, CF Industries y Yara, anunciaron en 2021 que se vieron obligados a reducir temporalmente la producción de fertilizante y otros productos químicos en Europa, debido a los altos precios del gas natural que están afectando los márgenes en la producción del amoniaco.

Fuente, https://gcma.com.mx/mexico-eleva-su-dependencia-de-importaciones-de-fertilizantes/

Las importaciones en 2020 fueron de 3.5 millones de toneladas lo cual representó un alza de 20% respecto al 2019. El 70% de estas compras fue de fertilizantes nitrogenados, 18% de potásicos, y 12% de fosfatados.

Los precios nacionales de la Urea y el Fosfato diamónico (DAP) en el mercado nacional se encuentran en niveles récord, ya que su precio promedio presenta un respectivo incremento de 10.8% y 48.3% en comparación con los observados en julio de 2020; y de 44.8% y 31.9% respectivamente, versus el mismo mes en 2019. (Coyoli, 2021)

Estados Unidos es un importante importador de nutrientes agrícolas, ya que importa el 20% de su urea y el 40% de su nitrato de amonio de Rusia. Pero actualmente, China y Rusia están restringiendo sus exportaciones de fertilizantes para garantizar un suministro interno suficiente. Además, los consumidores están experimentando la inflación más pronunciada desde 1990.

Aunque la inflación generalizada de los insumos es una preocupación, todavía no afecta significativamente los márgenes de ganancia entre los costos de producción y los precios que debe obtener el agricultor “por tonelada producida”. La productividad y la agricultura sostenible serán la clave de esta premisa, produciendo más con menos. Las intenciones de siembra están siendo más afectadas por problemas de suministro de agua y de financiamiento, sin embargo, la demanda nacional e internacional de granos se mantiene firme.

Parece que finales de 2021 el precio de los fertilizantes ha llegado a su pico. Aunque han subido a niveles sin precedentes, lo que sigue afectando los costos de producción de los agricultores en todo el mundo, ya se registran señales de abatimiento. 
Su producción, y la de otros productos químicos en Europa, como los ingredientes activos de los agroquímicos, se había reducido debido a los altos precios del gas natural que afectaron los márgenes en la producción del amoníaco, otro insumo clave. Pero el precio del gas natural ya está en proceso de estabilización ubicándose en los $3.68 dólares (MMBtu) contra los $6.50 del mes anterior. 

Esta reducción del 40% se debe a que se esperan temperaturas menos extremas alrededor del mundo este invierno. Asimismo, ya se empieza a reestablecer la producción de amoníaco por parte de CF Industries en Europa. 
El índice de precios de los fertilizantes superó la semana anterior los $1,094.35 dólares por tonelada, un récord. La urea, un fertilizante nitrogenado a base de amoníaco, también alcanzó un precio récord superior a los $900 dólares la tonelada y así sucesivamente.

Ante un panorama tan complejo es importante plantear alternativas de solución, tales como:

  • Optimizar la eficiencia de la fertilización (eg. mediante análisis de fertilidad de suelos, análisis de extracto de hoja [servicio ofrecido por Quimcasa de México])
  • Aprovechar reservas de nutrientes en el suelo (eg. Fósforo)
  • Producción agrícola orgánica
  • Uso de compostas
  • Uso de biofertilizantes
  • Incorporación al suelo de rastrojos
  • Empleo de abonos orgánicos y biofertilizantes.

Las Cianobacterias como fuente de Biofertilizantes (Vanegas Guerrero y otros, 2014)

Las Cianobacterias son organismos unicelulares procariotas que poseen un sistema fotosintético muy similar al de las plantas. Pueden desarrollarse en colonias o pueden formar filamentos. Por lo general, las cianobacterias filamentosas tienen células especializadas llamados heterocistos cuya función es la fijación de nitrógeno mediante la enzima nitrogenasa.

Muchas cianobacterias, poseen la doble capacidad de fijar Carbono y Nitrógeno, ya que los toman de la atmósfera en donde se encuentran en forma de gases CO2 y N2. Esta característica les permite desarrollarse sin problema en suelos pobres en Nitrógeno. Otra gran ventaja que presenta este tipo de bacterias es que tienen un amplio rango de adaptación, desde los fríos ambientes de la Antártica y el Ártico, hasta los áridos desiertos.

Los biofertilizantes son preparados basados en microorganismos propios del suelo o de las plantas, pero con tasas de población mucho más altas de lo que normalmente se encuentran en la naturaleza. Estos cultivos microbianos son multiplicados a nivel de laboratorio, para posteriormente aplicarlos en campo. Los biofertilizantes facilitan la captación o solubilización de nutrientes, producen fitohormonas que favorecen el enraizamiento, protegen a la planta frente a patógenos, degradan sustancias tóxicas y mejoran la estructura del suelo.

Una estrategia para aumentar la competitividad del sector agrícola y sobrellevar la problemática de los fertilizantes, es la incorporación de biofertilizantes de cianobacterias. Esta estrategia es ambientalmente amigable ya que permite reducir la aplicación de fertilizantes nitrogenados hasta en un 50%, de acuerdo con Prasanna et al., 2012 y Pereira et al., 2009; aumentar la asimilación de nutrientes en la planta, incrementar entre el 15-20% la producción de grano de arroz bajo condiciones de campo, de acuerdo con Innok et al., 2009; y mejorar la calidad del suelo, como lo mencionan Roger y Kulasooriya, 1980. Asimismo, el uso de cianobacterias permite la captación de gases de efecto invernadero como el CO2 y la producción de O2, de acuerdo con Herrero y Flores, 2008.

El potencial de las cianobacterias como biofertilizantes se debe a su capacidad para fijar Nitrógeno atmosférico, síntesis de azúcares por fijación de CO2, producir una gran variedad de metabolitos secundarios como vitaminas, antibióticos, insecticidas, y antifúngicos, mecanismos de solubilización de fósforo (Rai y Sharma, 2006), producción de sideróforos y reguladores de crecimiento (Prasanna et al., 2008).

Q CIAN. UN BIOFERTILIZANTE MEXICANO A BASE DE CIANOBACTERIAS

Q Cian es un biofertilizante a base de cianobacterias pertenecientes al género Anabaena desarrollado por Quimcasa de México.

