Blog

“TECNOLOGÍA Q” EN LA PRODUCCIÓN DE MANGO (Mangifera indica)

La incorporación de la “Tecnología Q” a la producción de este cultivo ofrece al productor un apoyo total, ya que integra los aspectos de Sanidad, Nutrición y Activación fisiológica (sin aplicación de hormonas), lo qué aunado a un manejo agronómico adecuado, se constituye como una alternativa que le permite incrementar sustancialmente el rendimiento y tener una excelente calidad.

SANIDAD

Para prevenir y/o controlar la presencia de Cenicilla y Antracnosis, recomendamos utilizar Q 2000 en dosis de 2.5-3.0 ml/l de agua a un pH de 5.6.

Es importante mencionar que nuestro producto puede aplicarse sólo o bien, gracias a su efecto catalizador, en mezcla con los fungicidas convencionales que se utilizan comúnmente para controlar estas enfermedades, pero al 50 % de la dosis recomendada por el fabricante, obteniéndose el mismo efecto de control que cuando se aplica la dosis completa.

Q 2000 puede aplicarse cuantas veces sea necesario y no tiene restricciones de aplicación a cosecha.

Recuerde que una buena cobertura siempre es clave para lograr el mejor resultado.

Por otra parte, la aplicación de una mezcla con nuestros productos Fungi Q (4.0 – 8.0 ml/l de agua) + Q Algy (2.5 ml/l de agua) a un pH de 5.6, nos permite controlar problemas como la Fumagina y la Escama blanca.

En el caso de la Fumagina, podemos ver el desprendimiento de las manchas negras que recubren el follaje y la forma en que las hojas comienzan a limpiarse y a recuperarse (Fotos 1 y 2). Esto se puede observar fácilmente a los 2 ó 3 días después de la aplicación.

 

Foto 1                                                    Foto 2

En cuanto a la Escama blanca (Fotos 3 y 4), el daño se detiene y más aún se revierte tanto en el follaje y ramas como     en los frutos afectados (Fotos 5). El efecto de control se manifiesta inmediato a las aplicaciones y se mantiene a medida que éstas continúan. El árbol recupera la sanidad ya que el follaje se “limpia” aun cuando el daño haya sido severo. Los árboles mejoran su condición y aspecto y se logra un buen nivel de producción tanto en rendimiento como en calidad de fruto (Foto 6). De esta forma es posible tratar el problema aún en el caso de los árboles que están ubicados en las orillas de las huertas y que por ello están en contacto constante con el polvo de los caminos que es un importante foco de contaminación.

Foto 3                                                    Foto 4

Foto 5                                                    Foto 6

NUTRICION – ACTIVACION FISIOLOGICA

El efecto de activación promovido al utilizar nuestra línea de productos, se manifiesta notoriamente en los distintos tipos y variedades de mango. Hemos visto que las aplicaciones benefician cualquier fase del desarrollo floral o de fruto que exista en el árbol al momento de realizarlas. Es decir, por una parte, se promueve la expresión de la floración, presentándose el desarrollo de nuevas panículas con mayor vigor y tamaño (Foto 7) y asimismo se logra un aumento en el amarre de fruto en el caso de las panículas que ya están desarrolladas (Foto 8).

Foto 7                                                       Foto 8

El crecimiento del fruto también se ve favorecido desde inicio, los mangos tienen una forma más alargada y mayor tamaño, lo que se sostiene hasta la etapa de maduración; estos aspectos son muy importantes al momento de definir la calidad en el caso de mango Manila. Una característica común en éste tipo de mango es que en el árbol se presenten panículas con 2 o 3 frutos y también panículas, generalmente con 5 a 7 frutos de diferente tamaño, a las que se les llama “macetas”. En este renglón hemos visto una notable diferencia con el uso de nuestra línea de productos, ya que en árboles tratados con la Tecnología Q hemos obtenido un alto porcentaje de “macetas” con más de 10 mangos y hemos llegado a tener “macetas” hasta de 20 frutos como se muestra en las siguientes fotografías. Es importante enfatizar que el tamaño de los frutos en dichas “macetas” es muy uniforme.

Por otro lado, en comparación con la irregularidad con la que usualmente el árbol se cubre de flor, con el uso de nuestra Tecnología, además de aumentar su carga, hemos visto que ésta se distribuye de forma más homogénea, tanto en la parte superior como inferior del árbol (Fotos 9 y 10)

Foto 9                                                     Foto 10

En el caso del mango “Ataulfo”, también hemos logrado un aumento considerable en el tamaño de fruto tanto en la clasificación de “mango canica” como en la de mango normal (Foto 11). Asimismo, logramos reducir el porcentaje de “mango niño”, e incluso cambiar la expresión de árboles que producían solamente este tipo de mango a producir fruta de tamaño normal, con un buen porcentaje de amarre y adecuadas características de calidad (Foto 12)

Foto 11                                                  Foto 12

Con el fin de promover la activación del cultivo, el mejor momento para comenzar con las aplicaciones es cuando se detecta la aparición de las yemas florales (yemas con forma de lengüeta).

Se sugiere utilizar bajos volúmenes de agua (200 a 300 litros por hectárea en aplicaciones terrestres) y boquillas de salida pequeña, a fin de formar una brisa que moje adecuadamente los árboles; así, además de mejorar la eficiencia de la aplicación, se reduce su costo.

Las aplicaciones aéreas son una excelente alternativa ya que el volumen de agua que se requiere para realizarlas es menor (60 litros aproximadamente). Es importante recalcar que entre mejor se realicen las aplicaciones, se obtendrá un mejor efecto.

Gracias al apoyo que damos a la nutrición, las huertas manejadas con nuestra línea de productos, además de soportar adecuadamente el rendimiento y tamaño de los frutos, llegan menos agotadas al cierre del ciclo de producción, por lo que después de un tiempo con nuestro manejo, los árboles empiezan a mostrar un comportamiento diferente al que presentaban habitualmente, por ejemplo, puede reducirse el problema de alternancia o bien puede acortarse el tiempo de maduración de la fruta e incluso modificarse las fechas de floración en función de los objetivos del productor.

Aunque los productos de nuestra línea están orientados a promover un manejo agrícola sustentable, debido a su versatilidad, pueden utilizarse en huertas con sistemas de producción convencional para resolver una diversidad de problemas (bajo porcentaje de amarre, problema en el llenado de fruto, problemas fitosanitarios, etc.)

Consulta a nuestros técnicos a fin de implementar la mejor solución ante un problema específico.

 

 

Como diagnosticar visualmente el hambre oculta y algunos desequilibrios minerales en las plantas Parte 3

Longitud del peciolo

Al observar la longitud de entrenudos simultáneamente debemos observar la longitud del peciolo.

longitud del peciolo

Las hojas de tomate son compuestas y tienen entre 7 y 9 foliolos peciolados alternos, opuestos, lobulados y con bordes dentados.

Si bien es cierto que en las plantas de la imágen anterior hay diferencia en la etapa de desarrollo y que también podría haber diferencias genéticas; del lado izquierdo podemos ver una hoja que tiene foliolos con peciolos muy largos, en contraste con la hoja del lado derecho, en la que los peciolos son muy cortos y los foliolos casi están directamente conectados al raquis. Esto indica dominancia de citocininas en la planta y significa que hay una dominancia reproductiva y que se tiene el potencial de obtener altos rendimientos. Asimismo, podemos ver que la definición del borde de los foliolos es más marcada en la hoja del lado derecho.

Ahora bien, si vemos la hoja de la izquierda, en forma general podríamos decir que la planta está trabajando muy bien, ya que es muy grande y relativamente extendida, con un buen color verde y no hay mucha decoloración. Esto es lo que consideramos normal hoy en día, sin embargo, si ponemos más atención, podemos ver que los foliolos que conforman la hoja no se unen al raquis exactamente en el mismo punto, es decir no son correspondientes; lo cual nos indica una deficiencia de Zinc y aunque esto lo podemos apreciar con más claridad en la hoja del lado izquierdo, la hoja del lado derecho presenta la misma situación.

Cuando hay un nivel adecuado de Zinc, los peciolos de los foliolos de ambos lados de la hoja son diametralmente opuestos al unirse al raquis, es decir que se unen a éste exactamente en el mismo punto, mientras que cuando se tiene una deficiencia de zinc, estarán desalineados (un foliolo se unira al raquis más abajo que el otro). Esta es una señal muy sutil que se puede apreciar visualmente.

Por otra parte, en base a la longitud del raquis, hay una considerable probabilidad de que la planta del lado izquierdo también tenga deficiencia de boro.

Un raquis muy largo también nos refiere una planta en la que hay dominancia de auxinas (dominancia vegetativa), que no tiene suficiente crecimiento del sistema radical y si no tiene un adecuado crecimiento del sistema de raíces, es muy probable que no esté absorbiendo suficiente Calcio y que también tenga deficiencia de este elemento.

De esta forma, podemos hacer observaciones en campo que nos permitan ya sea seguir una secuencia lógica o bien podemos ver las hojas y concluir al momento que las plantas se ven normales y saludables, cuando de hecho hay ventajas de rendimiento adicionales y límites de rendimiento que se pueden rebasar si abordamos y manejamos adecuadamente las deficiencias de microelementos.

Porcentaje de Polinización y Uniformidad

Cuando se trata de cultivos que se producen por sus frutos, hay que prestar mucha atención a las estructiras reproductivas de la planta:  yemas, flores y frutos para poder evaluar el porcentaje de polinización y la uniformidad.

porcentaje de polinizacion y uniformidad

Las hojas de tomate son compuestas y tienen entre 7 y 9 foliolos peciolados alternos, opuestos, lobulados y con bordes dentados.

Si bien es cierto que en las plantas de la imágen anterior hay diferencia en la etapa de desarrollo y que también podría haber diferencias genéticas; del lado izquierdo podemos ver una hoja que tiene foliolos con peciolos muy largos, en contraste con la hoja del lado derecho, en la que los peciolos son muy cortos y los foliolos casi están directamente conectados al raquis. Esto indica dominancia de citocininas en la planta y significa que hay una dominancia reproductiva y que se tiene el potencial de obtener altos rendimientos. Asimismo, podemos ver que la definición del borde de los foliolos es más marcada en la hoja del lado derecho.

Ahora bien, si vemos la hoja de la izquierda, en forma general podríamos decir que la planta está trabajando muy bien, ya que es muy grande y relativamente extendida, con un buen color verde y no hay mucha decoloración. Esto es lo que consideramos normal hoy en día, sin embargo, si ponemos más atención, podemos ver que los foliolos que conforman la hoja no se unen al raquis exactamente en el mismo punto, es decir no son correspondientes; lo cual nos indica una deficiencia de Zinc y aunque esto lo podemos apreciar con más claridad en la hoja del lado izquierdo, la hoja del lado derecho presenta la misma situación.

Cuando hay un nivel adecuado de Zinc, los peciolos de los foliolos de ambos lados de la hoja son diametralmente opuestos al unirse al raquis, es decir que se unen a éste exactamente en el mismo punto, mientras que cuando se tiene una deficiencia de zinc, estarán desalineados (un foliolo se unira al raquis más abajo que el otro). Esta es una señal muy sutil que se puede apreciar visualmente.

Por otra parte, en base a la longitud del raquis, hay una considerable probabilidad de que la planta del lado izquierdo también tenga deficiencia de boro.

Un raquis muy largo también nos refiere una planta en la que hay dominancia de auxinas (dominancia vegetativa), que no tiene suficiente crecimiento del sistema radical y si no tiene un adecuado crecimiento del sistema de raíces, es muy probable que no esté absorbiendo suficiente Calcio y que también tenga deficiencia de este elemento.

De esta forma, podemos hacer observaciones en campo que nos permitan ya sea seguir una secuencia lógica o bien podemos ver las hojas y concluir al momento que las plantas se ven normales y saludables, cuando de hecho hay ventajas de rendimiento adicionales y límites de rendimiento que se pueden rebasar si abordamos y manejamos adecuadamente las deficiencias de microelementos. 

Porcentaje de Polinización y Uniformidad

Cuando se trata de cultivos que se producen por sus frutos, hay que prestar mucha atención a las estructiras reproductivas de la planta:  yemas, flores y frutos para poder evaluar el porcentaje de polinización y la uniformidad.

muy intensa vellocida en la hoja

En el caso del maíz hay una característica particularmente relevante y que también se presenta en algunos otros cereales. En algunas ocasiones durante la etapa de desarrollo vegetativo, cuando el cultivo está creciendo muy rápidamente, las hojas muestran una apariencia dentada a lo largo de sus bordes, misma que puede variar en su anchura y que le da a la hoja un aspecto ondulado (su crecimiento no es completamente plano). Este efecto ondulante es una señal de un inadecuado contenido de Calcio; significa que no hubo suficiente Calcio cuando la división celular estaba ocurriendo y debido a que ésta fue incompleta se presenta ese efecto de cremallera en la hoja.

Lo anterior ocurre en maíz debido a que, por su alta velocidad de crecimiento vegetativo, requiere tener un suministro constante y una buena absorción de Calcio cada 24 horas durante todo el ciclo de crecimiento. Si en algún momento no hay un abastecimiento adecuado de este elemento para sostener ese rápido crecimiento vegetativo, las células que se están produciendo van a manifestar el efecto de cremallera.