Q Cian fue desarrollado para ser empleado como una fuente natural de nitrógeno en cultivos extensivos (arroz, maíz, cebada y trigo) en donde se han obtenido excelentes resultados. Gracias a estos resultados, se ha empleado en diversos cultivos como hortalizas (tomate, calabacita) o frutales (naranja, papaya) en etapas de alta demanda de nitrógeno, como es la de desarrollo vegetativo y fructificación.  

Q Cian se aplica de manera foliar, ya que las cianobacterias necesitan luz para poder realizar su trabajo; también se puede aplicar a la superficie del suelo, en la zona de goteo. Los efectos de las aplicaciones se pueden observar de 6 a 8 días después de haber sido realizadas, y se manifiestan en un mejor desarrollo del follaje (mayor número de hojas, de mayor tamaño y mejor coloración) y una mejor estructura de la planta, que se observa como un rápido y equilibrado crecimiento vegetativo. Al utilizar Q Cian es importante evitar el aporte excesivo de fertilizante nitrogenado al cultivo, ya que esto puede provocar que las cianobacterias reduzcan su eficiencia de fijación de nitrógeno.

Para obtener más información, contáctenos, con gusto le atenderemos:

info@quimcasa.com

Tel. 55 5251 8388

Referencias:

COYOLI, Y. (5 de Agosto de 2021). México eleva su dependencia de importaciones de fertilizantes. Obtenido de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas SA de CV: https://gcma.com.mx/mexico-eleva-su-dependencia-de-importaciones-de-fertilizantes/

HERRERO A, FLORES E. (2008). The cyanobacteria: molecular biology, genomics and evolution. Caister Academic Press, Norfolk, p 484

INNOK, S., CHUNLEUCHANON, S., BOONKERD, N. AND TEAUMROONG, N., (2009). Cyanobacterial akinete induction and its application as biofertilizer for rice cultivation. Journal of Applied Phycology, 21, 737-744.

PEREIRA, I., ORTEGA, R., BARRIENTOS, L., MOYA, M., REYES, G., KRAMM, V. (2009). Development of a biofertilizer based on filamentous nitrogen-fixing cyanobacteria for rice crops in Chile. Journal of Applied Phycology, 21, 135-144.

PRASANNA R, JAISWAL P, SINGH YV, SINGH PK., (2008) Influence of biofertilizers and organic amendments on nitrogenase activity and phototrophic biomass of soil under wheat. Acta Agron Hung 56, 149-159

PRASANNA, R., JOSHI, M., RANA, A., SHIVAY, Y. & NAIN, L. (2012). Influence of co-inoculation of bacteria-cyanobacteria on crop yield and C–N sequestration in soil under rice crop. World Journal of Microbiology and Biotechnology, 28, 1223-1235.

RAI, A. K., SHARMA, N. K. (2006). Phosphate metabolism in the cyanobacterium Anabaena doliolum under salt stress. Current microbiology 52, 6-12.

ROGER P.A. & KULASOORIYA S.A. (1980). Blue-green algae and rice. International Rice Research Institute: Los Baños, the Philippines.

VANEGAS GUERRERO, J., HERNÁNDEZ BENITEZ, R. E., COLORADO GÓMEZ, M. A., RODRÍGUEZ SERNA, F. G., PERALTA SARMIENTO, N. M., CAUSIL LOZANO, M. E., & TORRES BRACO, D. A. (2014). Desarrollo de un Biofertilizante en Arroz a base de Cianobacterias. retos en micro, nano, y biotecnología. , 39-47.


LA SEQUÍA SEVERA EN MÉXICO

(Pérez S, Agosto 2021)

La sequía 2020-2021 ha sido la segunda más severa registrada en México. De acuerdo con el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la primera se presentó en el año 2011.

En abril de 2021, la Comisión reportó que tres cuartas partes del país estaban padeciendo debido a la falta de lluvias, más de la mitad del territorio nacional se encontraba en situación de sequía extrema.

Este desastroso panorama comenzó a presentarse en junio de 2020 en las zonas, sur, centro y norte del país. Benjamín Martínez López, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional, refirió en mayo de 2021, que estudios preliminares indicaban que el fenómeno de “La Niña” estaba relacionado con los meses de sequía.

Recientemente, la Comisión Nacional del Agua publicó un acuerdo de inicio de emergencia por sequía para garantizar el abasto de agua a la población.

Si bien desde julio las lluvias están presentes en territorio mexicano, la falta de agua prolongada y recurrente podría ser más profunda y extendida en el futuro, advierten especialistas.

Al observar la evolución de la temperatura global de 1850 a la fecha, resulta innegable que el planeta se está calentando, aunque ese calentamiento es diferencial.

En el Pacífico ecuatorial, por ejemplo, la temperatura no excede de un grado, pero más hacia el sur es mayor, en tanto que en el Pacífico occidental ha tenido un incremento sostenido, precisó el investigador durante la conferencia virtual “Impacto de la sequía en México”.

Lo que causa cierta preocupación es que se transite de una etapa de lluvias abundantes a un periodo seco que dure decenas de años o más de un siglo, y es que esto ya ha sucedido por lo que existe el riesgo latente de que la situación se repita, advirtió Benjamín Martínez.

Por esa razón, consideró pertinente realizar investigaciones para entender lo que sucedió, sus causas y de esa manera poder hacer simulaciones y en la medida de lo posible, llevar a cabo predicciones.

El Norte de México es donde más se ha acentuado el panorama de sequía, y la escasez de agua está afectando dos rubros:  las actividades agropecuarias como la agricultura y la ganadería se les destina el 76.7% del agua a nivel nacional; en tanto que el 14.2% es para consumo humano, detalló la doctora Christian Domínguez Sarmiento del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, quien también participó en la mencionada conferencia.

La sequía es una deficiencia en la precipitación sobre un período extendido, lo que resulta en una escasez de agua que causa impactos adversos en la vegetación, los animales y las personas.

¿Aridez o Sequía?

La sequía no es lo mismo que la aridez; ésta última significa que un lugar o región tiene un régimen pluviométrico bajo, es decir, que en el año llueve poco, como ocurre en las zonas desérticas, aclaró la especialista.

En México hay grandes variaciones, ya que regiones como Sonora y Chihuahua, en la frontera con Estados Unidos, se encuentran bajo condiciones de sequía extrema, mientras que la península de Yucatán no tiene ese problema.

Así, los factores humanos como la demanda y gestión del agua pueden incrementar el impacto que la sequía tiene en una región.