Desarrollo de la yema terminal en los nuevos crecimientos 

En los árboles frutales (como cerezo, manzano, frutos de hueso, etc.) y plantas perennes (berries, arándanos, etc.), es importante monitorear la aparición de la yema terminal en los brotes nuevos durante el período de llenado de fruto.

Cuando una planta entra en esta fase, se dispara el crecimiento de brotes nuevos y hay un aumento en la producción de auxinas

(debido a los nuevos crecimientos y a la presencia de frutos y semillas), por lo que se tiene una dominancia vegetativa. Si la planta no tiene suficientes azúcares, comienza a quedarse sin energía y detiene el crecimiento de los brotes antes de detener el de los frutos ya que su principal objetivo es reproducirse exitosamente.

Si una planta no tiene suficiente energía durante el período de llenado de fruto, surge una yema terminal en los brotes nuevos y se detiene su crecimiento. Es conveniente revisar el tipo de yema presente en el ápice de los brotes para saber si se trata de yemas terminales o no. Nuestro objetivo es que éstas no aparezcan hasta que se complete el periodo de llenado de fruto (después de la cosecha), lo cual nos indicará que tuvimos suficiente energía para llenar por completo la fruta y para mantener el crecimiento de brotes nuevos durante toda esa etapa.

desarrollo de la yema terminal en los nuevos brotes de crecimiento

Desarrollo de la lámina negra

En el cultivo de maíz es importante observar y considerar el momento de la aparición de la lámina negra que se ilustra en la siguiente imágen.

momento de desarrollo de la lamina negra

En la punta de cada grano de maíz hay una capa de células que lo conecta con la mazorca y cuya función principal, tal y como la entendemos hoy, es transportar azúcares y nutrientes de la planta al grano.

Cuando el cultivo entra en la etapa de llenado, comienza a moverse una gran cantidad de azúcares a cada uno de los granos y en algunos casos, en cierto momento las células que integran dicha capa comienzan a colapsarse, es decir, hay una obstrucción en el punto de unión, por lo que ésta capa de células responsable del transporte de carbohidratos eventualmente se colapsa y muere.

Este daño celular se conoce como lámina negra y una vez que se produce ya no es posible transportar nutrientes y azúcares al interior del grano, por lo que no se va a llenar en lo que resta del ciclo del cultivo.

Dicho problema puede deberse a una traslocación de toxinas en la planta, por ejemplo, formas incorrectas de fierro, presencia de aluminio o presencia de residuos de herbicidas y pesticidas en el perfil del suelo. También se relaciona con el manejo de Nitrógeno y lo más importante, con la presencia de Calcio y microelementos. Cuando se tiene un buen suministro de Calcio necesario para la formación de membranas celulares fuertes, asi como microelementos para soportar las estructuras internas de las células, esa lámina negra va a tardar mucho más tiempo en presentarse y cuanto mas tiempo pueda retrasarse el colapso celular y la formación de la lámina negra, se podrán mover más azucares a los granos y se obtendrá un mayor tamaño y un mayor contenido de proteínas lo que significa mayores rendimientos y una mejor calidad.

Cada día que se pueda evitar la formación de la lamina negra, representa una ganancia en rendimiento y esto se puede lograr en cualquier lugar, hasta en 13-20 días, mediante el manejo de la nutrición

 

Estas últimas imágenes ilustran lo que puede ocurrir cuando tenemos un exceso de micronutrientes.

exceso de nutrientes

Se trata de un cultivo de frijol ejotero al que se aplicaron 3.0 mg/acre de Boro (7.4 mg/ha aprox.) en el momento de la siembra. Esta es una cantidad muy pequeña que no podría crear un exceso de este elemento; sin embargo, se combinaron una serie de condiciones ambientales, tales como suelo muy seco, pH muy ácido y muy baja disponibilidad de Calcio, que produjeron el efecto de toxicidad que se puede ver en las plantas del lado izquierdo. Para manejar el problema, se realizó una aplicación foliar de Calcio a fin de amortiguar el exceso de Boro. Del lado derecho podemos ver las mismas plantas dos semanas después de la aplicación, el exceso se corrigió muy rápidamente y las plantas mostraron un crecimiento adecuado.

Los niveles altos de Boro frecuentemente tienden a mover azúcares y nutrientes hacia arriba y hacia afuera (a los ápices y la periferia de la planta), por lo que podemos ver que las hojas son muy puntiagudas, esta expresión permaneció en las plantas durante todo su ciclo de vida.

La observación visual, con el propósito de restablecer las referencias de lo que es normal es un paso muy necesario y una herramienta muy eficaz, pero aún así, es conveniente utilizar el análisis de savia para validar las observaciones realizadas en campo. Este tipo de análisis nos brinda la ventaja de poder conocer los desequilibrios nutricionales existentes antes de que se manifiesten visualmente y de que causen un impacto en el desarrollo del cultivo.

Fuente: “How to visually diagnose hidden hunger and mineral imbalances”
John Kempf. Advancing Eco Agriculture

 

 

 

 

Como diagnosticar visualmente el hambre oculta y algunos desequilibrios minerales en plantas Parte 2

Hay ciertas características clave a las que prestamos más atención cuando hacemos observaciones visuales mas de cerca para identificar esas señales muy sutiles de las plantas que nos permiten evaluar si están trabajando a un nivel alto de su potencial genético y de su capacidad fotosintética y asi saber si en realidad estamos obteniendo lo que ese cultivo es capaz de hacer. Esas características son las siguientes:

Longitud de entrenudos:

Esta es una característica muy importante que se relaciona con el equilibrio hormonal de las plantas y con la energía de crecimiento vegetativo versus la de crecimiento reproductivo. En una planta verdaderamente sana, el sistema de raíces simpre va a ser dominante y más fuerte que el crecimiento vegetativo, esto significa que hay una dominancia reproductiva y que el cultivo tiene la capacidad de producir rendimientos extremadamente altos. Una planta con un sistema de raíces dominante, tiene mayor producción de citocininas que de auxina.

longitud de entrenudos

En el lado izquierdo de la imagen anterior podemos ver plantas con entrenudos largos, lo cual es un indicador de una menor calidad en general. Este tipo de plantas ya no tienen dominancia del sistema radical; ahora tienen dominancia vegetativa (de auxinas), se ven bien y tienen muchas flores, lo que hace parecer que tienen un gran potencial de rendimiento, sin embargo, muchas de esas flores no se van a polinizar o bien van a abortar y a caerse debido a que el sistema de raíces no tiene suficinte energía para llenar toda esa fruta.

En contraste, del lado derecho, vemos plantas que tienen entrenudos muy cortos. Esta estructura pequeña y compacta, con apariencia de seto, es un indicador de que todavía hay dominancia del sistema radical y en consecuencia un buen potencial de producir rendimientos verdaderamente altos debido a que hay una energía reproductiva muy fuerte.

Relación anchura/longitud de la hoja

Cuando en especies comparables hemos observado el ancho de la hoja en relación con su longitud, invariablemente hemos visto que cuanto más ancha es la hoja, la planta es más sana y tiene mayor capacidad de crecimiento y de producción (rendimiento). No importa si se trata de un cultivo de maíz, arroz, soya, trigo, cerezas, manzanas o tomates, la misma regla aplica para todos ya que en realidad se puede llegar a un punto en el que las hojas son mas anchas que largas. La relación ancho/largo de la hoja es un indicador muy valioso de la energía total del sistema de raíces y de la vitalidad de la planta.

Otro punto importante es observar los bordes de las hojas. Hemos notado que cuanto más sanas se vuelven las plantas, la definición de los bordes de las hojas es más clara (sean aserrados, dentados, etc), es decir que los dentículos, en caso de haberlos, son más pronunciados, y hay un mayor número de ellos por centímetro de borde de la hoja.

relacion largo y ancho de la hoja
Entre más sana sea la planta la definición de los bordes de las hojas será mayor.

Color de las nervaduras de la hoja

Es importante observar el color de las nervaduras de la hoja en comparación con el color de la zona que se ubica entre ellas (zona intervenal).

color de las nervaduras
Las nervaduras de color claro son una expresión de deficiencia de Manganeso.

Estas fotografías corresponden a hojas de cerezo. En ambas imágenes, en general las hojas tienen un color verde claro (no el verde oscuro que nos gustaría ver), lo que significa que todavía tienen la capacidad de contener mucho más clorofila de la que hay en ese momento, sin embargo, las nervaduras de las hojas de la izquierda son de color más claro que la zona intervenal, en contraste con las nervaduras de las hojas del lado derecho que son de un color mucho más oscuro que el de la zona intervenal.

Siempre que las plantas tengan nervaduras de color mas claro que el resto de la hoja, es síntoma de deficiencia de Manganeso. Casi todas las especies de malezas y muchos de los cultivos que estamos produciendo, tienen nervaduras de color claro; podemos decir que esta característica se ha vuelto prácticamente universal. Esto nos ayuda a comprender porque pareciera que hoy en día el hambre oculta se está convirtiendo en la nueva normalidad. La mayoría de los cultivos con los que trabajamos hoy, tienen síntomas de deficiencia de manganeso que es un elemento de importancia crítica para la fotosíntesis y para la resistencia a plagas y enfermedades. Se trata de uno de los microelementos fundamentales que puede tener impactos extraordinarios en el rendimiento y al cual no se le ha dado la debida importancia.

Tamaño de las hojas nuevas y viejas:

Otro aspecto que debemos observar es el tamaño de la hoja madura mas reciente (completamente expresada), comparativamente con el tamaño de la hoja más vieja de la planta.

En cultivos anuales como el tomate, es muy común que las hojas más viejas sean mucho más grandes y las hojas nuevas que están en la parte superior de la planta, se vuelvan progresivamente más pequeñas. Esto es un indicador de la declinación gradual del sistema de raíces durante el periodo de desarrollo del cultivo. Lo ideal es tener exactamente el mismo tamaño de hojas o bien un tamaño muy comparable en las hojas viejas y en las hojas nuevas de la planta.

En cultivos perennes, por ejemplo, los frutales, vemos el caso contrario. Las primeras hojas que son las que surgen de los dardos o espolones, con frecuencia son las hojas más pequeñas del árbol, una vez que los nuevos brotes empiezan a desarrollarse, sus hojas son considerablemente más grandes que las de estos. No es deseable ver mucha diversidad en el tamaño de las hojas en las distintas partes del árbol, por el contrario, su tamaño debe ser muy uniforme en toda la copa. Al igual que para los cultivos anuales, lo ideal en un árbol realmente sano es tener hojas de tamaño idéntico, tanto las que emergen primero a partir de los dardos, como las que emergen posteriormente durante todo el ciclo de producción.

comparacion de hojas nuevas y viejas

Fuente: “How to visually diagnose hidden hunger and mineral imbalances”
John Kempf. Advancing Eco Agriculture

 

 

Como diagnosticar visualmente el hambre oculta y algunos desequilibrios minerales en plantas Parte 1

La apariencia de los cultivos que comúnmente vemos en campo y que hoy en día aceptamos como normal, podría no ser la que corresponde a plantas verdaderamente sanas. Al parecer durante los últimos 70-80 años, gradualmente ha surgido una nueva normalidad y se puede decir qué en los últimos 30 años se ha dado un cambio aún más acentuado en el que en ocasiones hemos visto que los cultivos se comportan de manera muy diferente a como lo hicieron en el pasado.

Por ejemplo, en el caso del maíz; hace más de 20 años se consideraba que en un cultivo verdaderamente sano, las plantas eran totalmente verdes. Todas las hojas desde la parte superior hasta llegar cerca de la base, se mantenían completamente verdes hasta la cosecha (ya sea que la planta se helara en el otoño o bien que el cultivo se cosechara), de hecho, esto lo podemos ver en las imágenes de algunos de los manuales de agronomía más antiguos, desde los años 70´s e incluso hasta los 80´s. Actualmente hemos llegado a aceptar como normal que las plantas de maíz morirán un día, que se tornarán completamente pajizas y que así llegaremos a la cosecha. De aquí que tenemos una generación de agricultores jóvenes, que ni siquiera reconocen que un cultivo de maíz verdaderamente sano, en realidad puede no verse así.

Otro ejemplo de lo que ocurre en maíz es que actualmente la mayoría de los cultivos tienen hojas con franjas, es decir que la zona que se encuentra entre las nervaduras es de un color considerablemente más claro; de tal manera que cuando las hojas se ven hacia la luz del sol, se puede observar un patrón de rayas en el que hay franjas alternas de color claro y oscuro. Esto ha llegado a ser tan común y predominante que se considera perfectamente normal (“así son las hojas de maíz”), y de hecho no lo es en absoluto cuando se trata de una planta de maíz verdaderamente sana. Muchos casos como éste se presentan en diversos cultivos (frutales, hortalizas y cultivos básicos), en los que lo que hemos llegado a observar y esperar como normal en realidad no es lo que era “normal” hace muchos años.