En la práctica, la sequía se define de varias maneras que reflejan diferentes perspectivas e intereses: la sequía meteorológica, que generalmente está basada en el grado de sequedad, y la duración del período seco.

La sequía agrícola vincula varias características de la sequía meteorológica a los impactos agrícolas, centrándose en la escasez de precipitaciones, estrés hídrico del suelo, reducción de niveles de aguas subterráneas o presas que son necesarias para el riego.

La sequía hidrológica, en cambio, ocurre generalmente después de períodos prolongados de escasez de lluvia, lo que puede dar lugar a importantes impactos sociales, ya que las regiones están interconectadas por sistemas hidrológicos y así el impacto de la sequía meteorológica puede extenderse mucho más allá de las fronteras del área deficiente en precipitación.

Entre las principales afectaciones de la sequía, dijo la investigadora, están los daños considerables a los ecosistemas, erosión y pérdida de suelos; degradación de la calidad del agua y degradación del paisaje. Se trata de un fenómeno natural que deja a su paso deterioros importantes, cuya consecuencia es que los ecosistemas tardan cada vez más en recuperarse.

Es importante conocer este fenómeno para determinar medidas de mitigación a corto y largo plazo.

Referencias:

Pérez S, I. (16 de Agosto de 2021). Ciencia UNAM. Obtenido de La sequía severa en México:

http://ciencia.unam.mx/leer/1146/la-sequia-severa-en-mexico

EL USO DE LOS CULTIVOS DE COBERTURA PARA DESARROLLAR SUELOS SUPRESORES DE ENFERMEDADES 8va Parte

Consideraciones importantes

  • La oxidación es la tendencia de los iones a ganar o perder electrones. Al respecto, el oxígeno participa indirectamente mediante el efecto que tiene en las bacterias y directamente mediante el efecto que tiene en los aniones.

Si pensamos en los principales aniones, específicamente Azúfre, Nitrógeno y Fósforo, estos pueden existir en el suelo en diferentes estados de oxidación, de hecho, son los que mas cambian. Como lo mencionamos anteriormente, el Nitrogeno, puede encontrarse en forma de amonio (NH4), que es su estado reducido, o de nitrato (NO3), que es su estado oxidado, y en cuyo caso tenemos la presencia de oxígeno. Lo mismo ocurre con el azufre, cuando está en forma de Sulfato (SO4) tenemos la presencia de oxígeno, y por supuesto también el efecto que éste ocasiona tanto sobre los aniones como sobre la población bacteriana, este ‘ultimo es un efecto biológico.

Entonces, las bacterias usarán los electrones del oxígeno, en el caso de estar en un ambiente aeróbio y los electrones del manganeso, fierro, etc. en el caso de estar en un ambiente anaerobio. Es importante tener presente que hay un efecto directo e indirecto debido a la presencia del oxígeno.

  • ¿Cuándo se recomendaría usar cultivos de cobertura?

La respuesta es muy simple:  en cada momento que exista la posibilidad de tener un suelo desnudo.

En otras palabras, no queremos dejar los suelos desnudos, por lo que es necesario establecer cultivos de cobertura. Lo deseable es tener los suelos cubiertos con plantas en crecimiento todo el tiempo.

Siempre que se tenga un suelo desnudo, ahí está la oportunidad de establecer cultivos de cobertura que sean reductores.

  • ¿Puede un suelo llegar a estar demasiado reducido?

Si, esto es de lo que los agrónomos han hablado todo el tiempo, cuando mencionan las desventajas de los suelos que son anaerobios.

Cuando se tienen suelos que están muy compactados, que no tienen un buen intercambio gaseoso o que están anegados, estos se convertirán en ambientes muy reducidos, y en este tipo de ambientes, solo se tiene población bacteriana completamente anaerobia. Esto tiene muchas desventajas potenciales en la producción, digestión y consumo de materiales orgánicos y de compuestos orgánicos, asi como debido a la producción de alcoholes como el etanol, metanol, etc.

Definitivamente si es posible tener un suelo que sea demasiado anaerobio.

  • ¿El centeno también iene un fuerte efecto oxidante?

No lo sabemos. Ojalá supieramos la respuesta. Sigo buscándola, pero aún no la encuentro.

  • La marchitez ocasionada por Fusarium tiende a aparecer en suelos anegados. Los cultivos que tienen un efecto

reductor en el suelo, ¿reducirian la presión por este marchitamiento?, y en su caso, ¿qué cultivos de cobertura son buenos para controlar el marchitamiento por Fusarium?

Me gustaría retomar algo que señalé anteriormente: la supresión de enfermedades es realmente una función de la biología, por lo tanto, todos los cultivos de cobertura que mencioné que tienen un efecto reductor en el suelo, ayudarán a crear un entorno en el que es menos probable que Fusarium sea un problema. El trigo sarraceno, las avenas, la alfalfa, las leguminosas forrajeras, maíz no transgénico, etc., todos son cultivos de cobertura que reducirán la virulencia de Fusarium. Sin embargo, es necesario encontrar una manera de manejar adecuadamente el agua en el suelo y de reducir la compactación. Dependiendo de cual sea la situación, tenemos que asegúrarnos de que los suelos no se aneguen, porque cuando esto sucede ocurren dos cosas: una es que, hasta cierto grado, se elimina la población bacteriana supresora de enfermedades que se ha desarrollado, es decir, toda la población bacteriana para ese efecto y la otra es que se debilitan los sistemas de raíces. Es muy importante tener en cuenta que simplemente por el hecho de tener suelos anegados, se puede crear un entorno inductor de enfermedades temporal, debido a que los sistemas de raíces están comprometidos y la biología, en general, está suprimida.

Entonces, los cultivos de cobertura que mencioné serían valiosos, pero también se debe manejar la compactación y la capacidad de retención de humedad del suelo.

Fuente: “Using Cover Crops to Develop Disease Supressive Soils”

                A webinar hosted by AEA. Featuring Jhon Kempf

EL USO DE LOS CULTIVOS DE DESARROLLAR SUELOS SUPRESORES DE ENFERMEDADES COBERTURA PARA 7ma Parte

Consideraciones importantes

  • En el caso de huertas de árboles frutales, cualquier cultivo de cobertura de los que se mencionaron

anteriormente (avena, trigo sarraceno, leguminosas forrajeras como la alfalfa), que pueda sembrarse entre las hileras de los árboles, tendrá un efecto reductor en el suelo. Aunque aun no podemos decirlo en forma definitiva, al parecer, cuando se maneja una sucesión con cultivos de cobertura que tienen un fuerte efecto supresor de enfermedades, es posible superar los problemas que éstas ocasionan en los cultivos, lo cual es algo muy importante para el productor.