Ahora bien, cuando vemos en campo plantas de color verde oscuro, generalmente pensamos que se trata de un cultivo sano, sin embargo, no necesariamente es así, ya que puede haber mucho más detrás de lo que estamos viendo. Hay algunas señales muy sutiles, que podemos buscar y utilizar para diagnosticar el hambre oculta y los desequilibrios de nutrientes que no son necesariamente obvios de inmediato. Desde nuestra perspectiva, la premisa fundamental es que todos los cultivos experimentan hambre oculta. Si partimos de ese entendido, es exactamente lo contrario de lo que comúnmente se maneja hoy, ya que mucha gente cree que cuando un cultivo muestra un color verde oscuro y está creciendo bien, entonces esta sano.  Debemos cambiar ese paradigma y comenzar a actuar desde el hecho de que cada planta que vemos tiene algún tipo de hambre oculta que aún no hemos identificado. En el momento en que cambie nuestro marco de pensamiento y empecemos a ver las cosas desde una perspectiva diferente, seremos capaces de notar cosas diferentes aun cuando no las estemos buscando.

A partir de que comenzamos a usar el análisis de savia en muchos cultivos y en diferentes tipos de medio ambiente; en todas las regiones donde hemos trabajado (gran parte de América del Norte y del Sur), hemos visto que la mayoría de los cultivos que actualmente se producen, son deficientes en varios microelementos clave, como el Manganeso, Fierro, Molibdeno, Cobalto, Níquel y en cierta medida, dependiendo de la geografía, comúnmente vemos deficiencias de Cobre y Boro.

Las deficiencias de microelementos están muy extendidas, puedo decir con plena confianza, que las hemos encontrado en cada cultivo que hemos evaluado. No he visto un cultivo en el que todos los microelementos estén en equilibrio, ya que en muchas ocasiones no se les ha dado la debida importancia, aun cuando tienen una gran influencia en el rendimiento, calidad, sanidad y vigor de las plantas, lo que a su vez influye en la rentabilidad general de un cultivo.

Cuando empezamos a poner atención en los microelementos, es importante considerar que hoy en día muchos suelos no pueden suministrar todos los nutrientes que las plantas necesitan. Esto puede deberse a un sinnúmero de factores diferentes. Algunos suelos simplemente no tienen una base geológica, es decir, no se derivan de los minerales de roca ideales, que son necesarios para proveer todos los micronutrientes. Por otra parte, muchos suelos qué si tienen la base geológica, no cuentan con el Carbono la materia orgánica y la biología funcionales (que pudieron haber tenido hace 40 o 60 años), para poder liberarlos y ponerlos a disposición de las plantas. El Manganeso es un ejemplo de ello; la gran mayoría de los suelos en América del Norte tienen una cuantiosa reserva de este elemento en su matriz mineral, sin embargo, la mayoría de los cultivos que se están produciendo hoy en día son deficientes en Manganeso; esto se debe a que tanto la biología existente como las prácticas de manejo, han provocado que gran parte de éste elemento no sea liberado para el abastecimiento del cultivo y que permanezca inmovilizado.

Si bien es cierto que algunos perfiles geológicos de suelo no contienen lo que necesitamos y que posiblemente tengamos que agregarlo, hay muchos qué si tienen los microelementos que requerimos, pero en una forma no disponible para las plantas, en éste caso simplemente pueden liberarse mediante biología.

Muchas prácticas agronómicas convencionales pueden crear desequilibrios de nutrientes y hambre oculta, como por ejemplo las aplicaciones excesivas de productos no adecuados. Muchas de las aplicaciones de macronutrientes, entre las que se incluyen el uso de MAP, DAP y diversas formas de fertilizantes a base de ortofosfatos o polifosfatos que se emplean para suministrar Fósforo, o bien las aplicaciones de amoníaco anhidro ó urea para proveer Nitrógeno, en general, los productos altamente concentrados de Nitrógeno y Fósforo, así como de Potasio, frecuentemente producen desequilibrios de microelementos porque crean un entorno biológico en el perfil del suelo que suprime su liberación.  

En muchos casos, hemos encontrado que las deficiencias de nutrientes que los productores tienen en sus cultivos, son resultado directo de los excesos de productos que en algún momento han aplicado. Dentro de la agronomía y ya en la práctica agronómica, existe la idea de observar un análisis de suelo, un análisis foliar o un análisis de savia y aplicar más de aquello que se reporta como deficiente o faltante, lo que en muchos casos puede ser muy incompleto; de hecho, lo que deberíamos hacer es dejar de aplicar los excesos que están creando las deficiencias que estamos observando.

Otro aspecto importante del que debemos estar conscientes es que los desequilibrios de nutrientes tendrán un efecto importante   de supresión del rendimiento antes de que sean visualmente observables. Una vez que se manifiesta una señal muy sutil que nos indica que la planta tiene un desequilibrio nutricional, el rendimiento ya ha sido afectado considerablemente.

Retomando el planteamiento inicial de la existencia de una nueva normalidad en la apariencia y comportamiento de los cultivos en relación con la sanidad, ciertamente no sabemos de lo que es capaz una planta verdaderamente sana. Prácticamente desconocemos lo qué podrían hacer las plantas que estamos cultivando si no tuvieran todos estos desequilibrios de nutrientes. Muchos de los cultivos que estamos produciendo tienen un potencial genético de rendimiento al menos 5 veces mayor y en multiples ocasiones hasta 8 ó 10 veces más alto que el que actualmente estamos obteniendo. Obviamente hay diversos factores que intervienen en ello, pero la conclusión es que los efectos de todos los factores ambientales son mediados y amortiguados cuando se tiene la nutrición correcta y esto incluye los perfiles adecuados de microelementos. De aquí la importancia de detectar y abordar el hambre oculta.

Gran parte del desarrollo agrícola en los últimos 40 o 50 años, se ha centrado en mejorar la genética de los cultivos, a fin de obtener un mejor desempeño y un mayor rendimiento sin tener la conciencia de que, de hecho, con la gran genética que tenemos podemos dar un salto en rendimiento mucho mayor de lo que hemos podido lograr hasta este punto.

Hay una serie de cultivos en los que el manejo de nutrientes se ha estudiado muy de cerca y se han logrado enormes progresos en el rendimiento, un ejemplo de esto sería el cultivo de fresa en California, en el que en los ultimos 20 años se produjo un aumento promedio de 250 por ciento. Aunque ciertamente hubo mejoras genéticas en ese período, este aumento no se obtuvo como resultado de la genética, sino en gran parte por una mejor comprensión del manejo de la nutrición y el suministro continuo de nutrientes durante la temporada de crecimiento del cultivo con base en las necesidades de las plantas.

Todavía no hemos visto un efecto similar en el rendimiento en la mayoría de los cultivos con los que trabajamos (árboles frutales o cultivos básicos), por lo que tenemos un gran potencial genético que ha sido desarrollado y que podemos aprovechar completamente si manejamos adecuadamente la nutrición. En este sentido, el análisis de savia es una herramienta muy valiosa que nos permite identificar los desequilibrios nutricionales antes de que causen una expresión visual incluso muy sutil y así nos permite abordar el hambre oculta para poder llegar al siguiente nivel de manejo nutricional y de expresión genética de las plantas.

Fuente: “How to visually diagnose hidden hunger and mineral imbalances”
John Kempf. Advancing Eco Agriculture

 

hambre oculta textografica

 

 

 

“Tecnología Q” en la Producción de Chile (Capsicum annuum)

En los trabajos de campo que hemos realizado con diversos productores para ayudar a resolver la problemática que se presenta en sus sistemas de producción, sean orgánicos, convencionales, a cielo abierto, invernaderos, etc., en diferentes tipos de Chiles (jalapeño, serrano, poblano, pimientos, habaneros, etc.), y en prácticamente todas las zonas agrícolas del país; el uso de nuestra Tecnología ha dado muy buenos resultados.

El desarrollo de la “Tecnología Q” se sustenta en un enfoque integral de la producción de cultivos considerando tres aspectos claves: Sanidad, Nutrición y Activación Fisiológica (sin aplicación de fitohormonas).

En lo que respecta a Sanidad, con la integración de nuestra línea de productos (Q 2000, Q Virus, Q Bacter y Fungi Q) hemos logrado controlar tanto enfermedades de tipo viral, que son un importante factor limitante en la producción de éste cultivo, como enfermedades causadas por la presencia de hongos y bacterias, por ejemplo, Tizones (Alternaria, Phytophthora), Moho gris (Botrytis), Mancha bacteriana (Xanthomonas), etc., ya sea que se presenten en el suelo o en la planta. Asimismo, empleando nuestro repelente “Q insecto” obtenemos una notable reducción en la presencia de insectos plaga como el “Picudo del chile”, y larvas de gusanos trozadores o medidores, así como de ácaros como la “Araña roja”. Esto le da al productor la posibilidad de implementar un sistema de producción en el que el uso de insecticidas se reduce en un porcentaje considerable.

La inclusión de aplicaciones de nuestros productos Nutri Q y Q Té tanto al suelo como al follaje, nos ha permitido inocular, repoblar y activar la microbiología en la rizosfera y en la filosfera, favoreciendo la colonización de ambos ambientes con una gran diversidad de microorganismos benéficos, lo que favorece tanto la protección como la nutrición del cultivo.

Es importante mencionar que nuestra opción de Sanidad es efectiva en cualquier etapa de desarrollo de la planta. Idealmente se sugiere manejarla en forma preventiva, pero también en el caso de cultivos en los que por falta de un adecuado manejo preventivo se presentan problemas tanto en el follaje como en la raíz: En este caso, las aplicaciones de nuestros productos se realizan de manera más intensiva (con mayor frecuencia y en dosis mayores), hasta lograr el control de la enfermedad.

Con los productores que prefieren sostener la Sanidad del cultivo con agroquímicos convencionales hemos usado Q 2000, debido a su efecto como catalizador y al sinergismo que se logra combinándolo con este tipo de productos. La alternativa consiste en mezclarlo en dosis de 2.0 -2.5 ml. por litro de agua a un pH de 5.5 a 6.0, con el producto convencional que se desee aplicar al 50% de la dosis recomendada por el fabricante; se obtiene el mismo efecto de control que cuando se utiliza la dosis completa, lo que representa una importante reducción de costos por concepto de control fitosanitario. Esto lo hemos visto en un sinnúmero de cultivos.

La Nutrición y la Activación fisiológica sin aplicaciones de fitohormonas, son otros dos aspectos en los que la “Tecnología Q” ha tenido un impacto muy favorable en éste y en muchos otros cultivos.

En este renglón, es muy importante respaldar el efecto de activación fisiológica promovido por nuestro producto Q 2000 Plus, con una nutrición adecuada y completa, para lo cual contamos con productos como Q Energy (solución nutritiva de rápida asimilación),  Q Energy Plus, Q Cian (fertilización foliar nitrogenada a base de microorganismos),  Q Algy (macro y micro nutrientes/ efecto antiestrés) y  Nutri Q, (en este caso  en su faceta como promotor de desarrollo de raíces y llenado de fruto) que pueden usarse ya sea solos o bien integrarse en un programa de aplicaciones foliares.

Dentro de las características favorables que continuamente hemos observado en el cultivo de chile con el uso de nuestra Tecnología en relación con los aspectos de Nutrición y Activación Fisiológica y que dan al agricultor la posibilidad de obtener mayores rendimientos con una excelente calidad de producto para cualquier tipo de mercado, se encuentran los siguientes:

  • Plantas más compactas, con mayor vigor (tallos más gruesos y entrenudos más cortos que soportan adecuadamente la carga de frutos especialmente en el caso de cultivos sin estacar)
  • Más ramificaciones, lo que significa mayor número de horquetas y por tanto mayor capacidad de producción
  • Mayor número de hojas, de mayor tamaño y con una coloración más intensa, lo que significa mayor capacidad de fotosíntesis
  • Incremento en el número de flores
  • Aumento en el amarre de fruto, aún bajo condiciones de alta temperatura
  • Precocidad a cosecha
  • Frutos de mayor tamaño, más uniformes, con mejor coloración y firmeza
  • Prolongación de la vida útil del cultivo (mayor número de cortes)

Estos cambios se manifiestan de forma equilibrada, por lo que se puede observar un desarrollo armónico a lo largo del ciclo del cultivo, a diferencia de lo que ocurre cuando se utilizan productos a base de hormonas para promover efectos de activación.

Adicionalmente se logra:

  • Mayor resistencia a plagas y enfermedades
  • Respuesta más rápida de recuperación ante condiciones ambientales adversas, así como a daños por ataque de plagas y enfermedades
  • Mayor tolerancia al estrés hídrico.
  • Mayor tolerancia a altas temperaturas (reducción del aborto causado por este factor).

Hay que tener en cuenta que las necesidades de un cultivo en una región determinada pueden variar en función de la problemática específica del sistema de producción (condiciones climáticas y manejo agronómico), así como de los objetivos del productor por lo que es importante tener en cuenta estas variables para la elaboración del programa de aplicaciones más adecuado.

Aun cuando la “Tecnología Q” se puede integrar en cualquier etapa de desarrollo del cultivo, con el propósito de alcanzar los mejores resultados, es recomendable implementar su uso desde el inicio y continuar hasta el cierre del ciclo productivo.

                                                                                                                                                       Consulte a nuestros asesores
  55-5251-8388 / 55-5251-0340

 

Cultivo de Chile Jalapeño manejado con “Tecnología Q” en Río Verde, San Luis Potosí

 

Plantas compactas con buena carga, frutos muy uniformes y con muy buenas características de calidad

 

 

 

 

Algunas consideraciones respecto al manejo de la biología del suelo y al uso de bioestimulantes e inoculantes

¿La labranza destruirá o degradará la biología del suelo?

Hay diversas opiniones respecto a si la labranza destruirá o degradará la biología del suelo que se pretende consolidar. Con base en la experiencia podemos decir que la labranza no es nociva por definición, pero la forma en que históricamente se ha manejado ha contribuido a producir un impacto negativo en los hongos porque rompe las hifas fúngicas y por ende daña las colonias, además de que introduce una gran cantidad de oxígeno en el perfil; sin embargo, si se realiza en forma adecuada y se evita su uso excesivo, puede tener un efecto positivo en la biología del suelo, la clave está en dejar una zona sin perturbar para que los hongos se restablezcan.

Dependiendo de la problemática del suelo, la labranza puede ser muy superficial, solamente los primeros 10-30 cm, de esta forma todavía tendríamos una población de hongos en la zona que se encuentra por debajo de ese estrato, misma que puede prosperar e inocular lo que resta del perfil del suelo. Si se necesita hacer labranza vertical, ya sea que por alguna razón se esté trabajando a 12-18 pulgadas de profundidad (30-45 cm) o incluso más profundo (tal vez para romper un piso de arado o una capa dura de suelo), en este caso podemos espaciar las labores a una distancia de 30 pulgadas (75 cm aproximadamente) o más, de manera que tengamos una zona sin perturbar en el centro a partir de la cual los hongos puedan volver a crecer en todo el perfil del suelo.

Hay que tener presente qué, en caso de tener un suelo muy compacto, cultivarlo mejora la aireación y puede tener un impacto positivo muy fuerte en sus condiciones de sanidad y en su microbiología ya que los efectos biológicos solo ocurren cuando los microorganismos tienen el ambiente que necesitan.

Si utilizamos un inoculante realmente agresivo, ¿Cómo sabemos que no va a desplazar a los microorganismos nativos del suelo que forman parte de su microbiota?

Practicamente no hay riesgo de que al aplicar un inoculante, aunque sea muy agresivo, desplace a los microorganismos ya existentes.  El único caso en el que podríamos hacer una consideración al respecto es el de Trichoderma. En teoría, en algunas condiciones del suelo Trichoderma puede ser muy agresivo y posiblemente desplazar algunos otros hongos, sin embargo, en la practica todavía no hemos observado esta situación; posiblemente debido a qué mediante su mecanismo de señalización las plantas controlan cuales microorganismos sobreviven y prosperan y cuales no y al establecer una relación sinérgica con ellos, van a sostener a los que necesiten.

imagen 1

Cuando aplicamos un inoculante, ¿Cómo sabemos que va a sobrevivir y desarrollar una población viable?

Necesitamos usar productos de calidad, con fiabilidad y vitalidad, porque al estar aplicando un inoculante en el suelo (sea bacteriano o fúngico), se está introduciendo a un entorno que probablemente le sea hostil, por lo que debemos aplicarlo simultáneamente con una fuente de alimento de tal manera que los microorganismos que lo integran puedan proliferar muy rápidamente y establecer una población viable.

Con el propósito de establecer una población fuerte, se sugiere aplicar los inoculantes al momento en que se están incorporando residuos de cultivos, o bien aplicarlos a los cultivos de cobertura o cuando éstos se están incorporando. También se pueden aplicar directamente al suelo o adicionarlos en el proceso de compostaje, aunque en este caso hemos visto resultados más inconsistentes comparativamente con la aplicación directa al suelo.

Si se cuenta con un buen inoculante, debería tenerse éxito en establecer una población viable con la primera aplicación, sin embargo, a menudo recomendamos a los productores que la repitan 2 o 3 veces para asegurarse de ello.

No debería ser necesario reinocular el mismo producto año tras año indefinidamente; si este es el caso, probablemente ese inóculo no sea efectivo y no esté teniendo el desempeño esperado. Ahora bien, ¿Cómo sabemos si el inoculante que aplicamos está produciendo resultados y si se ha establecido o no? Las mejores herramientas que tenemos para medir esto son la observación y la experiencia.  Por ejemplo, digamos que se tiene un suelo que en forma consistente presenta problemas con la disponibilidad de Fósforo o de Nitrógeno y a cierta área se le aplica un inóculo (además de hacer algunas otras cosas); ahora el suelo en esa área ya no presenta el mismo problema de disponibilidad, vimos que el aprovisionamiento de Fósforo y Nitrógeno cambió en comparación con el área no tratada en la que se mantiene el problema.

¿Cuándo es el mejor momento para aplicar bioestimulantes?

La palabra “bioestimulante” se utiliza ya sea para referirse a un estimulante de plantas (estimula el desarrollo vegetal) o bien a un estimulante microbiano (estimula a los hongos, bacterias, arqueas y diversos microorganismos del suelo). En este sentido, los mejores momentos para aplicar bioestimulantes son; en el primer caso, cuando se necesita la mayor liberación de nutrientes y en el segundo caso acompañando la aplicación de un inoculante ya que esto permite obtener una mejor respuesta, es decir, un mejor establecimiento de la población de el ó los microorganismos que contiene, y posteriormente durante toda la temporada de crecimiento.

Supongamos que se tiene un cultivo que está llegando a la etapa de llenado de fruto (se acerca al punto de máxima demanda de nutrientes); si se aplica un bioestimulante ya sea a través de un sistema de riego o cualquier otra forma de aplicación al suelo, nos dará ésta respuesta de liberación de nutrientes, así como también una respuesta microbiana máxima.

¿La alcalinidad del suelo tiene un efecto en lo que respecta al uso de inoculantes?

La alcalinidad puede afectar la formación de agregados y por tanto a la estructura granular (migajosa) del suelo. Cuando se tiene un suelo calcáreo o bien con niveles muy altos de Calcio, Carbonatos, Bicarbonatos o Sodio, en cualquier caso, se va a presentar una degradación de los agregados y esto obviamente va a tener un impacto en la biología. De hecho, los minerales presentes en el suelo que ocasionan la alcalinidad, son los que ejercen el efecto desfavorable en los agregados.

¿Que pasa con la efectividad de los inoculantes en condiciones de clima seco?

Al inicio, en la etapa de establecimiento, la mejor respuesta se obtiene cuando los inoculantes se aplican al suelo y éste tiene más del 60 % de humedad. Para quienes no están familiarizados con la medición de los niveles de humedad en el suelo, el 70 % es el punto en el que comienza a apareciarse visualmente seco y el 60% generalmente es un estado seco, polvoriento.

Los inoculantes bacterianos se pueden aplicar incluso cuando el suelo parece estar bastante seco porque son capaces de aprovechar la humedad adsorbida en los coloides a la cual las raíces no pueden acceder; por ello, pueden establecerse en lo que percibiríamos como condiciones muy secas (aunque esto ocurre particularmente con los inoculantes bacterianos, también aplica para los hongos).

Obviamente las condiciones óptimas serían cuando se ha tenido lluvia reciente o cuando se tiene un suelo húmedo en el cual la población puede prosperar con mayor facilidad. No obstante, como ya se mencionó, pueden aplicarse si el suelo está relativamente seco y aún asi lograr un muy buen establecimiento.

¿Que tan favorable es el uso del Biochar (biocarbon ó carbón vegetal) como agregador del suelo y mejorador de estructura?

En trabajos realizados con algunos productores de tomate que han estado usando Biochar, no hemos visto cambios sustanciales en la agregación del suelo, pero si en su relación Carbono/Nitrógeno y en la biomasa fúngica total aplicándolo en cantidades muy pequeñas (20 lbs/acre = 22.42 kg/ha aproximadamente) en combinación con composta humificada e inoculantes. Con ésta combinación se obtuvo un incremento sustancial en las poblaciones de hongos, una relación C/N mucho mayor y un suelo mucho más supresor de enfermedades comparativamente a cuando se aplica la composta sin Biochar, es un efecto muy notable.

imagen 2

¿Mantener una biología sana en el suelo puede ser un proceso autosustentable?

Si, definitivamente se puede desarrollar un entorno y manejarlo de tal manera que sea autosustentable, es lo que llamamos sistema de suelo regenerativo. La clave para la sustentabilidad a largo plazo (que dura años o décadas), no está solo en el manejo del medio ambiente del suelo (aunque eso es muy importante), sino en realidad en el manejo del cultivo. Cuando se logra que las plantas produzcan una gran cantidad de fotosintatos (muchos azúcares) y los envíen al sistema radical, verdaderamente controlan lo que está ocurriendo con la biología.

Tan pronto como se empiece a producir plantas realmente sanas, resistentes a plagas y enfermedades y que estén enviando importantes cantidades de azúcares al sistema radical, básicamente se puede cambiar la biología del suelo para desarrollar un perfil microbiano muy supresivo de enfermedades en su microbioma que dure indefinidamente. En este caso, no debería ser necesario continuar aplicando inoculantes; el desafío es llevar el sistema a este punto.

¿Qué podría hacer en forma diferente la producción agrícola convencional de maíz y soya para reducir los costos?

Cuando trabajamos con productores de maíz y soya, hemos visto en forma consistente que la única aplicación que tiene el mayor retorno de inversión es un tratamiento a la semilla con algún inoculante microbiano, lo que usualmente trae como consecuencia la necesidad de menos aplicaciones de Nitrógeno y Fósforo. Se puede decir que éste es el insumo de menor costo que produce la mayor respuesta.

¿Es necesario reinocular después de un período de inundación?

Depende de que tan severa haya sido la inundación. Si ésta fue prolongada, digamos  45 a 60 días o algo así, es posible que tenga que considerarse la posibilidad de reinocular, pero si la inundación fue por un periodo más corto, digamos 48 horas, 96 horas, un par de días o algo por el estilo; no debería necesitar reinocularse porque los microorganismos que están ahí, permanecerán inactivos (en dormancia) durante el período de inundación pero una vez que éste haya finalizado, siempre y cuando tengan una fuente de alimento y el entorno mejore (que exista un buen intercambio gaseoso), esa población microbiana se restablecerá muy bien.

¿Qué tan cruciales son los niveles de Molibdeno y Cobalto para tener una buena biología en el suelo?

Los niveles de Molibdeno, Cobalto y Selenio son fundamentales. Estos tres nutrientes muy poco considerados, son cofactores enzimáticos esenciales para tener una comunidad microbiana activa en el suelo. Cuando se tiene deficiencia de alguno o algunos de ellos, se puede producir una respuesta bacteriana muy fuerte en el perfil de suelo simplemente rociando una pequeña cantidad o bien aplicándola mediante sistema de riego.

Las aplicaciones secas, empleando Sulfatos (de Cobalto, Manganeso, etc), no son tan convenientes dado que los nutrientes están en el estado de oxidación incorrecto y generalmente permanecen así cuando se aplican al suelo en esa forma, además de que no se ha detectado que los microorganismos realmente los absorban y comiencen a utilizarlos. Asimismo, hay un problema de distribución ya que, aunque se estén aplicando en cantidades moderadas por acre, terminaremos con un gránulo por aquí y otro por allá, es decir no hay una distribución uniforme en el suelo. Para el caso de estos minerales traza, es mejor hacer aplicaciones líquidas, preferentemente en forma de quelatos, los cuales permanecen estables en el perfil de suelo por un periodo más largo, son muy fácilmente absorbidos por las bacterias y los hongos y rápidamente absorbidos por las plantas y se requiere aplicar una cantidad mucho menor.

 Fuente: “Changing Agronomy with Biology?”
John Kempf. Advancing Eco Agriculture

 

Cambiando la Agronomía con Biología Parte 3

Cómo hacer recomendaciones de forma diferente en función de los resultados del análisis de suelo

 Es conveniente considerar los siguientes aspectos antes de seguir las recomendaciones tal y como se indican en el reporte del análisis de suelo:

  1. Adapte las sugerencias tanto de fertilizantes como de enmiendas para crear una respuesta biológica. Es esencial orientar las recomendaciones con el fin de producir un cambio en la biología del suelo y una respuesta nutricional tan pronto como sea posible. No espere que el suelo cambie, ya que con este enfoque de manejo definitivamente mejorará gradualmente.
  2. No aplique materiales supresores que eliminen a la biología. Ejemplos clásicos de esto son el uso del Amoniaco Anhidro, del Cloruro de Potasio y de los fungicidas, obviamente esta lista se puede ampliar, pero estos son 3 materiales comúnmente utilizados que realmente dañan la biología del suelo, así que todo lo que se pueda hacer para reducir su uso tendrá un beneficio neto equivalente.
  3. No aplique nutrientes solubles en exceso en el momento equivocado (cuando no es requerido por el cultivo).