  • En la naturaleza, las leguminosas como el trébol son reductoras del suelo, sin embargo, fomentan la presencia de  

plagas como los nemátodos. ¿Cómo se controlan los nemátodos en un entorno reductor?

Los nemátodos solo se alimentarán de leguminosas cuando éstas se encuentren en condición de proteólisis, es decir, cuando no tienen proteínas completas. Esto generalmente sucede cuando están en un ambiente en el que no hay suficientes microelementos. Los microelementos que faltan más comunmente son Molibdeno, Cobalto y Boro, de ahí que, muy frecuentemente, si se suministran niveles adecuados de estos 3 minerales, las poblaciones de nemátodos prácticamente desaparecerán.

Desde mi punto de vista, un problema de nemátodos es un problema nutricional, por lo que se puede resolver proporcionando la nutrición adecuada. De esta forma, cuando se maneje el trébol como cultivo de cobertura, podremos tener todos los efectos reductores que se están buscando para desarrollar un suelo supresor de enfermedades.

  • ¿Cómo puedo evaluar el eH en mi suelo? 

Es posible hacerlo porque realmente es económico, sin embargo, no es importante. Puede parecer absurdo, pero en realidad no importa medir el eH, y aquí está la parte interesante, no se trata de la química del suelo, se trata de la biología.

El problema de medir el eH es que es un parámetro que cambia muy rápido. Si por ejemplo se tiene una semana con clima cálido y seco en el mes de Agosto, y en consecuencia el suelo se seca y comienza a agrietarse, el resultado de la medición de eH será como si el suelo estuviera extremadamente oxidado. Digamos que posteriormente el suelo recibe una pulgada y media de lluvia y se satura, entonces, tan solo diez horas mas tarde, el resultado de la medición de eH será como si el suelo estuviera extremadamente reducido. En otras palabras, el valor de eH puede variar muy rápidamente hacia un lado y otro (oxidación / reducción). De ahí que no se trata de cuál es el eH en el suelo, la pregunta más importante es si nuestra población bacteriana es principalmente reductora o principalmente oxidante, eso lo que realmente debería preocuparnos. Y la única forma en que podemos modificar ésta condición, es cambiado las rotaciones de nuestros cultivos comerciales y de nuestros cultivos de cobertura para asegurarnos de manejar en su mayor parte cultivos reductores y la menor cantidad posible de cultivos oxidantes.

  • La labranza para abrir suelos compactados y aumentar el intercambio gaseoso ¿es más benéfica que su

potencial efecto oxidativo negativo?

Definitivamente si, hay un momento y un lugar para abrir el suelo compactado mediante labranza profunda. Se puede pensar en ello como un proceso de dos pasos. Antes de que se pueda desarrollar una población que esté dominada por anaerobios facultativos, primero se necesita tener un buen intercambio gaseoso. Es decir, un buen intercambio gaseoso viene en primer lugar, los anaerobios facultativos vienen en segundo lugar.

No tendremos grandes poblaciones con bacterias anaerobias facultativas predominantes hasta que se haya abierto el suelo para dar lugar a un buen intercambio de gases.

  • ¿Es necesario incorporar la alfalfa para´lograr la máxima supresión de enfermedades?

Si, recordemos lo que estaba sucediendo en el caso de producción de papa que previamente mencionamos como ejemplo.  Alli estaban proporcionando una fuente de alimento para la proliferación de la población bacteriana y luego prepararon el entorno primero inundándolo y posteriormente dejándolo secar. De esta forma, conformaron el medio ambiente del suelo para garantizar que la única comunidad bacteriana que estaría presente para prosperar realmente y consumir toda esta biomasa fueran los anaerobios facultativos.  ¿Podría haberse tenido el mismo efecto sin esa fuente de alimento presente? Se podría haber cambiado un poco la comunidad microbiana con solo consumir los sistemas de raíces, pero no en el mismo grado en el que se pudo hacer al tener presente toda esa biomasa vegetal. Es decir, toda esa biomasa que se incorporó era necesaria para cambiar los anaerobios facultativos de ser el 10% a ser el 80 ó 90% de la población. Se requería de esa fuente de alimento para permitir que realmente detonara ese segmento específico de la población.

  • Dado que es difícil depender de los resultados de las mediciones de eH debido a las fluctuaciones constantes.

¿Hay alguna forma de obtener un promedio de eH a través del tiempo y de realizar múltiples evaluaciones? y ¿Cómo podemos usar esos resultados para determinar las necesidades de los cultivos de cobertura?

En realidad no es necesario hacerlo. No me preocupa el valor de eH a lo largo del tiempo, tampoco me preocupa el eH en un momento dado, lo que realmente nos interesa y por lo que debemos preocuparnos, es por tener una población bacteriana que primordialmente tenga un efecto reductor.

Realmente es muy simple, ninguno de nuestros suelos agrícolas tiene poblaciones de bacterias que sean predominantemente reductoras, debido a todo lo que hacemos en nuestros sistemas de producción. Realizamos labranza, aplicamos cal agrícola, nitratos y otros fertilizantes de síntesis química, todas éstas cosas que estamos aplicando tienen un efecto oxidante.

Desde una perspectiva verdaderamente práctica, necesitamos establecer exclusivamente cultivos de cobertura que tengan un efecto reductor para tratar de equilibrar todas esas practicas de manejo que estamos llevando a cabo. Es lo único que tenemos que hacer.  

Dado que la situación es que ninguno de nuestros suelos tiene suficientes bacterias reductoras, no importa cuál es el número de eH y que es lo que está sucediendo, ya que nuestras prácticas de manejo están en el extremo oxidante de la escala de eH. Posiblemente hayamos desequilibrado por completo el sistema del suelo al estar haciendo cosas que, ante todo, tienen un efecto oxidante, por lo que necesitamos tratar de recuperar algo de equilibrio empleando cultivos de cobertura y cultivos comerciales que solamente tengan un efecto reductor.