A veces cuesta entender porque algunos productores insisten en aplicar grandes cantidades de Nitrógeno y Fósforo al inicio de la temporada de crecimiento, cuando están estableciendo el cultivo y en algunas ocasiones incluso meses antes de establecerlo. Esto no tiene sentido desde una perspectiva agronómica y económica y si tiene un fuerte efecto supresor en la biología.

Si pensamos en la planta y en sus mecanismos de señalización; por ejemplo, en el caso de las micorrizas (que son bien conocidas por su capacidad de solubilizar y liberar Fósforo haciéndolo disponible al cultivo), cuando se siembra un cultivo como maíz, soya, trigo, espinaca o pimiento y se aplica un fertilizante de inicio en el surco; si éste contiene niveles altos de Fósforo soluble, su desarrollo se verá suprimido y una vez que la semilla germina y el cultivo empieza a crecer, digamos que tres semanas después, ya que ha absorbido una gran cantidad del Fósforo que se aplicó y necesita niveles adicionales;la planta usa sus mecanismos de señalización para decir “Hey, necesito más fósforo!” pero resulta que no hay micorrizas porque el Fosforo soluble las destruyó. De esta forma hemos creado un entorno en el que ahora las plantas dependen de que este elemeno se provea “con cuchara” por el resto de la temporada de crecimiento. Lo mismo ocurre con las aplicaciones de Nitrógeno, hay docenas de bacterias que tienen la capacidad de secuestrar este elemento y ponerlo a disposición del cultivo durante su ciclo (cualquier cultivo, no solo las leguminosas), pero esas bacterias dejarán de funcionar cuando se apliquen niveles excesivos de Nitrogeno soluble.

 Lo anterior no significa que se deben detener inmediatamente todas las aplicaciones de fertilizantes solubles de Nitrógeno y Fósforo; lo que se sugiere es reducirlas a la cantidad que sabemos que el cultivo realmente requiere, tratar de aplicarla en pequeñas dosis, lo más tarde posible y asociándola con bioestimulantes microbianos para no tener ese efecto supresivo.

  1. Incluya inoculantes (como parte de las recomendaciones).

Existe una amplia gama de inoculantes muy importantes que es necesario aplicar, como las rizobacterias promotoras del crecimiento, todo tipo de bacterias supresoras de enfermedades, bacterias que producen una respuesta de resistencia tipo SAR (resistencia sistémica adquirida) y que desencadenan una respuesta inmunitaria en la planta, solubilizadoras de Fósforo y de otros minerales, micorrizas, tricodermas, etc.

Es fundamental proporcionar una amplia gama de microorganismos.

  1. Proporcione el ambiente correcto. Es primordial hacer recomendaciones para mejorar la condición del suelo. Si se cuenta con suelos muy compactos que no tienen buen intercambio gaseoso, se debe hacer sugerencias ya sea para un mejor manejo de la labranza, el establecimiento de cultivos de cobertura o cualquier otra cosa que nos permita desarrollar un perfil con buena aireación. También se pueden usar bioestimulantes y aplicar inoculantes simultáneamente con fuentes de alimento. Asimismo el uso de aplicaciones foliares para proveer la nutrición al cultivo durante toda la temporada de crecimiento es ideal para aumentar el volumen de producción de azúcar en la planta.

¿Que cambios se pueden esperar en términos del análisis de suelo y de respuesta del cultivo si se siguen las sugerencias planteadas anteriormente?

Para ejemplificar nos vamos a enfocar en 2 nutrientes:

1.-Potasio: La mayoría de los suelos limosos y limo-arcillosos en América del Norte contienen aproximadamente 42 000 libras de Potasio por acre (47 075.75 kg/ha) en las primeras 6 pulgadas (15 cm). Hay algunas hortalizas cuyo sistema de raíces está limitado a ésta profundidad, pero en la mayoría de los cultivos es más profundo.

Estas enormes reservas de Potasio sin explotar en el perfil del suelo, pueden liberarse relativamente fácil si contamos con una biología activa que tenga una fuente de alimento y esté trabajando como se requiere.  Hemos visto una y otra vez que la clave para lograr altos rendimientos, con frutos de excelente calidad y mejor sabor en muchos cultivos, es un suministro adecuado o incluso abundante de Potasio durante la etapa de llenado de fruto y también hemos encontrado que los cultivos que se producen en suelos con una biología realmente activa pueden superar sustancialmente a aquellos en los que el Potasio se provee “con cuchara” y se aplica semanalmente mediante el sistema de riego. Es notable como la biología puede superar esto.

2.- Fósforo: La mayoría de los suelos pueden contener más de 9000 lbs/acre de este elemento (10 087.66 kg/ha) en las primeras 6 pulgadas (15 cm). Si se continúa utilizando el Fósforo al ritmo actual, tanto en la agricultura como en la industria, en los próximos 25 ó 25 años aproximadamente, se habrán agotado todas las reservas conocidas en el mundo.

La mayor parte de los suelos en America del Norte y también en muchos países del mundo, tienen una reserva adecuada de Fósforo en su perfil por lo que será imprescindible entender cómo aprovecharla; al respecto sabemos que las micorrizas, ciertas bacterias del género Pseudomonas y algunos otros organismos, con el entorno y el soporte adecuado son peculiarmente buenos en la solubilización y por ende la liberación de este elemento.

Fuente: “Changing Agronomy with Biology
John Kempf. Advancing Eco Agriculture
blog raiz micorrizada
Raíz micorrizada y esporas del hongo formador de micorrizas arbusculares Glomus intraradices perteciente a la colección del IRTA, registrado en el Banco Europeo de Glomales como BEG72.

blog clorofila

Diferencias en el contenido relativo de clorofila en plantas micorrizadas con Glomus intraradices (derecha) y plantas testigo no inoculadas (izq.)

 

 

 

Mejora inmunológica: La carencia esencial en el Covid-19 Parte 3

Traducción del artículo original: Immune Enhancement – The Missing Covid-19 Essential (Part 3)
Graeme Sait

A veces, a medida que la infección por Covid-19 sigue su curso, el problema En esta entrega final, hablaré sobre el papel de los fitoquímicos (compuestos químicos producidos por las plantas con propiedades medicinales), y probióticos en relación con la mejora inmunológica. También les compartiré información personal sobre mi propio programa de cuidados, para cualquiera de ustedes que pueda interesarles.

Fitonutrientes al rescate

Hay varias plantas que mejoran el sistema inmune, y nutrientes derivados de plantas que podrían estar incluidos en nuestro régimen de cuidados en este momento.  Pero el más importante de estos, en mi opinión, es un flavonoide llamado quercetina.

no se trata de una falta de respuesta inmune. De hecho, puede ser lo contrario. Nuestro sistema inmunitario trata de controlar para que el organismo esté equilibrado, pero si este sistema es disfuncional, podemos perder la capacidad importante de auto-equilibrio. Esta pérdida de control puede conducir a una reacción masiva y exagerada. La posterior sobreproducción de células inmunes y sus moléculas de señalización puede crear una gran cantidad de citoquinas. De hecho, este es un resultado común para aquellos que sucumben a esta enfermedad. Aquí, el sistema inmunológico activa efectivamente el organismo. Las células inmunológicas no controladas inundan los pulmones, lo que conduce a la neumonía que ha demostrado ser tan peligrosa.

Aquí yace parte de mi entusiasmo por la quercetina. Investigaciones en China y Canadá destacan el gran potencial de este flavonoide derivado de plantas para reducir la probabilidad de esta alta producción de citoquinas. Aparentemente, puede ayudar a mitigar esta producción al inhibir la liberación de citocinas proinflamatorias. La quercetina también es un potente refuerzo inmunológico y un antiviral de amplio espectro. La quercetina ciertamente parece un componente hecho a medida para mejorar el sistema inmune.

La quercetina es uno de los flavonoides más abundantes de los más de ocho mil que se encuentran en los alimentos. Popularmente se le conoce como “flavonol”, las cebollas rojas son unas de las fuentes más importantes de quercetina. Recuerdo haber encontrado un estudio fascinante mientras investigaba para mi libro de próstata. En esta investigación, se informaba que el consumo de una cebolla tierna (scallion, green onion) al día reducía todas las formas de cáncer en un 71%. ¡Ahora tenemos una segunda razón para incluir grandes cantidades de cebolletas en cada ensalada! Los niveles más altos de quercetina en una cebolla roja se encuentran en las capas externas, en la base de la cebolla.

La dosis recomendada de quercetina por día es de 500 – 1000 mg, consumida en dosis divididas.

 

La poderosa curcumina

Ninguna consideración de fitoquímicos estaría completa sin tener en cuenta el potencial de la curcumina, el potente pigmento amarillo que se encuentra en la cúrcuma.

La curcumina ha sido descrita como “el antiinflamatorio más poderoso que se ha investigado”, y ha cumplido con este nombramiento. Existen más de 700 artículos publicados que elogian esta sustancia en los últimos nueve años (consulte PubMed para más detalles). Recientemente se ha relacionado con la protección contra enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, Alzheimer, derrame cerebral y cáncer.

Sin embargo, hay una imagen más grande en este tema. La inflamación es una afección principal en todas las enfermedades degenerativas e infecciosas, por lo que los beneficios son grandes.

Covid-19 causa una inflamación a gran escala, por lo que parece obvio el papel de un antiinflamatorio natural en la ecuación de protección. El ibuprofeno ha sido la elección de muchos para sofocar la alta producción de radicales libres provocados por Covid-19. Desafortunadamente, investigaciones recientes sugieren que existe una menor recuperación de Covid-19 en pacientes que emplearon ibuprofeno para aliviar los síntomas.

En la India, ha habido ha habido un consumo intensivo de polvo de cúrcuma, ya que los practicantes-ayurvédicos han promovido su potencial beneficio en el control de Covid-19. Ocupar el concentrado en polvo de cúrcuma tiene sentido, ya que el proceso de deshidratación cuadruplica la concentración de curcumina.

Es importante comprender que la curcumina se absorbe poco, por lo que hay un gran beneficio si algo ayuda a su absorción. Los compuestos sinergistas que han demostrado ser más efectivos para este propósito incluyen la pimienta negra (vinculada a un ingrediente activo llamado piperina), el aceite de coco y la leche entera (porque la curcumina es liposoluble).

Debido a lo anterior se recomienda ampliamente el consumo de lattes de cúrcuma, leche dorada, pasta dorada, o los suplementos concentrados de curcumina como parte de un régimen de protección.

 

Apoyo probiótico

Cada vez reconocemos más la importancia de nuestro microbioma. Nuestro microbioma está íntimamente relacionado con todos los aspectos de nuestra salud, incluida la salud del cerebro. El 80% de nuestro sistema inmune se encuentra en nuestro intestino, es importante apreder de nuestros organismos intestinales y constantemente ir ajustando nuestra respuesta inmune. Hemos atacado a estos microorganismos con una variedad de biocidas, que van desde antibióticos hasta estabilizadores de alimentos, medicamentos recetados y agua clorada.

No es casualidad que las personas más longevas del planeta sean aquellas que consumen diariamente alimentos lactofermentados. Es interesante preguntarse si la impresionante recuperación coreana de Covid-19 podría estar relacionada con su consumo diario de kimchi.

Es muy fácil preparar el chucrut o kimchi. Del mismo modo, cualquiera puede preparar un scoby (Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast) parecido a una medusa (conocido también como “madre”) y alimentarlo con té negro y azúcar para crear su propio probiótico kombucha. El kéfir también requiere un iniciador materno, pero este poderoso probiótico simplemente implica combinar el iniciador con leche y cosechar los diversos probióticos que ha creado diariamente (dejando un 20% como iniciador para su próximo lote de 24 horas). Estas pueden ser muy buenas estrategias para emplear tanto a adultos como a niños durante lo que podría ser un largo período de aislamiento social.

Existen múltiples fórmulas probióticas comerciales, pero trate de buscar aquellas con la mayor diversidad.

 

¿Cuál es mi programa de protección personal?

A menudo me preguntan sobre mis estrategias personales de mejora inmunológica. Ciertamente, estoy tratando de reducir las probabilidades de un mal resultado, si llego a infectarme por Covid-19. Puede parecer que son muchos pasos, pero solo lleva unos minutos al día y estoy seguro de que son una inversión importante.

Soy muy consciente de que no quiero diluir esta información importante con la comercialización de productos. Hay demasiado oportunismo de Covid-19 por ahí, y no quiero ser parte de ese triste desfile. En este programa personal, obviamente elijo usar algunos de los productos que he desarrollado, pero hay muchos productos similares que se pueden obtener.

Aquí, mi régimen de protección diario:

Programa diario de Graeme

1) 30 mg de zinc amino-quelado: Tomado cada noche, antes de acostarse (este puede obtenerse en la mayoría de los supermercados o tiendas de suplementos en línea). Me paso esta píldora con un trago de Bio-Bubble ™, mi bebida probiótica de amplio espectro, ya que la respuesta de zinc aumenta cuando se consumen microorganismos antes de los minerales.

2) MagSorb ™: Asperjo este concentrado de magnesio transdérmico debajo de los brazos y en las plantas de los pies, cada mañana.