Fuente: “Using Cover Crops to Develop Disease Supressive Soils”

                A webinar hosted by AEA. Featuring Jhon Kempf

EL USO DE LOS CULTIVOS DE COBERTURA PARA DESARROLLAR SUELOS SUPRESORES DE ENFERMEDADES 6ta Parte

Consideraciones importantes

  • La oxidación es el proceso natural de meteorización que se produce en presencia de oxigeno, luz y demás factores ambientales. Por ejemplo, cuando exponemos una pieza de metal al aire y esta comienza a corroerse, eso es oxidación. Lo opuesto a ello sería tomar esa pieza de metal oxidado y sumergirla en vinagre de sidra manzana, ya que el vinagre es un ambiente muy reducido, el óxido se va a desprender y el metal se va a limpiar y volverá a tomar brillo. En otras palabras, todo el óxido se convertirá nuevamente en fierro reducido al estar dentro del vinagre.

Algunos ejemplos de entornos muy reducidos además del vinagre de sidra de manzana serían el yogurt, el chucrut*, el ensilaje de maíz, el yogurt, un cultivo de arándano negro o un arrozal. ¿Qué tienen en común todos ellos? Todos son ambientes en los que se tiene fermentación anaeróbica, por lo que son ambientes muy reducidos.

Si tomamos el caso del Nitrógeno como un ejemplo, en un suelo con un cultivo de arándanos negros y un arrozal, tienes un ambiente muy anaeróbico. Con anterioridad mencione que los aniones y muchos de los micro elementos de naturaleza metálica existen en el suelo ya sea en estado reducido o en estado oxidado. En el caso del Nitrógeno también se puede tener nitrógeno reducido o nitrógeno oxidado. El nitrógeno oxidado es el nitrato, en el cual el oxígeno está asociado con el nitrógeno (NO3), pero cuando se tiene un ambiente muy reducido, el Nitrógeno está en forma de amonio, que es el Nitrógeno reducido (NH4), y tanto los arándanos como el arroz dependen de absorber la mayor parte de su Nitrógeno en forma de amonio porque están adaptados de forma nativa para vivir en un entorno muy reducido.

En lo que respecta al cultivo de arándano, se hace mucho énfasis en la importancia de tener un pH ácido para su producción. Es cierto que los arándanos prosperan en un pH ácido, sin embargo, lo que necesitan en forma igualmente importante, incluso diría que aun más importante que suelos con pH´s acidos, es tener un ambiente reducido, ya que en este tipo de entorno se tiene una disponibilidad excepcionalmente alta de manganeso, fierro y fósforo en sus formas reducidas, que son los tres nutrientes de los cuales los arándanos tienen requerimientos muy altos y también se tiene Nitrógeno presente en forma de amonio.

En cuanto a la bioquímica de los suelos, el debate principalmente ha girado en torno al pH, sin embargo, necesitamos ampliar esa discusión poniendo también especial atención en el eH.

*Chucrut es un fermentado de la col, un alimento probiótico cuya preparación culinaria es originaria de algunas gastronomías centro europeas (Alemania, Austria, Alsacia, Suiza, Hungria, Polonia)  
  • ¿Qué sabemos sobre los tipos de malezas y su efecto en la oxidación y reducción?

Al observar los entornos en los que las malezas sobreviven y prosperan, podemos ver que hay un grupo que crece en suelos con laboreo, es decir, en ambientes sometidos a labranza, por ejemplo, los cenizos (Chenopodium álbum) y los quintoniles (Amaranthus hybridus L.) son malezas que parecen prosperar en ambientes oxidados. Sin embargo, con frecuencia las malezas están presentes porque son el mecanismo de corrección de la naturaleza, es decir, están ahi para tratar de devolver el equilibrio al ecosistema, por lo que es posible que tengan un efecto reductor en el medio ambiente del suelo. No lo sabemos con certeza, esto es solo una hipótesis.

Por otra parte, tenemos malezas que crecen en suelos muy compactados, con un intercambio gaseoso deficiente, por ejemplo, la grama (Elymus repens), entre muchas otras. Mi teoría hasta este momento es que las malezas generalmente están tratando de equilibrar el sistema, por lo que es cuestión de observar en qué entorno están creciendo y cuál sería el contrapeso correspondiente a dicho entorno.

  • ¿Cómo se relacionan el eH y el pH del suelo?

El eH y el pH no están necesariamente correlacionados.

Podemos imaginar una gráfica que tenga valores de eH en el eje de las “Y” (vertical) y valores de pH en el eje de las “X” (horizontal) y luego podemos dibujar un par de líneas a través de este gráfico, donde están los puntos neutros, lo que nos dará cuatro cuadrantes. Asi, tendremios un cuadrante ácido y oxidado y uno acido y reducido y por otra parte uno alcalino y oxidado y otro alcalino y reducido.   Hay un trabajo realmente interesante realizado por Louis Claude Vincent en Francia en los años 70´s, quien desarrolló estos cuadrantes, y llamó a su investigación bioelectrónica. Vincent identificó una región específica en estos cuadrantes de eH-pH, que representaba un entorno óptimo para una planta determinada. A su vez, cada uno de estos cuadrantes expresaba el potencial de infección viral, bacteriana o fúngica que se tenia, ya sea que se estuviera ubicado predominantemente en uno u otro.   De hecho, fue capaz de separar los diferentes tipos de infecciones en base al entorno bioelectronico en que te ubicas, midiendo y usando los datos de pH y eH, pero estos parámetros no necesariamente se correlacionan.

En los sistemas biológicos, cuando ocurre la fermentación, a menudo tiende ha haber una asociación entre acidez y reducción, particularmente cuando se tiene abundancia de fuentes de alimentos. De ahí que, si piensas en el chucrut yogurt, ensilaje de maíz o cualquiera de los ambientes que mencione anteriormente, son ambientes muy acidos como resultado de los metabolitos microbianos, ya que el proceso de fermentación bacteriano produce compuestos acidos que bajan el pH. Por esta razón, frecuentemente hay una correlación entre un ambiente reducido y un ambiente ácido, sin embargo, esto no es universal. Es decir, no es necesariamente cierto.

  • Los compuestos derivados de la glucosa son comunes en las Brassicas, de tal manera que podemos esperar que

estas plantas favorezcan la presencia de bacterias reductoras en el suelo, como sucedió en el caso de las variedades de avena resistentes a enfermedades que referí anteriormente. Se esperaría que ocurriera lo mismo con las mostazas, sin embargo, al momento no cuento con ninguna evidencia documentada al respecto.

  • El cultivo de alfalfa tiene un efecto reductor muy pronunciado y es un supresor de enfermedades muy fuerte.

En este sentido, desde una perspectiva de supresión de enfermedades y sanidad del suelo, y en busca de una condicion ideal, solo recomendaría realizar prácticas de labranza cuando se tengan problemas de estructura que deban resolverse. Es decir, si hay compactación en el suelo que nos está generando entornos muy anaeróbios, es necesario alterarlo.

Lo ideal es desarrollar un entorno de suelo del que se remueva la compactación y una vez resuelto este problema no realizar prácticas de labranza, porque los entornos óptimos de suelo son ligeramente anaerobios.

Es muy importante tener en cuenta que los ambientes de suelo supresores de enfermedades son ligeramente anaerobios, no extremadamente anaerobios ni aerobios. Su pH óptimo está ligeramente por debajo del punto neutro de 7.0 (6.2, 6.4, 6.8), y el eH óptimo también está ligeramente por debajo del punto neutro, esto es, ligeramente por debajo de 28. Digamos que en un rango que va de 24 a 26 (ligeramente reducido).

Fuente: “Using Cover Crops to Develop Disease Supressive Soils”

                A webinar hosted by AEA. Featuring Jhon Kempf

EL USO DE LOS CULTIVOS DE COBERTURA PARA DESARROLLAR SUELOS SUPRESORES DE ENFERMEDADES 5ta Parte

Sabemos que cada cultivo tiene una relación simbiótica con cierto grupo de bacterias y otros organismos. Algunas plantas tienen relaciones simbióticas con grupos de bacterias que tienden a producir un efecto oxidante, mientras que otras tienen una relación simbiótica con grupos de bacterias que ocasionan un efecto reductor. Anteriormente describimos como los ambientes reductores o los ambientes oxidantes pueden cambiar la población bacteriana del perfil de suelo.

Ahora bien, el hecho de que las bacterias puedan ocasionar un efecto reductor o un efecto oxidante, hasta cierto punto está determinado por el ambiente del suelo, pero también está determinado por el tipo de cultivo, ya que dicho efecto es provocado por una bacteria asociada a éste, y esa bacteria tiene un efecto reductor sobre los minerales presentes en el suelo.

Los microelementos y minerales traza de naturaleza metálica como el Manganeso, Fierro, Cobre, Cobalto y demás, asi como también minerales como el Fósforo, Azufre, Nitrógeno, etc., pueden estar en forma oxidada o en forma reducida. Cuando tenemos suelos que en su mayor parte tienen bacterias reductoras en un ambiente reducido, dichas bacterias usarán electrones de todos esos minerales transformándolos a su forma reducida.

Desde una perspectiva bioquímica, las bacterias son el mediador entre lo que sucede en el entorno y lo que les sucede a los minerales en el sistema de suelo. En otras palabras, las bacterias pueden transformar los microelementos, minerales traza y otros nutrientes ya sea a su forma oxidada o a su forma reducida. Lo deseable es tener bacterias que los conviertan a sus formas reducidas, porque esto es muy importante para la absorción de nutrientes, lo cual en si mismo es todo un tema.

Lo más importante que debemos tener presente es que cada cultivo (ya sea cultivo comercial o cultivo de cobertura), tiene relaciones simbióticas con bacterias reductoras ó con bacterias oxidantes, y que estas cambiarán tanto la condicion del suelo como su comunidad microbiana para hacer que se vuelva más supresor de enfermedades o bien más promotor de enfermedades. El problema con muchas de nuestras prácticas de manejo agrícola hoy en día, es que hacemos muchas cosas que tienden a producir un efecto muy oxidante en el suelo. Aplicamos cal, fertilizantes nitrogenados y muchos agricultores todavía realizan labranza en sus suelos.

Muchas de las cosas que hacemos tienen un efecto oxidante, en consecuencia, muchos de nuestros suelos están demasiado oxidados, es decir, ya no hay suficiente efecto reductor en su sistema. De ahí que es necesario hacer algo para compensar este desequilibrio entre oxidación y reducción. Se trata de promover un efecto más reductor produciendo cultivos comerciales y cultivos de cobertura que estimulen a las bacterias reductoras en vez de a las bacterias oxidantes. ¿Cuáles son algunos de esos cultivos que tienen una relación simbiótica con bacterias supresoras de enfermedades?

En este sentido hay unos cuantos quie son excepcionalmente notables, pero hay muchos otros sobre los que tenemos información limitada y acerca de los cuales todavía estamos tratando de aprender más.

Uno de los cultivos que tiene un efecto reductor muy fuerte es el maíz no transgénico. Estoy enfatizando específicamente en la característica de no transgénicó, porque este tipo de maíz tiene un perfil de aminoácidos y un perfil de carbohidratos muy diferente al del maíz transgénico.

Cuando se produce maíz genéticamente modificado, el perfil alterado de aminoácidos y carbohidratos que la planta emite a través del sistema de raíces en forma de exudados, da como resultado un microbioma alterado. Así, el cultivo de maíz transgénico en realidad tendrá un microbioma de bacterias que fomentan las enfermedades (bacterias que tienden a ser oxidantes), en lugar de bacterias supresoras de enfermedades.

Dentro de las leguminosas forrajeras, la alfalfa es particularmente notable por tener un efecto supresor de enfermedades, también los tréboles dulces, el trébol rojo carmesí, el trébol blanco, etc. Todas las leguminosas forrajeras que conozco tienden a producir un fuerte efecto reductor, o sea un fuerte efecto supresor de enfermedades.

De entre los granos, sabemos que el trigo es particularmente oxidante y tiene relaciones simbióticas con bacterias oxidantes, sin embargo, no hay mucha información al respecto. He buscado arduamente información acerca de otros granos como la cebada, el centeno y la espelta, pero no he logrado encontrar mucho.

Hasta donde sabemos, la avena tiene un fuerte efecto reductor. Existe una historia realmente interesante acerca de un trabajo de mejoramiento genético en avena, que llevó a cabo alguien conectado conmigo. Hace muchos años, tengo entendido que a mediados de los 60´s, las avenas también tenían un efecto oxidante, pero hubo un brote, me parece que de mancha gris de la hoja. Esta enfermedad estaba muy extendida y diezmó el cultivo en toda Norteamerica.