3) Baños de sales de Epsom: una vez a la semana, disfruto de un baño caliente antes de acostarme. Incluyo 2 tazas de sales de Epsom y permanezco en el baño durante 40 minutos.

4) Selenio y nueces de Brasil: tomo 200 mcg de selenio al día y también incluyo un par de nueces de Brasil con mis batidos verdes (green smoothies) por la mañana.

5) Yodo en jugo de fruta: Suplemento con 5 gotas de solución de Lugol en un vaso de jugo de granada cada noche.

6) Vitamina D3 y Vitamina A: tomo 3000 ui (unidades internacionales) de vitamina D3 cada día, junto con una cucharada de aceite de hígado de bacalao, con el jugo de un limón. También tomo un vaso de jugo de zanahoria fresco cada día con dos cucharaditas colmadas de semillas de chía. Dejo reposar este jugo durante la noche anterior para formar un gel bebible de color naranja. Esta práctica inicia el proceso de germinación en la chía, y duplica sus niveles de antioxidantes.

La semilla de chía también es la fuente más importante de los poderosos antiinflamatorios ácidos grasos omega-3. El jugo de zanahoria proporciona altos niveles de carotenos, que se convierten en vitamina A. La vitamina A se almacena en la grasa durante tres meses y puede generar un efecto tipo vacuna durante ese período.

En un proyecto de investigación de EE. UU., que mencioné anteriormente, se descubrió que 400,000 ui de vitamina A superaron en efectividad a las vacunas contra la gripe, en un período de 12 semanas. Un vaso de jugo de zanahoria de 250 ml contiene 47,000 ui de vitamina A en, por lo que consumir diez vasos durante diez días deberían ser suficientes.

Después de esto, sólo incluyo zanahorias en un jugo mixto, que también puede incluir cosas como remolacha, apio, manzanas y jengibre.

7) Vitamina C, magnesio, soporte herbal y curcumina: todas las noches combino lo siguiente en un vaso de agua, una cucharadita colmada de BioSpark™ (mi suplemento de vitamina C completamente amortiguado [buffered], y con altos niveles de bioflavonoides), dos cucharaditas colmadas de Curcu -Life ™ (el concentrado de cúrcuma orgánico en polvo de mis propias granjas, que incluye un 9% de pimienta orgánica), una cucharadita colmada de Immuno-Drive ™ (el polvo inmune que desarrollé para nuestra gama NTS Health) y 600 mg de magnesio, en forma de polvo.

Estos son los ingredientes de Immuno-Drive ™, si desea obtener algo similar en su región:

Concentrado de proteína de suero (como fuente de glutatión), espirulina, brotes de brócoli en polvo, MSM (metilsulfonilmetano), aloe vera, dimetilglicina, probióticos, polvo de remolacha, beta sitosterol, polvo de raíz de maca, lactoferrina, taurina, L-lisina, levadura de selenio, biotina, hoja de crisantemo, ácido fólico, quercetina, hesperidina, 1,3 y 1,6 glucano, algas fermentadas, cúrcuma, alfalfa, ascorbato de calcio, aspartato de magnesio y L-glutamato.

8) Quercetina – Suplemento con 1000 mg de este antioxidante cada día.

9) Bebidas y alimentos probióticos: bebo 100 ml por día de mi probiótico Bio-Bubble ™, que contiene cientos de diferentes organismos intestinales beneficiosos. Esta dosis aporta más de 50 mil millones de organismos para mejorar nuestro microbioma. También bebo un par de cucharadas de chucrut arcoíris Bio-Bubble™ casero todas las noches, y comienzo el día con muesli (papilla de cereales) Bio-Bubble™. Básicamente estoy poblando mis intestinos con los microorganismos buenos que han demostrado fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Los otros apoyos inmunológicos obvios son dormir bien, reducir la cantidad de azúcar, y tratar de no consumir demasiado alcohol.

Supongo que puede registrar el éxito o el fracaso de esta receta de 8 partes al observar mi progreso, ya que me ubico dentro del grupo de edad de alto riesgo. Si mis blogs repentinamente terminan, puedes asumir que fue un fracaso, ¡jeje!

Sin embargo, aprovecharé esta oportunidad para desearles la mejor salud y protección en estos tiempos difíciles. No duden en enviarme un correo electrónico con cualquier pregunta que tengan.

Manténganse a salvo,

Graeme

https://blog.nutri-tech.com.au/immune-enhancement-the-missing-covid-19-essential-part-3/

 

Mejora inmunológica: La carencia esencial en el Covid-19 Parte 2

Traducción del artículo original: Immune Enhancement – The Missing Covid-19 Essential (Part 2)

Graeme Sait

En esta segunda entrega, consideraremos los otros minerales clave para mejorar el sistema inmunitario, junto con las vitaminas de apoyo más importantes.

Selenio: el antioxidante, antiinflamatorio, que da soporte al hígado.

Australia y Nueva Zelanda solo son superados por el continente africano, en términos de niveles sustancialmente bajos de selenio en los suelos. Si realmente somos lo que comemos, entonces los alimentos bajos en selenio que provienen de suelos (deficientes en selenio), inevitablemente crearán deficiencias en los consumidores. Sin embargo, hay un segundo tema aquí. En un mundo tóxico, donde nuestro sistema de desintoxicación de dos etapas está trabajando al máximo, existe una reducción “provocada” de selenio, esto ocurre para contrarrestar constantemente el daño de los radicales libres y desintoxicar nuestro organismo de los contaminantes. En consecuencia, la mayoría de nosotros requerimos suplementos de selenio.

El hígado es la pieza central del sistema de desintoxicación que ocurre en dos etapas; y el mineral más importante para el hígado es el selenio. Las enzimas están, una vez más, involucradas. Esta vez, es el sistema enzimático de limpieza más importante es la glutatión peroxidasa. Esta protección esencial se basa en el trabajo asociado entre un enlace de tres aminoácidos (llamado glutatión), y el mineral más importante, el selenio. La forma más económica (y quizás la más efectiva) para aumentar el glutatión es a través del concentrado de proteína de suero, ya que ofrece altos niveles de los tres aminoácidos componentes para que el cuerpo sintetice el glutatión.

El hígado es una parte integral del sistema inmunológico. De hecho, es un órgano clave de defensa deprimera línea, idealmente ubicado para identificar y ayudar a contrarrestar los patógenos que ingresan al cuerpo a través del intestino. De acuerdo a los estudios, parece que existe una fuerte conexión del intestino con el coronavirus. Las interacciones dinámicas entre las numerosas células en el hígado son muy importantes para optimizar la función inmune. Así que echemos un vistazo más de cerca al selenio, en relación con esta función.

Varios estudios han demostrado que niveles adecuados de selenio en la sangre están relacionados con una mejor respuesta inmune. De hecho, se ha demostrado que la deficiencia de selenio daña la función de las células inmunes. En un estudio titulado “La influencia del selenio en las respuestas inmunitarias”, los autores resumen varias investigaciones relacionadas con la respuesta inmune mejorada en los ancianos y la protección antiviral asociada con este mineral. Citan un ejemplo relacionado con una enfermedad cardíaca viral (enfermedad de Keshan), que está directamente relacionada con la deficiencia de selenio. De hecho, el tratamiento primario para esta enfermedad mortal es la suplementación con selenio.

En otro estudio titulado, “Selenio en la dieta, una terapia adyuvante contra las infecciones virales y bacterianas”, se informó una correlación clara y poderosa entre las selenoproteínas y la protección (y recuperación) del ataque viral.

También hay estudios relacionados a la suplementación de selenio para mejorar la función pulmonar en asmáticos. Esto puediera ser benéfico para resolver la dificultad para respirar, que es un síntoma clave del Covid-19.

Entonces, ¿cuál es la dosis ideal para la administración de suplementos de selenio y cuál es la mejor forma de suministrarlo?

200 mcg de selenio por día es la dosis requerida para proteger el organismo. Si prefiere obtener el selenio de sus alimentos (en lugar de un frasco), entonces el alimento con el mayor contenido de selenio es la nuez de Brasil (macadamia).

La nuez de Brasil contiene alrededor de 25 mcg de selenio por nuez, pero también contiene cofactores que aumentan la absorción de selenio. El más importante de estos cofactores es la vitamina E, que se encuentra en altos niveles en esta maravillosa nuez. La nuez de Brasil también presenta altos niveles de magnesio y zinc.

La mejor manera de absorber los nutrientes de la nuez de Brasil, es incluir cuatro nueces al preparar el batido verde (green smoothie) cada mañana. La mayoría de nosotros, no masticamos adecuadamente nuestra comida, y los trozos de nuez de Brasil pueden pasar por el tracto digestivo sin ser digeridos. El efecto micronizante de la licuadora asegurará que se absorban la mayor parte de los nutrientes que se encuentran en la nuez de Brasil, el más saludable de todos los frutos secos.

 

Yodo – Evitando la talla baja

El yodo es el cuarto de los minerales faltantes que deben abordarse para proporcionar protección viral. El mundo se volvió “yodo-fóbico” hace varias décadas, cuando una investigación equivocada sugirió que el yodo (que en ese tiempo se empleaba como suavizante de la masa para panificación), podría crear problemas de salud. Esa investigación ahora desacreditada, afirmaba que el consumo excesivo de pan (y el yodo contenido en él) tenían el potencial de crear hipertiroidismo. Esta condición adversa implica una tiroides hiperactiva, que produce globos oculares abultados, latidos cardíacos rápidos, ansiedad y varios síntomas maníacos. Posteriormente se eliminó el yodo del ablandador de masa y se reemplazó con bromuro, pero aquí radica el problema.

El yodo es parte de un grupo de minerales interrelacionados llamados halógenos. Otros miembros de este grupo incluyen cloruro, fluoruro y bromuro. El yodo es como el elemento “más pequeño de la camada”, en el sentido de que sus hermanos (flour, cloro, bromo) lo impactan seriamente. Los tres antagonistas afectan la absorción de yodo, pero el que más afecta es el bromo (bromuro). El bromuro no está solo en nuestro pan. Es un químico ignífugo que se encuentra en cortinas, alfombras, muebles y asientos de aerolíneas. El cloruro y el fluoruro se encuentran en el agua tratada de la ciudad; y si bien, es posible que usted haya instalado un filtro de carbón para eliminar el cloro en el agua potable, todavía está absorbiendo ambos halógenos a través de la piel cuando se ducha. De hecho, el agua caliente abre los poros para maximizar ese efecto.

Tal vez se pregunte por qué es importante abordar el tema del yodo en la nutrición. El yodo es el mineral más importante para la salud de la glándula tiroides. Es necesario para garantizar una producción adecuada de hormonas tiroideas, y estas hormonas pueden afectar directamente a múltiples áreas del sistema inmune.

Estas áreas incluyen, producción de células B y fagocitos (células de protección que se “comen” a los patógenos) y disminuye la toxicidad en las células. La tiroides también impulsa el metabolismo, que, a su vez, ayuda a maximizar la respuesta inmune.

La suplementación con yodo a base de alimentos se logra mejor con suplementos de algas marinas o con ensaladas de algas. Una sola hoja de algas secas puede proporcionar más de 1000 mcg de yodo.

Una de las razones por las cuales se ocupan las algas marinas para sumplementar la alimentación del ganado, se relaciona con el vínculo entre el yodo y la eficiencia reproductiva, junto con la mejora de la resiliencia de los animales gracias al yodo.

La otra estrategia que sirva para corregir la deficiencia por yodo, es suplementar cinco gotas de Solución Lugol (disponible en línea para Australia de IHerbs o Piping Rock) en un vaso de jugo, durante un mínimo de tres meses. Es importante que continúe con la suplementación durante un mínimo de tres meses. Por lo general, lleva varios años crear una deficiencia e invariablemente lleva varios meses corregirla.

 

Las vitaminas liposolubles que mejoran el sistema inmune

Quizás el antioxidante liposoluble más conocido es la vitamina D3. Curiosamente, ahora sabemos que esta potencia protectora no es en realidad una vitamina, pero es demasiado tarde para cambiarle el nombre. Esta sustancia, producida por nuestra piel en presencia de la luz solar, es en realidad una hormona con un importante vínculo con el sistema inmune. Existen estadísticas que relacionan la escasez de vitamina D3 con una susceptibilidad significativamente mayor a las enfermedades virales, particularmente aquellas que afectan el sistema respiratorio. En un meta-análisis de 25 ensayos aleatorizados y controlados, publicado en 2017, se confirmó que la suplementación con vitamina D ofrece una protección significativa contra las infecciones respiratorias agudas. Los estudios también han demostrado que existe una asociación aparente entre los bajos niveles de vitamina D y la susceptibilidad a infecciones virales como la influenza.

La mayoría de nosotros nos beneficiaremos con un incremento de D3. Un estudio en Queensland (el “Estado del Sol”) encontró que la mayoría de los habitantes de Queensland eran deficientes en D3. Se necesita una exposición completa del cuerpo durante 11 minutos, siete días a la semana, durante las horas pico de luz solar (10 a.m. a 2 p.m.) para generar suficiente D3. La mayoría de nosotros cubrimos nuestros cuerpos con protector solar o ropa, si vamos a estar completamente expuestos a la radiación, y esto excluye lo bueno con lo malo.