Durante dos o tres años consecutivos, los genetistas estuvieron trabajando muy activamente para tratar de desarrollar variedades resistentes a dicha enfermedad, finalmente tuvieron éxito en ello y estas variedades se adoptaron rápidamente en todo el país.

Las nuevas variedades de avena eran resistentes a la mancha gris de la hoja debido a un aumento en las concentraciones de glucosinolatos en la savia de la planta, de tal forma que, cuando mayores concentraciones de estos compuestos eran emitidas a través de los sistemas de raíces en forma de exudados, ocasionaban una alteración del microbioma, cambiándolo de tener un efecto principalmente oxidante a uno principalmente reductor.

Esto me parece realmente interesante porque definitivamente habla de cómo el perfil nutricional y la integridad nutricional de una planta, tal y como se refleja en la expresión epigenética, puede cambiar la proliferación microbiana en el suelo. Un ejemplo de esto sería el caso del maíz transgénico versus el maíz no transgénico.

Otro cultivo de cobertura que se sabe que tiene efectos supresores de enfermedades muy fuertes es el trigo sarraceno.

Estos son los cultivos de los podemos decir que realmente tienen un efecto supresor de enfermedades, dicho de otro modo, de los que sus simbiontes bacterianos tienen un efecto reductor.

Por otro lado, los cultivos que sabemos que son particularmente oxidantes son el maíz, el trigo y la soya transgénicos, del resto, debo decir que no tenemos información.

Suponemos que probablemente las Brassicas y las mostazas (que pertenecen al mismo género), pueden ser reductoras, pero no lo sabemos a con certeza.

Falta mucha información y hay mucha tarea por hacer en ésta área, a fin de aprender a desarrollar suelos supresores de enfermedades.

Fuente: “Using Cover Crops to Develop Disease Supressive Soils”

                A webinar hosted by AEA. Featuring Jhon Kempf

EL USO DE LOS CULTIVOS DE COBERTURA PARA DESARROLLAR SUELOS SUPRESORES DE ENFERMEDADES 4ta Parte

¿Cómo podemos replicar el manejo que se realizó en la region productora de papa en Idaho?, ¿Cómo podemos producir ese efecto de supresión de enfermedades en nuestro suelo? Muchos de nosotros no utilizamos el riego por inundación y no tenemos la opción de inundar nuestros campos de cultivo, entonces, ¿cómo producimos el mismo efecto que ellos fueron capaces de generar? Hay dos formas distintas de hacerlo y cambiar la población microbiana del suelo con base en lo que está sucediendo en el perfil.

Para dar algo de contexto a esto, quiero comentar un poco sobre Redox y Eh, lo que realmente es y cómo funciona. Cuando nos referimos a Redox, tenemos una escala de oxidación-reducción con valores que van de 0 a 42, y un punto neutral de 28.  Quizá ahora estés preguntándote por qué no has escuchado hablar de Redox antes.

El Potencial de Oxidación-reducción (ORP) ó Eh en realidad tiene un impacto mucho mayor en la disponibilidad de nutrientes que el pH, particularmente para todos los microelementos y minerales traza. El Manganeso, Cobre, Fierro, Cobalt, etc. son extremadamente dependientes del valor de Eh. Si es asi, ¿por qué nadie habla de esto?, ¿por qué no hay más investigación y mas información disponible sobre Eh?, es decir, sobre el potencial de oxido reducción del suelo.

La razón por la que esto no está tan estudiado y descrito es porque se trata de un parámetro muy difícil de medir. Numéricamente es muy inestable, se mueve todo el tiempo, debido a que tan solo en el ambiente del suelo hay muchas situaciones que impactan su valor. Cualquier cosa que acentúe el efecto de la meteorización en el suelo, como la labranza o la sequía, por ejemplo, va a afectar el valor de su ORP.

Cada vez que se introduzcan altas concentraciones de oxígeno en el suelo. se va a producir un efecto oxidante. Asi tenemos que, cuando los suelos se secan se oxidan más, y cuando se inundan y se saturan, se vuelven mas reducidos.

En lo que respecta a la medición de la bioquímica, continuamente está fluctuando, digamos que siempre se esta moviendo hacia adelante y hacia atrás, o de un lado a otro. Es un poco como si se estuviera tratando de estabilizar un blanco en movimiento. El valor fluctúa demasiado, tanto, que por eso ha sido difícil de estudiar y de analizar lo que verdaderamente está ocurriendo.

En la parte superior izquierda de las Figuras 1 y 2, se mencionan diferentes practicas de manejo que pueden tener un fuerte efecto oxidante en el perfil del suelo. Podemos ver que las aplicaciones de Nitrato, de cal agrícola y de fertilizantes (la mayoría de los fertilizantes quimicos), tienen un efecto oxidante muy fuerte. En otras palabras, algunas de las prácticas de manejo ágrícola que se llevan a cabo en la actualidad, tienden a provocar un efecto oxidante muy fuerte en el suelo, lo que ha originado suelos que presentan un efecto potenciador de enfermedades, en lugar de un efecto supresor de éstas.

¿Como podemos cambiar esto?, ¿cómo podemos equilibrar la balanza que se ilustra en las Figuras 1 y 2?

No se trata de la necesidad o el deseo de tener suelos completamente reducidos, ya que se presume que el valor de Eh fluctúa constantemente por algúna razón. Los suelos sanos y los ecosistemas saludables tendrán ésta fluctuación de forma natural y mostrarán cambios entre estados ligeramente oxidados y ligeramente reducidos. De hecho, debe ser una cifra fluctuante, no es sano si el número es estático, necesita estar moviéndose

El problema es que muchas de las cosas que hacemos al manejar nuestras explotaciones agrícolas tienden a ocasionar un efecto oxidante muy fuerte. Sin embargo, hay cosas que podemos hacer para ayudar a inclinar la balanza hacia los valores de reducción en la escala, como se indica en la parte superior derecha de las figuras 1 y 2.

Un nutriente que tiene un efecto reductor es el amonio, por supuesto también la biología del suelo y los sistemas de raíces.