Nuevas investigaciones sugieren que existe una proporción entre la cantidad de vitamina A y la vitamina D, esta proporción determina parcialmente el rendimiento protector de la vitamina D.

El mejor suplemento en relación con esta proporción proviene de la naturaleza (por supuesto). El aceite de hígado de bacalao contiene niveles óptimos de vitamina A y vitamina D3. Este aceite también contiene altos niveles de compuestos antiinflamatorios, los ácidos grasos omega-3. Lo más recomendable es tomar una cucharada sopera diaria.

La mejor manera de tomar la cucharada de aceite de hígado de bacalao es combinarlo con el jugo de un limón. De esa manera, no se percibirá el sabor a pescado y tampoco el subsecuente reflujo. Los limones también son alcalinizantes y ofrecen varios otros beneficios, incluida la vitamina C.

Mi gran amigo y mentor, el fallecido Jerry Brunetti, compartió algunas investigaciones hechas en EE. UU. Que involucran altas dosis de vitamina A, como un posible complemento de la vacuna contra la gripe. Lo probé hace algunos años, cuando la gripe aviar impactó a todos en NTS. Fui el único que complementó con grandes cantidades de vitamina A, y fui el único miembro del equipo que no sucumbió. Sin embargo, puede ser peligroso tomar altas dosis de este nutriente, por lo que compartiré una estrategia segura, que involucra el jugo de zanahoria, más adelante en este blog.

 

Vitamina C: Comprendiendo al “caballo de batalla”

Linus Pauling fue la única persona, por méritos propios, en ganar dos premios Nobel. Su segundo hallazgo llegó más tarde, cuando su salud se vio significativamente comprometida. Atribuye su posterior recuperación y vitalidad continua a su descubrimiento de los profundos beneficios de las altas dosis de vitamina C.

El cuerpo humano no produce vitamina C. Debe provenir de alimentos o suplementos. La vitamina C soluble en agua se excreta rápidamente, por lo que tiene sentido consumirla diariamente. Esto es particularmente importante a medida que envejecemos. Varios estudios han revelado niveles sanguíneos más bajos de esta vitamina, importante para el sistema inmune, asociada con el proceso de envejecimiento. Posiblemente, esto esté relacionado con un entorno cada vez más oxidativo relacionado con más inflamación y quizás con la toxicidad acumulada asociada con el envejecimiento.

La vitamina C es el caballo de batalla del sistema de desintoxicación de dos etapas y, en un mundo con 74,000 productos químicos registrados, este sistema a menudo requiere apoyo. De hecho, se podría argumentar que a pesar de la suplementación natural de vitamina C, su organismo no tendría la suficiente suplementación para lidiar con el estrés oxidativo que ocurre en nuestra vida.

Creo que todos nosotros debemos complementar la vitamina C a diario. Veamos cómo se vincula la vitamina C con el sistema inmune.

Nuestra capacidad inmune se basa en nuestro sistema inmune innato heredado, y en nuestro sistema adaptativo, desarrollado en las primeras dos décadas de vida. Ambos sistemas se vuelven menos eficientes en ausencia de suficiente vitamina C. Es importante observar el vínculo entre los niveles sanguíneos de vitamina C en individuos sanos y los niveles encontrados en las personas que padecen enfermedades como el cáncer, la diabetes, la artritis y la neumonía. Los niveles en sangre son típicamente 50% más bajos en las personas con problemas de salud. Esto podría estar relacionado con el aumento del estrés oxidativo asociado con estas enfermedades, o podría ser un factor importante que contribuye a la aparición de la enfermedad. De cualquier manera, es importante garantizar niveles óptimos de vitamina C en todo momento.

La vitamina C ofrece apoyo crítico a las células que elimina a los patógenos y a las células que coordinan esta defensa. La vitamina C es igualmente importante para la producción de anticuerpos que combaten infecciones conocidas.

Envejecer implica inmunosenescencia (el envejecimiento del sistema inmune), y en esta pandemia actual se ha vuelto muy claro que los baby boomers están en mayor riesgo. Como mencioné anteriormente, considero que es una negligencia grave que la maquinaria médica moderna no esté recomendando estrategias de protección para mejorar el sistema inmunológico en este momento. Recientemente escuché a un profesor del Reino Unido que afirmaba que la terapia con altas dosis de vitamina C carecía de investigación. ¡Por el amor de Dios! ¡Cuántos artículos publicados quieres, médico mal informado!

Las membranas de las células que forman parte del sistema inmunológico están equipadas con moléculas transportadoras diseñadas para bombear esta vitamina a la célula, siempre que se requiera más. Durante tiempos de inflamación e infección, esos transportadores aumentan su actividad, en la medida en que las células inmunes contendrán hasta 100 veces más vitamina C que la sangre. Es por eso que los niveles sanguíneos de vitamina C siempre disminuyen cuando estás enfermo, y es de sentido común que una estrategia altamente productiva sería suplementar con vitamina C.

Las células inmunes varían en su contenido de vitamina C, pero las células que tienen un mayor contenido de vitamina C son los fagocitos y los linfocitos T. Los fagocitos engullen y destruyen los organismos invasores, mientras que los linfocitos T reclutan, organizan y dirigen otras células inmunes.

Existen múltiples estudios que confirman la capacidad de la vitamina C para aumentar la inmunidad, de ahí mi molestia ante la inaceptable ignorancia del académico del Reino Unido.

Existen varios estudios sobre el uso de vitamina C en el tratamiento y prevención de síntomas respiratorios. Una revisión de los estudios de vitamina C publicados en Military Medicine encontró una reducción del 45 al 91% en los síntomas del resfriado común asociados con la suplementación. En este contexto, el hallazgo más emocionante de este meta-análisis fue una reducción del 80-100% en la neumonía.

Varios otros estudios han demostrado que la vitamina C puede evitar el proceso inducido por sepsis. Este es el fenómeno donde las moléculas inflamatorias inmunomediadas se acumulan en los pulmones y destruyen la función pulmonar (este es un resultado común que ocurre en las víctimas mortales del Covid-19).

Estas investigaciones, junto con muchos otros estudios, han promovido la publicación de un nuevo artículo realizado por la prestigiosa revista médica The Lancet Respiratory Medicine, donde se sugiere una dosis alta de vitamina C como terapia de rescate para las personas con síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), causado por Covid-19.

Vitamina C, consejos

Hemos reconocido la gran importancia de esta vitamina para el apoyo inmunológico, entonces las siguientes preguntas estarían relacionadas con la dosis óptima y las formas más efectivas de consumir este nutriente clave.

La dosis diaria recomendada de vitamina C es de solo 90 mg por día, pero esto es inadecuado si buscamos protección contra la enfermedad. Es aceptado que se requiere un mínimo de 1000 mg (1 gramo) por día para mantener la inmunidad, pero, si se enfrenta a un problema específico, entonces la dosis se puede incrementar hasta 10.000 mg (10 gramos) por día, en dosis orales divididas. De hecho, la vitamina C intravenosa como tratamiento contra el cáncer puede llegar a dosis de hasta 25 gramos por día.

Personalmente, recomiendo una dosis protectora de 3000 mg por día, dividida equitativamente en dos dosis, es decir, 1500 mg por la mañana y 1500 mg por la noche.

Una dosis oral de 10,000 mg por día debe dividirse en tres dosis de 3,350 mg, tomadas con cada comida.

Hay dos factores clave a considerar al elegir el suplemento de vitamina C oral más efectivo:

1) El suplemento siempre debe contener bioflavonoides, ya que la vitamina C se absorbe mucho mejor en presencia de estos antioxidantes. No es casualidad que los bioflavonoides estén presentes a altas tasas en productos frescos que contienen altos niveles de vitamina C.

2) Los suplementos de vitamina C también deben tener una amortiguación (buffer) de pH con un complejo mineral (como ocurre en la naturaleza). Las dosis altas de ácido ascórbico sin amortiguar pueden tener un efecto contrario en organismos intestinales benéficos. De hecho, a menudo se usa la vitamina C como estabilizador en el pan comercial.

La vitamina C liposómica es costosa, pero se absorbe y utiliza particularmente bien. Discutí la mecánica del suministro de liposomas anteriormente en este artículo. Esto implica la entrega del nutracéutico deseado, encapsulado dentro de pequeñas burbujas de grasa (fosfolípidos), que son rápidamente absorbidas por nuestras membranas celulares basadas en fosfolípidos. Es un caso de “lo similar atrae a lo similar”. La vitamina C liposómica está mucho más disponible en el mercado que el zinc liposómico. Sin embargo, debido a la crisis actual, es posible que sea difícil conseguirla.

En la última entrega de este blog, analizaré a profundidad a los jugadores clave para tener un buen régimen de mejora inmunológica. También describiré mi propia práctica diaria para crear una capacidad inmune óptima, en caso de ser necesario.

Les deseo a todos una maravillosa Pascua, a pesar de las limitaciones.

Manténganse felices y saludables.

Un cordial saludo,

Graeme

 

https://blog.nutri-tech.com.au/immune-enhancement-the-missing-covid-19-essential-part-2/

 

Mejora inmunológica: La carencia esencial en el Covid-19 Parte 1

Traducción del artículo original: Immune Enhancement – The Missing Covid-19 Essential (Part 1)

Graeme Sait

Este artículo se publicará en tres partes en los siguientes días, así que asegúrese de revisar el blog para las próximas entregas.

En este primer segmento, analizaré la necesidad urgente de una iniciativa proactiva y analizaré dos de las deficiencias minerales más comunes que todos debemos abordar.

Estoy atónito por un grave descuido en la crisis de Covid. ¿Dónde está el consejo médico del gobierno sobre la estrategia más obvia para prepararse para el ataque? Estamos lavando la piel de nuestras manos, esterilizando nuestros alrededores y autoaislados para aplanar la curva. Se nos informa que los más vulnerables son los ancianos y los inmunocomprometidos. Sin embargo, no hay una palabra sobre cómo podríamos contrarrestar el contagio a nivel personal, al aumentar nuestro sistema inmunológico y reducir el impacto.

Hay cientos de artículos revisados ​​por pares relevantes para la mejora inmune, pero parece haber una desconexión enorme dentro del modelo médico moderno.

Por favor, que se entienda, este llamado no es a la comunidad médica. A medida que avanzamos de crisis en crisis, los médicos se convertirán en la próxima versión de nuestros increíbles bomberos. Aquí en Australia, estos héroes bomberos sorprendieron al mundo con su valentía para salvar miles de hogares y vidas. Eso fue hace unos pocos meses, ahora tenemos otra llamada a las armas.

El desafío que enfrentan nuestros médicos y enfermeras es horrible. Muchos de los médicos de primera línea en Italia sugieren que es posible que nunca se recuperen de los escenarios donde se vieron obligados a elegir quién vivió y quién murió, debido a la escasez de ventiladores.

Nuestros profesionales médicos son más preciados que nunca en estos tiempos tumultuosos, pero nadie está nunca por encima de la crítica. He notado que la nutrición apenas se estudia en las escuelas médicas. ¿Cómo se puede esperar comprender la bioquímica protectora de ciertos minerales, antioxidantes y vitaminas, si su papel se pasó por alto durante su educación?

Nuestros médicos se gradúan con maravillosas habilidades quirúrgicas, y han dominado el arsenal de medicamentos para el tratamiento de síntomas disponibles, pero esto es medicina reactiva. Ahora, más que nunca, requerimos un enfoque proactivo. Todos y cada uno de nosotros deberíamos aumentar nuestra inmunidad en preparación para este virus.

Este es un nuevo enemigo, por lo que no hay forma de evitarlo. Nuestros sistemas inmunes no tienen forma de identificar y responder a esta invasión. Si estamos en contacto con un portador durante el tiempo suficiente, todos enfermaremos. Por lo tanto, debemos mantener una distancia suficiente para reducir la propagación a través del aire. Sin embargo, es más difícil cuando se trata de evitar las superficies que albergan el virus.

Irónicamente, se acaba de descubrir que en el plástico, el material que causa más daño ambiental, mantiene al virus durante más tiempo que cualquier otra superficie. Según un nuevo estudio, publicado recientemente en The New England Journal of Medicine, el cartón alberga el virus durante 24 horas, el acero inoxidable durante 48 horas y el plástico durante 3 días. Esto hace que nuestras incursiones en los supermercados sean especialmente preocupantes.

Me parece irónico, porque hemos creado mucho daño ambiental con plástico, y ahora se ha convertido en un huésped primario para esta nueva enfermedad. Se podría uno preguntar si la naturaleza ha intervenido de alguna manera.

Durante los últimos años, en mis seminarios que he impartido por todo el mundo, he estado argumentando que necesitamos una desaceleración económica para darle al planeta un respiro que necesita desesperadamente. Estamos muy cerca del punto de inflexión del cambio climático, y una recesión / depresión cambia esta trayectoria.

Durante estas recesiones, hay mucha menos demanda de carbón, petróleo y hormigón. Este trío proporciona la mayor parte de los gases de efecto invernadero. Cuando las empresas se ralentizan, también lo hacen los requisitos de energía y hormigón para la construcción.

En un contexto ambiental, la interrupción de nuestra tan querida libertad de viaje puede verse de manera más positiva. El colapso de la industria de las aerolíneas y el nulo movimiento de decenas de miles de aviones significa que ya no se queman miles de millones de toneladas de combustible. Podemos estar sintiéndonos desesperados, pero ¿está nuestro planeta sonriendo? La atmósfera es la más limpia en décadas. Se puede ver el fondo de los canales de Venecia por primera vez en décadas, y los delfines vuelven a las bahías, hace mucho tiempo abandonados por ellos.

Podría verse extrañamente como kármico, que este virus perdone en gran medida a los niños y se centre en la generación de los baby boomers. Este es el grupo demográfico reinante desde hace mucho tiempo (al que pertenezco) que tan orgullosamente ha impulsado el materialismo extractivo y la desaparición asociada de lo natural. Realmente no creo que la naturaleza pida su venganza, pero es una coincidencia interesante.

Rezo para que esta recesión / depresión pueda desencadenar un restablecimiento que salve el planeta. Podríamos ser sacudidos al reconocer que el modelo materialista y de consumo del crecimiento perpetuo es inherentemente defectuoso. Seremos testigos del cambio completo de un modelo de “toma más, gasta más, crece más”, de una espiral descendente. A medida que más de nosotros perdamos nuestros empleos y más empresas fracasen, habrá menos demanda de los consumidores en todos los niveles, e incluso más de nosotros perderemos nuestros empleos a medida que más empresas colapsen.

Entonces, podríamos reevaluar lo que es importante, y el cambio podría fluir desde allí.

Esta agitación completa bien podría sacar lo peor de la humanidad (ver las largas colas en las tiendas de armas de los EE. UU.) O podría sacar lo mejor. Yo veo el vaso medio lleno.

Desde este punto de vista, veamos cómo podríamos preparar nuestro sistema inmunológico para luchar más hábilmente y para asegurarnos de sobrevivir para presenciar este maravilloso reinicio.

 

Preparando la Protección contra la pandemia

El apoyo inmunitario implica una serie de estrategias comprobadas para maximizar el rendimiento de nuestro sistema de protección. Estos incluyen cuatro minerales clave, tres vitaminas clave, un par de fitoquímicos y el uso de probióticos para estimular a los microorganismos intestinales.

Hay cuatro minerales claves involucrados y son zinc, magnesio, selenio y yodo. Irónicamente, estos “Cuatro Grandes” son los minerales que más faltan en la mayoría de nosotros, por lo tanto, si buscamos aumentar la protección contra la pandemia, es urgentemente necesario abordar esta escasez.

 

Los “cuatro grandes” protectores

Piensa en zinc

Se estima que hasta el 79% de la población, somos deficientes en zinc y magnesio. La glándula timo requiere zinc para la producción de células clave del sistema inmune. También es el mineral más importante para la salud de la próstata. De hecho, una próstata sana contiene siete veces más zinc que una glándula agrandada o cancerosa. Se ha demostrado que solo una deficiencia de zinc del 10% compromete la respuesta inmune.

Hay varias razones por las que somos tan deficientes en este mineral, incluida la baja capacidad de almacenamiento de zinc en nuestros cuerpos.

El zinc es deficiente en la mayoría de los suelos donde se producen cereales, y la absorción se ve afectada en muchos vegetales debido al alto contenido de fósforo (un notorio inhibidor de la absorción del zinc en planta). Sin embargo, la mayor contribución a nuestra escasez de zinc se relaciona con nuestro consumo excesivo de cereales. Realmente no fuimos diseñados para desayunar cereales y tostadas, seguidos de un almuerzo a media mañana de galletas y pan, seguidos de sándwiches para la comida y pasta o arroz para la cena. Los granos de cereales contienen un ácido natural llamado ácido fítico. Esta sustancia se une al zinc y forma un fitato de zinc insoluble, que luego excretamos.

El zinc es muy importante en la ecuación de inmunidad, pero no estamos siendo advertidos de este hecho. En un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, los científicos descubrieron que aquellos con niveles aceptables de zinc en la sangre tenían aproximadamente un 50% menos de probabilidades de desarrollar neumonía que aquellos con bajas concentraciones.

Se han realizado múltiples estudios en relación con el papel del zinc en la reducción de la gravedad de la neumonía infantil. Curiosamente, en varios de esos estudios, la respuesta protectora más grande comenzó después de tres meses de suplementación con zinc a una tasa de 20 mg por día.

En este punto, es importante tener en cuenta las diferencias en dosis para adultos y niños (y esto se aplica a todos los suplementos). 100 mg por día es el límite superior tolerable para adultos durante un período corto, pero 30 mg de zinc por día es una tasa típica para la suplementación a largo plazo.

De 5 a 10 mg de zinc se consideran apropiados para niños entre 1 y 7 años, mientras que 15 mg son aplicables para niños mayores.

Sin embargo, el hallazgo sobre zinc más importante se relaciona específicamente con los virus corona. Es sorprendente preguntarse por qué estos hallazgos no han desencadenado la respuesta global y las directivas de suplementación de zinc asociadas.

Es un poco complicado, pero esencialmente el virus secuestra a las células, y sus propios mecanismos de replicación celular (que involucran ADN y ARN) ahora están secuestradas para la replicación del virus. Una parte crítica de este proceso involucra una enzima utilizada por el virus, llamada ARN polimerasa dependiente de ARN (RdRP). Esta enzima es esencial para la replicación y la supervivencia continua del virus, por lo que la inhibición de esta enzima se convierte en una pieza central de la investigación farmacéutica.

En una revisión de la literatura sobre el zinc, encontré un estudio que demuestra que el zinc inhibe la RdRP. La deficiencia de zinc también se encuentra comúnmente en personas con problemas de asma y en aquellos con trastornos autoinmunes. Sabemos que la mayoría de nosotros somos deficientes en este mineral clave de apoyo inmunológico. ¿Por qué no abordaríamos esta deficiencia con urgencia? ¿Qué posible daño podría ocurrir? ¡Incluso podría salvar su próstata en el proceso!

Simplemente busque en Internet “el zinc inhibe los virus corona” (“zinc inhibits corona viruses”), y encontrará los estudios relevantes. También hay un gran video que explica la mecánica de la capacidad protectora del zinc. Proviene de un sitio llamado MedCram.com, donde la ciencia médica compleja se vuelve más accesible.

Una característica del estudio de inhibición de zinc fue el uso de un potenciador de la absorción para aumentar los niveles de zinc en las células. Si estamos buscando la forma más efectiva de suplementación para maximizar la absorción celular de zinc, es difícil pasar el zinc liposomado. Hay más de 54,000 artículos publicados sobre el suministro de liposomas, algunos de los cuales han mostrado una respuesta de absorción equivalente al tratamiento intravenoso. ¿Cómo funciona este sistema de entrega?

Los liposomas son pequeñas burbujas. De hecho, son mil veces más pequeños que el ancho de un cabello humano. Estas diminutas cápsulas están hechas de grasas llamadas fosfolípidos. Esta es la misma grasa que comprende nuestras membranas celulares, a través de la cual los nutrientes se mueven hacia la célula. Aquí yace el secreto. Nuestra membrana celular absorbe fácilmente su propio tipo, y cuando esas burbujas de grasa se han precargado con nutrientes solubles en agua y solubles en grasa, tenemos un suministro (de zinc) dramáticamente acelerado.

Si no puede obtener zinc liposomado en su región, cualquier forma de zinc quelado será suficiente, pero existe una estrategia clave de tiempo que maximizará la absorción y el almacenamiento.

El secreto de la suplementación de zinc para adultos es tomar 30 mg de zinc quelado, antes de acostarse. De esta forma se evitará las pérdidas relacionadas con la alimentación con cereales, y el almacenamiento de zinc puede ser repuesto mientras duerme. Un bote de zinc quelado junto a su mesa de noche, debe ser parte de su régimen suplementario diario por el resto de su vida, y esa vida podrá ser más larga si decide seguir este consejo.

 

Magnesio – El Mineral Maestro

Siempre me refiero al magnesio como el “mineral maestro”, ya que está vinculado a muchas más enzimas que cualquier otro mineral. Cada respiro, cada movimiento que realiza, se realiza mediante el uso de enzimas; y su sistema inmunológico también es impulsado por estos catalizadores basados ​​en proteínas (enzimas).

Quizás se pregunte por qué a casi 8 de cada 10 de nosotros nos falta este mineral central. Un factor clave de esta deficiencia es el estrés. La “respuesta de luchar o huir” es generada por el estrés y la ansiedad, que la mayoría de nosotros experimentamos de manera regular. En este momento en particular, rara vez ha habido niveles más altos de estrés en nuestras vidas. La respuesta de lucha o huida relacionada con la ansiedad implica muchos cambios metabólicos importantes, incluida la producción de adrenalina. Todos estos cambios son impulsados ​​por el magnesio, por lo tanto, el estrés absorbe nuestras reservas de magnesio.

Irónicamente, el magnesio es el “mineral de crucero” que nos hace sentir relajados. El estrés recurre constantemente a nuestras reservas de magnesio, por lo que nos sentimos más estresados ​​y en consecuencia se requiere aún más magnesio. El resultado final podría ser un derrame cerebral o un colapso suprarrenal, ninguno de los cuales es muy agradable. Cada aspecto de la enfermedad coronaria, nuestro mayor asesino, también tiene un vínculo con el magnesio, y también está el vínculo del sistema inmune con el cáncer y la protección contra los virus.

Aquí estamos considerando el vínculo de inmunidad, pero el potencial para reducir el estrés del magnesio puede salvar también. El potencial de daño colateral relacionado con el estrés de esta crisis actual aún no se ha evaluado.

Hay algunos hallazgos recientes importantes que relacionan el magnesio y al sistema inmune. Existen varios estudios relacionados con la inflamación y el magnesio. La deficiencia de magnesio parece aumentar la producción de citocinas proinflamatorias, y esto puede estar profundamente relacionado con el gran incremento de citoquinas (proinflamatorias) que a menudo están relacionadas con las muertes por Covid-19. Explicaré este fenómeno con más profundidad un poco más adelante en este artículo.

La deficiencia de Mg también parece acelerar la involución del timo. Uno de los resultados más notables, con respecto a los efectos de la deficiencia de Mg en el organismo, es el mayor nivel de apoptosis (muerte celular) que ocurre en los timos de ratas con deficiencia de Mg, en comparación con los testigos (Malpuech-Brugère et al, 1999).

El timo es la glándula que produce linfocitos T que luego se distribuyen por todo el cuerpo. La involución del timo es a menudo una característica del proceso de envejecimiento, donde las células del timo mueren, la glándula se encoge y nuestra capacidad inmunológica disminuye.

Esto parece algo que deberíamos tratar de evitar desesperadamente al enfrentar esta crisis, particularmente cuando la deficiencia de magnesio está tan extendida entre la comunidad.

Supongo que puede estar pensando, cómo puede solventar su probable deficiencia de magnesio en este momento. La suplementación oral puede no ser su mejor opción. Si ha tenido deficiencia de magnesio durante algún tiempo, un efecto secundario de esta deficiencia crónica es una capacidad reducida para absorber magnesio a través del revestimiento intestinal y hacia la sangre. Puede acelerar la corrección por medio de inyecciones intramusculares o por medio de una inyección intravenosa directa. Sin embargo, también hay una corrección más fácil de realizar, llamada suplementación transdérmica de magnesio. Eso implica reconocer que la forma más rápida de introducir algo en su cuerpo es a través de la piel. Aquí, no hay una interfaz intestinal. La sustancia deseada ingresa fácilmente a través de la piel y va directamente al sistema sanguíneo.

La suplementación transdérmica de magnesio es diez veces más eficiente que la suplementación oral. Podría rociar debajo de sus brazos o en las plantas altamente absorbentes de sus pies, con los populares productos de aceite de magnesio (cloruro de magnesio). También, podría ocupar la antigua estrategia de bañarse en sales de Epsom (sulfato de magnesio). Esto es muy efectivo y puede ser muy económico si compra un costal de 20 kg de sulfato de magnesio. La receta consiste en permanecer durante treinta minutos en un baño (de tina) de agua tibia mezclada con dos tazas (500 gramos) de sulfato de magnesio. El costal alcanza para 40 baños con sales de Epsom, lo que equivale a un costo de menos de 50 centavos (de dólar australiano) por tratamiento. Los niños incluso podrían compartir un baño.

El agua tibia abre los poros de la piel y aumenta la absorción del magnesio. Este baño súper relajante debe realizarse justo antes de acostarse, y usted dormirá como un bebé.  Sin duda comprenderá por qué el magnesio se llama el “mineral de relajación”, cuando experimente este relajante baño.

En el próximo segmento, destacaré nuestra necesidad de ocupar el selenio y el yodo en nuestro régimen de mejora de nuestro sistema inmune, y también trataremos sobre la participación de tres vitaminas clave.

Manténgase seguros y saludables.

Un cordial saludo,

Graeme.

https://blog.nutri-tech.com.au/immune-enhancement-the-missing-covid-19-essential-part-1/