Lo mas importante de todo esto es tener presente que la supresión de enfermedades en el perfil del suelo es un efecto de su biología, definitivamente es un efecto biológico. Las practicas agrícolas que llevamos a cabo como parte del manejo de nuestras fincas o ranchos, ya sea la aplicación de fertilizantes, la aplicación de cal agrícola, la labranza, el manejo de la humedad, etc., tienen un efecto supresor de enfermedades o un efecto potenciador de enfermedades debido a su influencia sobre la biología que habita en el suelo, y cómo ésta responde. No se debe a un efecto directo que ocasione cambios químicos en el perfil del suelo en sí mismo, los cambios se dan en sus perfiles biológicos.

Ahora bien, esta modificación en las proporciones de los tres tipos de poblaciones de bacterias: aerobias, anaerobias facultativas y anaeróbicas, puede ocurrir de dos formas diferentes, en realidad hay más de dos formas, pero las dos más importantes en los sistemas agrícolas biológicos son:

1.- pueden ser alterados por los niveles de redox en el perfil del suelo, de ahí que todas las herramientas de manejo mencionadas anteriormente pueden tener una consecuencia y

2.- se puede alterar el perfil biológico manejando los cultivos comerciales asi como los cultivos de cobertura que vayamos a establecer, debido a las diferentes bacterias con las que estos mantienen una relación simbiótica.

Fuente: “Using Cover Crops to Develop Disease Supressive Soils”

                A webinar hosted by AEA. Featuring Jhon Kempf

Figura 1. Suelo Oxidado
Figura 2. Suelo Reducido
Figura3. Suelo en Equilibrio REDOX

EL USO DE LOS CULTIVOS DE COBERTURA PARA DESARROLLAR SUELOS SUPRESORES DE ENFERMEDADES 3ra Parte

La técnica que se utilizó para controlar los problemas causados por Phytium, Rhizoctonia y Fusarium (patógenos transmitidos por el suelo) en la región productora de papa en Idaho consistíó en manejar una rotación de cultivos de 5 años, sembrando papa una vez cada 5 años. Los dos años previos a la siembra de papa establecieron un cultivo de alfalfa, el cual cosecharon durante 2 años. En la primavera del tercer año permitíeron que la alfalfa creciera aproximadamente a 2 pies de altura (unos 60 cm) y luego la incorporaron al suelo mediante un arado.

Para dar un poco de contexto, en estas regiones productoras el suelo es relativamente arenoso y predomina el riego por inundación, incluso hoy en día. Por la época en la que se implementó este método, casi en su totalidad se manejo con riego por inundación. Los suelos eran tan arenosos y tenían una infiltración de agua tan buena, que cuando se regaban (inundándolos), se podía entrar a hacer labores de cultivo para control de malezas 18 horas después de la percolación, y asi seguir trabajando en los campos, es decir, el agua se movía muy rápidamente a través del perfil de suelo.

En resumen, se dejaba crecer la alfalfa a una altura que iba de las 18 pulgadas a los 2.0 pies (45 a 60 centímetros), se incorporaba al suelo e inmediatamente después de arar, se regaba por inundación todo el terreno hasta que alcanzara el punto de saturación, lo dejaban saturado por un par de horas y luego cortaban el agua.

Hacer eso cambio toda la comunidad bacteriana del suelo y desarrolló un efecto supresor de enfermedades tal, que no se tuvieron problemas con Fusarium, Pythium y Rhizoctonia durante los cinco años posteriores a este manejo. ¿Puedes imaginar eso? Tuvieron un efecto de cinco años en la generación de un suelo supresor de enfermedades.

 ¿Cómo es que funciono esto?, ¿Cómo tuvieron éxito en el desarrollo de un perfil supresor de enefermedades que duró 5 años?

Entendámoslo de esta manera, se incorpora al suelo una gran cantidad de biomasa, toda esa alfalfa de 20 pulgadas a 2.0 pies de altura (45 a 60 cm.), lo que significa que tenemos una gran fuente de alimento para las bacterias que habitan en el perfil. Estas comienzan a descomponer los residuos del cultivo, y luego se riega el campo por inundación, haciendo que el suelo quede completamente saturado. Esta práctica produce un ambiente anaerobio que impedirá que las bacterias oxidantes (bacterias aerobias), sobrevivan. En otras palabras, se han eliminado las bacterias aerobias que se ubican en la parte superior de la escala de la gráfica de eH que se puede veral final del texto.

Posteriormente, permitimos que la inundación permanezca, y después de cuatro a seis horas, el agua se disipa fluyendo a través del perfil y saliendo del sistema, lo cual permite que el aire fluya hacia el interior del suelo. En consecuencia, el Oxígeno está regreso, es decir, vuelve a entrar al suelo. Recordemos que el terreno está recién arado, por lo cual se tiene un buen intercambio gaseoso.

Ahora bien, cuando el Oxígeno entra nuevamente al suelo, se crea un ambiente en el que las bacterias completamente anaerobias, que se ubican en la parte inferior de la escala (ver gráfica de eH), ya no pueden sobrevivir. Así que, lo único que nos queda, las bacterias que ahora consumirán la alfalfa y la usarán como fuente de alimento son las anaerobias facultativas que están en el centro de la escala de la gráfica de eH.

Mencionamos que se han eliminado las bacterias aerobias y las bacterias anaerobias. Con el fin de ejemplificar lo que sucedió podemos ponerle algunos números a esta situación.

Consideremos que estos suelos eran muy arenosos y en consecuencia tenían un buen intercambio gaseoso, lo que los hacia bastante aerobios. De ahí que, antes de que la alfalfa se incorporara podían haber tenido un 70% de bacterias aerobias, un 20% de bacterias anaerobias facultativas y 10% de anaerobias, obviamente con cambios en los diferentes niveles de profundidad, es decir en los diferentes horizontes del suelo. Sin embargo, después de la incorporación de la alfalfa, despues del riego por inundación y después de un poco de tiempo en el que las bacterias digieren y consumen los residuos del cultivo, es posible que el entorno haya cambiado por completo, pudiendo haber ahora un 5.0% de bacterias aerobias, un 5.0% de anaerobias y un 90% de anaerobias facultativas, y el hecho de que la población bacteriana predominante en el perfil del suelo sea de bacterias anaerobias facultativas, que son supresoras de enfermedades, permitió desarrollar este efecto de supresión en el suelo, que se prolongó cinco años después de realizar un solo tratamiento.

Fuente: “Using Cover Crops to Develop Disease Supressive Soils”

                A webinar hosted by AEA. Featuring Jhon Kempf

Gráfica de Oxidación-Reducción (eH)